Marsella-Betis Buena nota en un test de nivel (2-3)

  • El Betis, que fue in cresciendo, logra una victoria ante el Marsella francés · El principal lunar de los de Setién se repite una vez más, la mala defensa a balón parado

Barragán intenta un centro desde el lateral del área. Barragán intenta un centro desde el lateral del área.

Barragán intenta un centro desde el lateral del área. / RBB

La pretemporada es tiempo de adoptar conceptos, tomar ritmo y, si fuera posible, lograr victorias que no sumen puntos y sí buenas sensaciones. Es lo que hizo el Betis en su partido ante el Marsella, subcampeón de la Europa League, en uno de los test más serios, por la entidad del rival, al que ha hecho frente el conjunto de Quique Setién en lo que va de verano. Y sacó una buena nota en este examen de preparación, aunque todavía puede mejorar.

Fue de menos a más el equipo de Quique Setién hasta superar por completo al conjunto francés, que hincó la rodilla a merced del fútbol verdiblanco. La falta de ritmo y de fútbol vertical la suplió el equipo bético tras el paso por vestuarios. Todo ello, cimentado en una defensa sólida, comprometida –incluso Loren bajó a defender en alguna ocasión– y que apenas concedió espacios a sus rivales. En esta ocasión no hubo probaturas de diferentes esquemas y el preparador cántabro apostó por lo que sabe que funciona prácticamente a la perfección: tres centrales.

En juego, pocas lagunas atrás se vieron en el esquema. La cosa cambia cuando se habla de jugadas a balón parado. En estas circunstancias parece que entra cierto tembleque y los rivales, claro, lo aprovechan. Pero este problema, que se puede corregir por supuesto, no es nuevo y viene arrastrándose desde la pasada temporada. Así llegó el primer tanto de los marselleses, tras un córner mal defendido en la segunda mitad, aunque el equipo de Rudi García tuvo una opción, también tras un lanzamiento de esquina, que terminó con la pelota en el larguero.

No terminó de funcionar en esta ocasión, como sí lo hizo en anteriores encuentros, la conexión Boudebouz-Canales. Quizás por ello, el equipo de Setién no terminó de sentirse cómodo sobre el césped en la primera mitad y a la pelota le faltó fluidez y velocidad. Pero eso no impidió que el Betis se marchara al vestuario por delante en el marcador gracias a un buen tanto de Loren a los nueve minutos de partido. El delantero interceptó cerca del área una nefasta bola atrás lanzada por Amavi, encaró al portero, lo tiró al suelo con varios movimientos de cadera y la metió sin oposición.

Poco más destacable por parte del Betis en la primera mitad. Con la pelota, los de Setién se mostraron plomizos, incapaces de buscar ese pase que rompiera las líneas. Quizás, por la falta de velocidad en el movimiento de la pelota, que parecía pesar muchísimo.

En defensa, el Betis se mostró bastante sólido. Javi García, que jugó como central, hizo un partido muy serio escoltado por Mandi y Bartra en la zaga. Sin embargo, la cosa cambia a balón parado. El mismo lunar que el pasado curso estuvo a punto de costar el tanto del empate. Pero el larguero se topó con el remate de Anguissa tras un saque de esquina.

Tras el paso por vestuarios, el Betis metió una marcha más y le metió más velocidad al juego. ¿Resultado? Quizás los 20 mejores minutos de la pretemporada, con un ritmo muy alto al que el Marsella fue incapaz de responder. Fruto de ese fútbol fluido, el Betis encontraba el juego en las inmediaciones de la portería francesa con facilidad. Y a los cinco minutos de la segunda mitad, se vio cómo Amavi agarraba a Barragán en el área y el árbitro señalaba penalti. Boudebouz hizo el segundo tanto para los béticos desde el punto de penalti.

Pero, una vez más, los problemas a balón parado permitieron que el Marsella recortara distancias en el marcador. Fue otra vez, como en la primera parte, en un córner. Javi García intentó despejar un balón lanzado desde la esquina que volvió a encontrarse con el larguero. Cayó la pelota a Hubocan, cuyo disparo a puerta rebotó en Narváez antes de colarse en la portería. Con un lanzamiento desde la frontal del área de falta de Marsella pudo encontrar el empate, aunque Pau López atajó bien.

Pero el Betis se quitó de encima la presión de los mejores minutos marselleses con el tercer tanto. La presión bética surtió efecto y, entre Camarasa y Tello robaron la pelota. El valenciano encaró al meta galo y lo batió por alto. Hubo tiempo para más. El Marsella se aprovechó de una imprecisión de la zaga bética y Njie puso el 2-3 en la prolongación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios