Atlético-Betis | La contracrónica

Un ‘maleficio’ con luz y sin gol

  • El Betis alarga su mala racha ante Simeone

  • Pau justifica la nueva llamada de Luis Enrique

  • El debate en la delantera, abierto ante la falta de pólvora

Pau López se dispone a detener el disparo de Griezmann ante Mandi. Pau López se dispone a detener el disparo de Griezmann ante Mandi.

Pau López se dispone a detener el disparo de Griezmann ante Mandi. / Rodrigo Jiménez / Efe

Comentarios 3

Esperaba el beticismo ver a su equipo competirle de tú a tú al Atlético, pero la realidad es que el Betis estuvo ayer un escalón por debajo del equipo que entrena Diego Pablo Simeone, la auténtica bestia negra de los de Heliópolis. Y es que los verdiblancos ampliaron en el Metropolitano la peor racha de su historia ante el conjunto colchonero, con 14 encuentros sin ganar, siempre con el preparador argentino en el banquillo, que ayer le ganó en la pizarra a Quique Setién.

Así, los 575 aficionados béticos que hubo en la zona visitante, más los otros muchos que se mezclaron entre la afición atlética, se marcharon del precioso estadio rojiblanco con el amargor de la segunda derrota de la temporada en Liga, después de una racha positiva de tres victorias (Sevilla, Girona y Leganés) y tres empates (Alavés, Valencia y Athletic), por lo que el Betis se va al parón mirando de cerca la zona europea y bien situado en su grupo de la Liga Europa.

Sin embargo, el otro partido del Betis en la capital de España dejó más lecturas, después de la floja actuación de Francis y Júnior, la falta de gol y la necesidad de que los jugadores por los que se hicieron inversiones importantes en verano empiecen a ofrecer su mejor versión, como William Carvalho o Lo Celso, ayer muy discreto en la primera prueba de fuego de verdad; del luso aún debe esperarse mucho más y el parón puede venirle bien para coger un tono físico mejor que el actual, después de mucho tiempo sin competir debido a la lesión que sufrió con su selección en la anterior pausa liguera. Y es que ayer el mejor hombre del conjunto bético en el feudo rojiblanco fue Pau López, con paradas de mucho mérito.

El portero catalán dejó claro por qué sigue teniendo la confianza de Luis Enrique para seguir teniendo continuidad en la selección española. Después de una primera parte en la que apenas tuvo trabajo, Pau demostró que sigue dando pasos adelante en el juego con el pie, que tanta importancia tiene en la idea de fútbol de Setién, pero lo principal fueron sus intervenciones salvadoras en la segunda mitad, cuando llegó el bombardeo de los colchoneros. Paradón a tiro de Griezmann, otro a disparo de Rodri, otra estirada para desviar el tiro de Kalinic, otra mano providencial tras un testarazo de Godín... El cancerbero verdiblanco actuó como salvador de su equipo en una cita en la que a los heliopolitanos volvieron e evidenciar el problema que tienen de cara a gol.

Loren perdonó con todo favor para haber marcado en un escenario con mucha repercusión, y aunque trabajó mucho y dejó algún detalle para la galería (una rabona con un caño antes de ser derribado junto al banderín de córner por dos defensores rojiblancos) no estuvo acertado en lo que se le pide a un delantero, perforar la portería rival. No obstante, el marbellí sigue demostrando que es el delantero que más pólvora tiene en estos momentos, ya que Sergio León no atraviesa por un buen momento y Sanabria no acaba de convencer. Esto deja abierto el debate sobre la necesidad del Betis de contar con un delantero top para seguir creciendo en la élite. Así, el Betis se fue del Wanda con el maleficio del Cholo, la luz de Pau y la pólvora mojada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios