Salud y Bienestar

España, segundo país de la UE en consumo de sal

  • Los españoles toman alrededor de 10,7 gramos de cloruro sódico al día.

España es, después de Portugal, el país de la Unión Europea que consume más sal por habitante, con 10,7 gramos diarios, una cantidad que se podría reducir a la mitad con una alimentación adecuada para acercarse a los cinco gramos recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Así lo han señalado este jueves los doctores Pedro Cía y Antonio Coca durante la décimo quinta Reunión Nacional de la Sociedad Española de Hipertensión  y la Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA), que tiene lugar en el Palacio de Congresos de la capital aragonesa.

Una alimentación con menos aporte de sal y más rica en frutas o verduras es una de las medidas higiénico sanitarias en las que han insistido estos especialistas, además de ejercicio físico cotidiano, para prevenir la hipertensión o reducirla en los que ya tienen los niveles altos de tensión arterial.

Ya que según Coca, de la Unidad de Hipertensión del Hospital Clínico de Barcelona, es bien conocida la relación directa entre el consumo de sal y la hipertensión, puesto que uno de cada tres españoles tiene elevada la tensión arterial por una ingesta excesiva de sodio en la dieta.

En España, los hombres consumen mayor cantidad de sal que las mujeres, con algo más de 11 gramos al día frente a 9, según un estudio de la Universidad Autónoma de Madrid citado por este especialista, quien ha subrayado que con las medidas puestas en práctica por la Administración sanitaria se ha logrado bajar en dos gramos el aporte de sodio en la dieta de los españoles.

Entre estas medidas, ha citado el acuerdo del Ministerio de Sanidad y Política Social, por medio de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria (AESAN), con los fabricantes de pan, que han rebajado un gramo de sal por kilo de harina cada uno de los últimos cinco años, que ha pasado de 21 a 16 gramos.

Este ha sido un primer paso para reducir el consumo de sodio en un alimento generalizado en la población como es el pan, al que ahora seguirán otros ricos en esta sustancia como son las conservas, envasados, embutidos o encurtidos, aunque será más complicado por la presencia de multinacionales en este sector, ha explicado Coca.

El plan de reducción del consumo de sal en España para combatir la hipertensión arterial, que afecta al 42% de la población mayor de 18 años, se enmarca en la Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad (NAOS), diseñada por el Ministerio para luchar contra la obesidad y los factores de riesgo cardiovascular.

La ingesta de casi 11 gramos diarios de sodio en la dieta de los españoles, aleja a España de otros como Dinamarca o Finlandia, con 7 gramos al día y es casi el doble de la recomendada por la OMS para mantener los valores de presión arterial en niveles aceptables, aunque es superada por Portugal, con casi 13.

No se trata de eliminar su consumo sino de reducirlo de manera paulatina hasta cifras aceptables para minimizar el impacto negativo que tiene sobre la salud, aunque sin perder la calidad del alimento que normalmente se asocia a su sabor.

El doctor Cía, presidente del Comité Organizador de la reunión, ha explicado que disminuyendo las conservas, salazones, precocinados, embutidos o encurtidos, se podría llegar a los valores aconsejados por la OMS.

La hipertensión, la "verdadera epidemia" de los siglos XX y XXI, puede ser hereditaria, aunque se favorece con una alimentación desordenada, sedentarismo, obesidad e ingesta excesiva de alcohol.

Tags

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios