Plan Contigo

Así se reparten los 100 millones para programas de empleo de la Diputación

  • Se han recibido casi 740 proyectos que deben resolverse para los meses de abril o mayo

  • La línea de Apoyo Empresarial y al Empleo, en la que se incluyen incentivos a negocios, acapara más del 54% de los fondos

Un trabajador en una calle de San Nicolás del Puerto. Un trabajador en una calle de San Nicolás del Puerto.

Un trabajador en una calle de San Nicolás del Puerto. / Juan Carlos Muñoz

Los ayuntamientos sevillanos y las dos entidades locales autónomas han hecho llegar ya a la Diputación –el plazo se cerró el 11 de febrero– los 738 proyectos en los que quieren emplear los fondos que le corresponden de los 100 millones de euros con los que se ha dotado el Programa de Empleo y Apoyo Empresarial, una de las patas del Plan Contigo (la otra son inversiones en obras, por 121), que se ejecutará con los ahorros que la Diputación, una vez que el Gobierno central aceptó no aplicar las reglas fiscales, para que ese dinero ayude a reducir el tremendo impacto de la crisis del Covid-19.

Made with Flourish

Hay pocos precedentes de un programa de este tipo con tal dotación en manos de los municipios. Más ilustrativas que la cifra global resultan las cantidades asignadas a cada uno: Dos Hermanas contará con 8,6 millones específicamente para fomento del empleo y apoyo empresarial (al margen de fondos propios o de la Junta); Alcalá de Guadaíra, tendrá casi 5,3; y a Utrera llegarán desde la Diputación alrededor de 3,6.

También recibirán más de dos millones (además de lo que le corresponda para inversiones también del Plan Contigo) Écija, Mairena del Aljarafe, La Rinconada o Los Palacios. En el reparto (que puede consultarse en la tabla adjunta) se ha tenido en cuenta población, número de parados y empresas, aunque se han ponderado para que los que tiene menos población sean los que reciben más fondos por habitante, para favorecer la cohesión.

Dentro del programa hay dos líneas, una de fomento del empleo, más enfocada a la contratación directa de distintos perfiles profesionales o colectivos y que en solicitudes acapara el 43% de los fondos; y otra de Apoyo Empresarial y al Empleo, en la que tienen más peso los incentivos a empresas o autónomos, la formación o lo servicios enfocados a éstos es la que ha sido más demandada o con las mayores cuantías en los proyectos presentados.  Cada una tiene a su vez seis subprogramas, para que los ayuntamientos puedan afinar, con el objetivo nada fácil de contener la sangría de empleo, sentando las bases de un cambio económico o los nuevos retos de la era poscovid.

Algunos ejemplos singulares

Entre los proyectos que la propia Diputación destaca para subrayar lo que puede suponer el plan en los territorios, cita por su singularidad una iniciativa presentada por el Ayuntamiento de San Nicolás del Puerto, que se ha propuesto usar 24.000 euros de los que le han correspondido para “subvencionar perfiles” profesionales que de alguna forman supongan el retorno de talento al pueblo, en el que los jóvenes más formados no encuentran salida profional. Previamente, quiere realizar también un estudio entre las empresas interesadas para un reparto equitativo del incentivo.

También en la Sierra Norte, Las Navas de la Concepción va más allá del interés de sus paisajes para aprovechar estos fondos y las contrataciones que le posibilitan para crear una ruta senderista adaptada a personas invidentes en el camino municipal de la ermita.

Alcalá de Guadaíra, con mucha mayor población con necesidades de trabajo, ha planteado que el 40,7% de sus fondos vaya a un plan extraordinario de mejora de espacios comerciales (pavimentos, mobiliario urbano, eliminación de barreras arquitectónicas...) que permita tambén un amplio número de contrataciones.

Para crear empleo durante su desarrollo y un aliciente para las visitas después, en Lebrija han propuesto usar el dinero, entre otras cosas, para crear un centro de interpretación de Elio Antonio de Nebrija, y en Camas, los fondos sumarán para el “museo tartéssico” o centro de interpretación en la vieja casa consistorial. También son numerosos los ayuntamientos que han apostado por bonos para incentivar las compras en comercios locales, o la hostelería, como Lora del Río.

Una trabajadora coloca las mesas en un negocio de hostelería de Montequinto. Una trabajadora coloca las mesas en un negocio de hostelería de Montequinto.

Una trabajadora coloca las mesas en un negocio de hostelería de Montequinto. / José Ángel García

¿Cuáles son las líneas más solicitadas?

No obstante, el abanico es muy amplio (son 738 proyectos) y todavía se están revisando, luego habrá que subsanar errores o pedir documentación que falte. La previsión es tener resuelta la convocatoria entre abril y mayo e inmediatamente traspasar el dinero. El plazo para ejecutar los programas es septiembre de 2022.

Dentro de los 12 tipos de actuación o sublíneas (seis de fomento del empleo otras tantas de apoyo empresarial), la que acumula más solicitudes –un total de 99, por casi 23 millones de euros, que suponen más del 22% de los fondos– es la que intenta favorecer la contratación de colectivos con especiales dificultades de inserción en el mercado laboral, como los mayores de 45 años. Tal y como lo ha planteado la Diputación, se trata de que se contrate a personas con ese perfil para realizar mejoras y tareas de mantenimiento en los espacios productivos locales (como polígonos o zonas comerciales) o en pequeñas obras.

El segundo subprograma más reclamado, ya dentro del apartado del Apoyo Empresarial y al Empleo, es el de las ayudas directas a nuevos autónomos o al autoempleo y la creación y mantenimiento de los mismos. Se ha convertido en una reclamación constante de los pequeños negocios para resistir y hay hasta 93 proyectos presentados dentro de este apartado, por más de 15 millones de euros que supone, también, algo más del 15% del total.

Complementario de alguna manera a éste, las solicitudes para la sublínea de ayudas directas para favorecer la contratación laboral en empresas privadas suma casi 3,8 millones de euros. En este caso, los ayuntamientos que lo han pedido (36) podrán destinar fondos a las empresas privadas con el compromiso de crear o mantener empleos, que pueden ir destinados a colectivos con “especiales necesidades” o ese al “retorno del talento” al medio rural.

Con porcentajes importantes, se sitúa con un 13% el subprograma de modernización y mejora de espacios productivos (para obras de mantenimiento o adquisición de maquinaria y equipos para esas áreas industriales o comerciales, como señalización, cerramientos, vigilancia, reposición de mobiliario urbano o eliminación de barreras arquitectónicas).

Con el 10% de los fondos, también destacan las propuestas para la construcción de equipamientos o viveros de empresas, centros de formación o estudio, que incluye también la posibilidad de dotarlos de medios tecnológicos o mobiliario.

Algo más del 9% del presupuesto global se ha solicitado para la línea de incentivos para la modernización y digitalización de empresas y el comercio local.

Ya por debajo, han quedado las opciones de crear oficinas de emprendimiento y orientación o formación a la carta, igualmente con la contratación de personal para aliviar la sangría del paro, que acaparan en las propuestas algo más del 6% de los fondos disponibles.

Para la línea de infraestructuras y modernización turística se han presentado proyectos por el 4,9% del presupuesto; aunque, en relación con el turismo, hay otro subprograma que supone algo menos del 2% en las peticiones de fondos, para la contratación de personal como informador o dinamizador turístico, para crear o desarrollar productos concretos.

La sublínea que combinará la prestación de servicios avanzados a empresas –se contratará a personas con titulación universitaria o formación profesional o ciclo formativo para ello– supone algo más de dos millones de euros en las solicitudes, por el 2,1% de los fondos.

Con más del 8% y unos nada desdeñables 8,6 millones de euros en total, son bastantes también los municipios que han presentado proyectos para abrir una oficina específica –que supondrá la contratación a su vez de personal especializado– para centralizar la gestión de estos programas y ayudas, así como las inversiones del plan Contigo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios