Betis Liga 2018-19

Fe intacta en el plan, a la espera de afinar

  • “Un cruel resultado no nos hará desviarnos del camino”, señala Eder Sarabia

  • El vestuario, fiel a la idea

Setién dialoga con Barragán y Guardado delante de Eder Sarabia. Setién dialoga con Barragán y Guardado delante de Eder Sarabia.

Setién dialoga con Barragán y Guardado delante de Eder Sarabia. / Víctor Rodríguez

Quizá la euforia que rodeó el estreno liguero del Betis, con 13.000 aficionados en el entrenamiento previo y con los aledaños del estadio llenos de gente desde horas antes, provocó que el 0-3 fuera un varapalo difícil de encajar en Heliópolis. Si Quique Setién, en su posterior análisis del encuentro, realzó aquellas estadísticas más favorables para los suyos, con el paso de las horas el análisis de los técnicos extrajo otros aspectos positivos que mostró el equipo verdiblanco hasta encajar el 0-2, que sí supuso un golpe para los jugadores que tampoco se supo revertir desde el banquillo.

La fe en el plan sigue intacta, como no podía ser menos. Aunque nadie esperaba que el Levante acabara pasando por encima de un Betis que sí había respondido bien durante la pretemporada –quizá hubo demasiados rivales de un perfil bajo–, tanto el cuerpo técnico como el vestuario están convencidos de que lo sucedido ante el Levante será un resultado aislado si se incide en la idea. “Hay tanto bueno a lo que agarrarse del partido de ayer, que un cruel resultado no nos hará desviarnos del camino. ¡Seguimos!”, expuso Eder Sarabia, mano derecha de Setién en las redes sociales para expresar ese sentimiento del equipo, que ayer por la mañana realizó una sesión de recuperación.

“Hemos hecho 25 disparos a portería. Hemos generado eso, algunos con menos fortuna y hemos recuperado el balón allí. Hay cosas que han dependido del acierto, no de hacer las cosas mejor o peor del trabajo”, señaló Setién nada más acabar el encuentro. La estadística del encuentro recoge que los verdiblancos realizaron 22 disparos –en el minuto 50 ya acumulaban 13–, que aglutinaron hasta un 77% de posesión, con una gran parte en campo contrario, y que recuperaron una gran cantidad de pelotas tras pérdida con esa presión en la que los técnicos han insistido tanto este verano y que lideró en muchas ocasiones William Carvalho.

A pesar de la falta de profundidad que por momentos exhibieron los verdiblancos –Boudebouz apenas intervino para finalizar jugada y no para generar fútbol–, el Betis sí pisó el área levantinista incluso tras el 0-1. En los diez últimos minutos del primer tiempo, ya con el marcador en contra, los verdiblancos mantuvieron la fidelidad al plan, con jugadas elaboradas y la presión tras pérdida, con lo que acumularon hasta dos ocasiones claras, en sendos disparos de Guardado y Boudebouz que no encontraron la portería de Oier.

Si esos fueron los aspectos positivos, a nadie escapa, y a los técnicos tampoco, que el Betis cometió errores que el Levante hizo pagar caro. Desde el fallo en el pase de Feddal que originó la situación del 0-1, al pésimo balance defensivo tras un saque de esquina a favor que permitió que Morales se plantase ante Pau López tras una carrera de 74 metros sin que nadie lo frenase con al menos una falta táctica.

Precisamente, tras ese 0-2 del veloz atacante granota llegaron los peores minutos del cuadro verdiblanco, que se desordenó en su intento de ganar metros. La distancia entre las líneas aumentaron, con lo que desapareció la presión tras pérdida que tan buen resultado había dado hasta entonces a la vez que se concedieron demasiados metros para la velocidad del propio Morales y Jason, que gozaron de sendas ocasiones antes de que el capitán levantinista colocase el definitivo 0-3 en la prolongación.

También se le echó en falta a los verdiblancos, incluso en sus mejores minutos, más desborde en zonas ofensivas, ya que sólo Júnior destacó en esa faceta. Las ausencias de Joaquín y Tello, más la suplencia de Inui, y el buen planteamiento táctico del Levante para frenar el juego por dentro de Guardado, Canales y Boudebouz atascaron al Betis, que recurrió en exceso a disparos lejanos que apenas inquietaron a Oier.“Que nadie dude... Ya pensando en el próximo!!!”, escribió Feddal en las redes sociales 24 horas después del partido, insistiendo en esa lectura que el cuerpo técnico realizó de la primera jornada liguera. Y es que en el Betis, pese al doloroso e inesperado tropiezo en el estreno, tiene fe ilimitada en el plan de Setién, ese mismo que la temporada pasada también pasó por momentos complicados hasta acabar en la clasificación europea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios