Estadística Betis Sevilla Las sensaciones de los números

Ruibal, Diego Carlos y Navas, en un lance del derbi. Ruibal, Diego Carlos y Navas, en un lance del derbi.

Ruibal, Diego Carlos y Navas, en un lance del derbi. / Antonio Pizarro

El derbi número 50 en Primera División en el estadio Benito Villamarín acabó en tablas. Un empate que quizás dejó sensaciones bien distintas en ambos equipos, agridulce en el Betis, por haber dejado escapar la victoria siendo superior a su rival en líneas generales, y algo mejor en el Sevilla, aunque también con dosis de enfado por las bajas del rival, por sumar un punto en un mal partido. Números y sensaciones diferentes en un choque que finalizó en empate para seguir la tónica habitual de estas citas en el feudo heliopolitano.

Así, en global, en 60 partidos oficiales en Heliópolis, el balance es de 21 victorias verdiblancas, 21 triunfos del Sevilla y 18 igualadas (@pedritonumeros); unos números que se ampliarían a 67 con los partidos disputados en el Campo del Patronato antes de 1939 (23 triunfos para cada rival y 21 empates, según la estadística de José Mérida). Eso sí, el Betis sólo ha ganado 4 de los 30 últimos derbis jugados en su estadio, con 13 empates y 13 derrotas. Un mal bagaje que los de Pellegrini pudieron maquillar algo de haber estado más acertados ante la portería nervionense, con dos penaltis a favor. Uno transformado por Canales y otro parado por Bono a Fekir, que echó fuera el rechace del meta sevillista. 19 penaltis a favor lleva el Betis en los 99 derbis de Primera, con 15 goles y 4 fallados (Yanko Daucik, Ivanov, Robert y Fekir). En esa acción, el héroe fue Bono, que ha recibido 100 goles en sus 80 partidos en Primera, 89 en 62 con el Girona y 11 en 18 con el Sevilla.

El otro protagonista de los de Nervión en cuanto a penaltis fue Diego Carlos, que ha cometido siete en sus 67 partidos con el Sevilla: cinco en la 2019-20 y dos en la actual. Y es que no se vio un buen Sevilla, por momentos pobre y con poca ambición en su juego, pese a que tuvo más la posesión de la pelota en el global del partido (45%-55%), rematando más el Betis (16 intentos, tres a portería) que los de Lopetegui (dos a puerta).

Sólo en el inicio de la segunda mitad y con el partido abierto en el tramo final con llegadas a ambas áreas se vio algo al cuadro de Nervión en un partido que empezó con imprecisiones de pases en ambos equipos y con muchas faltas, fruto de la intensidad de los dos contendientes en el juego (15 por parte bética y 18 por el lado sevillista).

En cuanto a los nombres propios, en el Betis fue sin duda Sergio Canales. Después de volver de su lesión ante el Levante, el centrocampista cántabro dio otra muestra de capitanía y de galones en verdiblanco, echándose a su equipo a la espalda y marcando el gol del empate. Y esto se vio reflejado en los números, con un 87% de precisión en el pase, dos pases clave, dos intercepciones y un disparo bloqueado por Gudelj que acabó en córner cuando enfilaba la portería de Bono.

El meta fue el nombre propio en el Sevilla, salvando a su equipo pese a alguna salida en falso y arriesgada después de haber parado el penalti. El meta, después de su gran final de temporada el curso pasado, se ha asentado en la portería sevillista y de nuevo, en un momento clave, emergió su figura salvadora.

Así transcurrió este quincuagésimo derbi en la máxima categoría en territorio verdiblanco. Por sensaciones y números el Betis quizá mereció más, pero el fútbol no entiende de eso, sino de las veces que el balón entra en la portería rival. Perdonó el Betis y apareció Bono para fimar el empate en el Benito Villamarín.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios