Intolerancias

La enfermedad celíaca no crece pero sí el consumo de productos sin gluten

  • El consumo de alimentos libre de gluten se dispara en Europa y en Estados Unidos. Pese a ello, las cifras indican que la incidencia de la celiaquía se estanca y no aumentan los casos.

Comentarios 1

Los alimentos sin gluten han alcanzado la categoría de tendencia de moda. Su consumo se ha disparado, sobre todo en ambientes urbanos, sin que esta circunstancia esté relacionada con un aumento de los casos de enfermedad celíaca, la intolerancia al gluten que justificaría la necesidad de una dieta sin este componente. El gluten es una proteína que se encuentra en algunos cereales, como la cebada o el trigo, y que afecta al intestino delgado. Así lo confirma un estudio, publicado esta semana en la revista JAMA Internal Medicine, que desmonta la relación entre el aumento de productos sin gluten con un aumento de los casos de celiaquía.

Los resultados, que analizan los datos de las encuestas nacionales de salud y nutrición de Estados Unidos (Nhanes) desde 2009 hasta 2014, revelan que la prevalencia de celiaquía en la población se ha mantenido constante en ese período de tiempo mientras crece el número de personas que admiten consumir productos sin gluten. De las 22.278 personas mayores de seis años que participaron en las encuestas, 106 individuos (el 0,69%) tenían un diagnóstico de enfermedad celíaca y 213 (el 1,08%) mantenían una dieta libre de gluten a pesar de que no sufrían la patología.

Según los investigadores, liderados por Hyun-Seok Kim, experto de la Escuela de Medicina Rutgers de Nueva Jersey, "las cifras podrían extrapolarse a todo el país, por lo que podría estimarse que hay 1,76 millones de personas con enfermedad celíaca y 2,7 millones de personas en Estados Unidos que llevan una dieta libre de gluten a pesar de no sufrir la patología, o no estar diagnosticadas". En el periodo estudiado, la prevalencia de la enfermedad celíaca ha permanecido estable (0,70% entre 2009-2010, 0,77% entre 2011-2012 y 0,58% entre 2013-2014). Sin embargo, la adherencia a una dieta libre de gluten por parte de personas sin la patología ha aumentado a lo largo tiempo (un 0,52% entre 2009-2010, 0,99% entre 2011-2012 y 1,69% entre 2013 a 2014). Los investigadores señalan como limitaciones de su estudio el limitado número de personas identificadas como celíacas en su muestra.

Los autores creen que la popularidad de las dietas sin gluten entre personas que no requieren ese régimen se explica la percepción del público de que se trata de una dieta más saludable. También es posible gracias a la creciente disponibilidad de productos sin gluten y al autodiagnóstico de una sensibilidad asociada a dicho compuesto. Sin embargo, señalan que podría haber un efecto positivo en esta "moda" pues se ha conseguido que la patología entre en fase de meseta.

En Estados Unidos las ventas de productos sin gluten eran de 935 millones de dólares en 2006. En 2010 alcanzaron los 2.600, y en 2015 llegó a 5.500. Es decir, en apenas una década se han multiplicado casi por seis. En Reino Unido, los supermercados hablan de una subida de las ventas de entre un 30% y un 40% el pasado año.

En España la Federación de Asociaciones de Celiacos de España estima que hay alrededor de medio millón de personas diagnosticadas de celiaquía. A pesar de que es una enfermedad que tradicionalmente se ha diagnosticado en niños, el 20% de los casos actualmente se dan en personas de más de 60 años, según indica la FACE. Por género, esta enfermedad afecta mucho más a mujeres ya que representan el 75% de los celiacos adultos.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios