Provincia

La prohibición de consumir agua del grifo por los niveles de benceno se extiende a Écija

  • Salud la declara no apta para beber ni cocinar, como ya ocurrió en Marchena y La Luisiana, que también se surten del Plan Écija

  • Los parámetros salieron altos en unos análisis específicos, realizados el día 3 de diciembre

  • Ya son más de 60.000 los vecinos afectados en plena pandemia

Uno de los camiones cisterna que se están utilizando para repartir agua potable en Marchena. Uno de los camiones cisterna que se están utilizando para repartir agua potable en Marchena.

Uno de los camiones cisterna que se están utilizando para repartir agua potable en Marchena. / M. G.

La Delegación Territorial de Salud ha extendido a Écija la prohibición de beber o de usar agua del grifo para cocinar, al detectarse niveles de benceno por encima de lo permitido que, según ha venido explicando el Consorcio del Plan Écija (que suministra el agua en alta), se deben a un cambio en el suministro de carbono activo que se usa en la Estación de Tratamiento de Aguas (ETAP).

Desde el jueves, esta declaración de agua no apta para el consumo ya estaba vigente en La Luisiana y Marchena, también dependientes del Plan Écija, con lo que ya son más de 60.000 los vecinos afectados de tres municipios, en un momento delicado por la pandemia, en el que se recomienda salir lo menos posible de los domicilios y los negocios, sobre todo los de hostelería, están teniendo importantes pérdidas por las restricciones. El agua sí se puede utilizar para la higiene humana y la limpieza doméstica.

La Consejería de Salud ha anunciado este sábado que realizará controles, hasta que el agua reúna todos los requisitos. Desde la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica "se está procediendo a labores de evaluación de riesgo y toma de decisiones para preservar la salud de la población".

La declaración de no apta del agua de Écija se firmó a última hora de la noche del viernes. Según el Ayuntamiento, ha sido tras unos análisis que se decidieron hacer "por precaución" a raíz de la prohibición para el consumo en Marchena y La Luisiana y conocer que que el origen estaba en la ETAP

En concreto, la empresa de gestión Aquacampiña y el Ayuntamiento de Écija realizaron un control de este parámetro el 3 de diciembre, que se remitió a las autoridades sanitarias. Esta “segunda opinión”, según se destaca, sí elevaba el nivel de benceno en agua por encima del permitido por la legislación vigente (concretamente 1,32 microgramos por litro cuando el límite en España se establece en uno) por lo que el mismo viernes, 4 de diciembre, la Consejería de Salud dictaminó resolución en la que se declara el agua no apta para su consumo.

El Consorcio informó ayer de que el foco se logró encontrar el día 1, en el citado reactivo, del que se investiga si podría traer un defecto o contaminación de fábrica. La empresa que gestiona el agua en Marchena ya detectó un nivel más alto de benceno en sus análisis el día 26 de noviembre y avisó. Desde ese mismo día 1, se dejó de usar en el tratamiento de potabilización en la ETAP, que es la misma para todos los municipios del consorcio: además de Marchena, La Luisiana y Écija, los de Cañada Rosal, Fuentes de Andalucía, La Campana, Paradas, Arahal, Morón, Lantejuela, Osuna, La Puebla de Cazalla, El Rubio, Marinaleda y Herrera.

No obstante, se aseguró que en principio la concentración por encima de lo permitido sólo estaba en las salidas hacia Marchena y La Luisiana. Hacen falta unos días para que desaparezca a lo largo del recorrido que hace el agua o de los lugares donde se almacena. Varias muestras, durante varios días deben dar negativas para que se autorice el consumo de nuevo.

"Considerando el escaso espacio de tiempo durante el que se han superado los niveles normativos y teniendo en cuenta las recomendaciones de las OMS con respecto a este parámetro, se puede afirmar que no ha existido, ni existe un riesgo cierto para la salud de la población", insiste el Ayuntamiento de Écija, que señala que se seguirán tomando muestras diarias hasta que los niveles alcancen la normalidad.

La OMS (Organización Mundial de la Salud) habla de un consumo de décadas y de varios litros de agua al día, con concentraciones de 10 microgramos de benceno por litro, para afecciones importantes a la salud.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios