Informe 'El valor social del medicamento' El número de fármacos nuevos se duplica en los últimos tres años

  • Entre 2018 y 2020 llegaron anualmente al mercado 81 nuevos medicamentos

  • Una cuarta parte de esas innovaciones son moléculas orientadas a tratar distintos tipos de cáncer 

Trabajos en una planta italiana de fabricación de medicamentos y vacunas.

Trabajos en una planta italiana de fabricación de medicamentos y vacunas. / EFE

El número promedio de fármacos aprobados anualmente se ha incrementado de manera sustancial. Durante dos décadas, de 1996 a 2017 se lanzaban una media de 44 nuevos medicamentos al año. Entre 2018 y 2020 esta cifra se ha casi duplicado hasta cifrarse en 81. Así lo indica el informe El valor social del medicamento presentado el pasado miércoles por Farmaindustria y la Fundación Weber. Según las conclusiones de este documento, una parte de este crecimiento se debe al aumento en los biosimilares aprobados, cuya proporción sobre el total ha pasado del 3,4% al 11,1%. Además, han aumentado las autorizaciones condicionales de fármacos, dando idea del cambio que se está produciendo para tratar de acelerar el acceso a fármacos potencialmente innovadores, pero cuya evidencia es todavía incipiente.

Respecto al tipo de fármacos aprobados, los medicamentos indicados para distintos tipos de cáncer, agentes antineoplásicos, siguen siendo los más comunes, aunque su peso relativo se ha reducido del 29% al 23% del total de medicamentos autorizados en cada periodo analizado. Un 70% de la mejora en supervivencia por cáncer es atribuible a estos nuevos tratamientos. Entre 1996 y 2017, los agentes antiinfecciosos para uso sistémico, como antivirales y vacunas, así como los medicamentos orientados a la diabetes ocupaban la segunda y tercera posición (con el 17,5% y 15,8%, respectivamente), mientras que en el periodo 2018-2020 los tipos de fármacos más comunes, después de los antineoplásicos, son los fármacos para el sistema nervioso y sistema respiratorio, con el 17,8% y 14,2%, respectivamente.

Este informe trata de poner en valor el aporte de los medicamentos en su conjunto al sistema sanitario más allá de su valor eminentemente terapéutico y extenderlo a su impacto económico en otros escenarios sociosanitarios (hospitalizaciones, cuidados o bajas laborales. De hecho, cada unidad adicional de gasto farmacéutico ha generado un ahorro neto de gasto directo sanitario entre 2,3 y 7,2 veces mayor. “La innovación en medicamentos no es un gasto, sino una inversión; una inversión con retornos medibles desde la triple perspectiva sanitaria, económica y social”, subrayó durante la presentación el presidente de Farmaindustria, Juan López-Belmonte.

Este informe es resultado de una revisión de la literatura científica desde 2018 –cuando se publicó la primera edición del documento-, que permite consolidar el mensaje de que la utilización de medicamentos innovadores más eficaces que los anteriores puede redundar en un ahorro de costes, públicos y privados, sanitarios y no sanitarios y directos e indirectos, lo que permite liberar recursos para otros usos, mejorando la eficiencia del sistema sanitario, impulsando el crecimiento económico y redundando en múltiples beneficios desde una perspectiva social. Por ejemplo, el consumo medicamentos cardiovasculares puede llegar a ahorrar en hospitalizaciones 3,7 veces más que lo invertido en fármacos.

El uso de nuevos medicamentos, también puede generar ahorros a través de la menor carga de cuidados personales, formales o informales. Estos beneficios pueden ser especialmente relevantes en patologías relacionadas con las edades avanzadas, como la demencia, la enfermedad de Alzheimer o el Párkinson.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios