Medio Ambiente

Sevilla necesita una inversión de más 136 millones para adecuar la gestión de residuos

  • El objetivo es acometerla con financiación de todas las administraciones y colaboración público-privada 

  • El plan de residuos recoge la construcción de 20 nuevos puntos limpios, que se unirán a los 79 que ya existen 

  • Se mantendrían los cuatro vertederos actuales

Un punto limpio, en una imagen de archivo. Un punto limpio, en una imagen de archivo.

Un punto limpio, en una imagen de archivo. / D. S.

El Plan de Residuos No Peligrosos de la Provincia de Sevilla recoge que, para adecuar la gestión de residuos a las directivas europeas de cara a 2035, harían falta nuevas infraestructuras y mejorar las existentes. La inversión estimada es de 135 millones de euros en nuevos equipamientos y otros 1,6 en ampliación o reestructuración de otros.

Fuentes de la Diputación señalan que la idea es afrontarlas, una vez definidas del todo, con colaboración de otras administraciones y financiación público-privada. En la actualidad, varios de los vertederos que funcionan ya están gestionados por empresas.

No se proponen nuevas Unidades de Gestión de Resiudos. Se mantienen las siete actuales, aunque incorporando a los 15 municipios que no están mancomunados o consorciados y reubicando a otros con criterios de viabilidad económica y ambiental, como recorridos de transporte.

Sí se propone un centro de tratamiento mecánico más (ahora hay cuatro en Alcalá de Guadaíra, Alcalá del Río, Estepa y Marchena), en Espartinas, aunque sin vertedero. Igualmente, se apuesta por una nueva planta de clasificación de envases en el perímetro Este de la ciudad de Sevilla.

Existen siete unidades de gestión que se mantendrían, aunque se deben reorganizar e integrar a otros municipios

Por otro lado, serían necesarias siete nuevas plantas de compostaje de biorresiduo, una por cada centro de tratamiento, una en la zona Este de Sevilla, otra en el nuevo centro de Espartinas y en la estación de transferencia de Constantina.

El sistema requeriría de ocho estaciones de transferencia: en Sevilla, Carmona, Lebrija, Lora del Río, Constantina, El Saucejo y Écija (que ya existen) y en Montellano. Por el contrario, la actual de Bollullos pasaría a ser un punto limpio y planta de voluminosos y la de Espartinas, a planta de tramiento.

Finalmente hay que construir 20 nuevos puntos limpios fijos, instalar siete móviles y ampliar, acondicionar y “dignificar” los 78 que ya existen. Ello suma uno por cada municipio, aunque el reparto no será así: en la capital o Dos Hermanas habrá más de uno y estarán agrupados en pueblos pequeños.

El plan de residuos apuesta por un "modelo más integral de gobernanza" en este servicio, de competencia municipal

Es importante, dado el modelo de sistema de recogida puerta a puerta por el que apuesta el plan. Al no existir contenedores en la acera, estos puntos limpios se convierten en “instrumentos fundamentales” y deben disponer de un horario amplio, control y vigilancia adecuados.

Las unidades de gestión que existen en la actualidasd son las de la Mancomunidad Guadalquivir (en el Aljarafe), la de la Vega, Sierra Norte, el Cosorcio Estepa-Sierra Sur, la Mancomunidad de la Comarca de Écija, la de Campiña 2000 y la Mancomunidad de los Alcores.

Esta última sólo tiene a cinco municipios como integrantes, pero entre ellos están los mayores (Sevilla, Dos Hermanas, Alcalá de Guadaíra) y allí llevan su basura otros ocho municipios de la antigua Mancomunidad del Bajo Guadalquivir.

Ello hace que este organismo gestione los residuos del 50% de la población sevillana. El estudio realizado para este Plan Director de Residuos No Peligrosos de Sevilla pone el acento en la “escasa o nula” coordinación entre estas unidades de gestión. Una “realidad fragmentada y dispersa” frente a la que propone un “modelo integral de gobernanza” –su integración en un consorcio– para afrontar los retos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios