Betis | Informe técnico Competitividad y madurez

  • El equipo bético adopta una versión más sólida y suma 23 puntos de 30 posibles en 2021

  • Mayor compromiso sin balón y fe en el arreón final

Borja Iglesias.

Borja Iglesias. / Daniel Rosell.

El Betis que comparece hoy en Nervión es un equipo muy distinto del que llegaba al derbi de la primera vuelta. De aquel equipo irregular e inconsistente se ha pasado a una versión madura y competitiva, que tuvo precisamente aquel duelo como punto de inflexión.

La igualada ante el Sevilla, en un partido que dominó casi por completo pese a las numerosas bajas con las que compareció, convenció al vestuario de que sí era posible darle un giro a la temporada. 23 puntos de 30 posibles han sumado los verdiblancos en 2021, con siete triunfos –Huesca, Celta, Osasuna, Villarreal, Getafe, Cádiz y Alavés–, dos empates –Sevilla y Real Sociedad– y una sola derrota –Barcelona–, lo que lo ha asentado en la sexta plaza e incluso comparece hoy soñando con meterse en la pelea por la cuarta.

La plantilla verdiblanca realiza carrera continua. La plantilla verdiblanca realiza carrera continua.

La plantilla verdiblanca realiza carrera continua. / Juan Carlos Vázquez

Aunque la propuesta futbolística continúa siendo similar –el mismo 4-2-3-1, buen trato del balón y carácter ofensivo–, el Betis sí exhibe un mayor compromiso colectivo, a la vez que ha adquirido una fe infinita para alargar los partidos más allá del minuto 90.

Sin balón

El Betis, ahora con Joel Robles en la portería, ha rebajado la cifra de goles recibidos hasta dejarla en diez en este 2021. Esa mayor solidez no sólo ha venido por un mejor rendimiento individual, minimizando los numerosos errores que se cometían anteriormente, sino también por un mayor trabajo colectivo sin la pelota.

Al regreso de Canales, siempre comprometido y dispuesto a un esfuerzo añadido, se sumaron las energías que han transmitido jugadores como Miranda, Aitor Ruibal o Diego Lainez. El Betis sí es ahora un equipo que junta las líneas y, aunque en el último partido ante el Alavés se volvieron a cometer errores del pasado, se muestra más equilibrado para dificultar las transiciones del rival.

A todo esto se añade también un mejor comportamiento defensivo en las acciones a balón parado, otro de los puntos débiles del inicio liguero que se ha conseguido corregir ahora.

Con balón

Continúa siendo el Betis un equipo que busca una salida limpia desde atrás –incluso con movimientos de Guardado y Guido hacia los costados para que suban los laterales–, pero sin obsesionarse en exceso, con lo que se pierden menos balones en zonas peligrosas.

Nabil Fekir golpea el balón. Nabil Fekir golpea el balón.

Nabil Fekir golpea el balón. / Juan Carlos Vázquez

La mejor colocación del equipo también permite recuperar en zonas adelantadas y ahí sale otra virtud de este Betis, con rápidas y precisas transiciones hacia la portería.

A la mejoría que supuso el regreso de Canales –aunque ahora esté un punto por debajo de su nivel en enero– se ha sumado un Fekir en plan líder que, si bien le cuesta hacer gol, acapara el juego de ataque. A ello se añade la aportación goleadora de Borja Iglesias –también Juanmi marcó en Cádiz–, con lo que los delanteros igualmente participan de la mejoría colectiva de este Betis.

Lo mejor

Pellegrini ha conseguido enchufar a todo el bloque, tanto los titulares como los que salen del banquillo. Es un Betis más equilibrado, competitivo y ganador.

Lo peor

Todavía comete errores individuales en defensa que cuestan ocasiones de gol.

Borja Iglesias. Borja Iglesias.

Borja Iglesias. / Daniel Rosell.

Tags

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios