Nutrición y dietética

El alimento vegetal de moda más parecido a la carne que es fuente de proteína

El alimento vegetal de moda más parecido a la carne que es fuente de proteína

El alimento vegetal de moda más parecido a la carne que es fuente de proteína / pexels

En los últimos años el interés por los productos con ingredientes de origen vegetal ha ido en aumento en paralelo al crecimiento del número de vegetarianos, veganos y flexitarianos. Teniendo en cuenta que cualquier alimentación saludable debería tener como pilar básico el mundo vegetal, sería un error confiar solo en la carne para asegurar el aporte de proteínas necesario. Además,  la proliferación de informes de diversos organismos que alertan de la necesidad de reducir hasta el 50% la ingesta de carne para garantizar la sostenibilidad del planeta, resulta necesario buscar alternativas a la misma. Pero, si eres de los que no puedes vivir sin abrazarla o disfrutar de su sabor, existen proteínas vegetales muy similares en sabor y textura que contienen mayor cantidad de este nutriente que la carne.

Te contamos todo sobre el alimento, considerado como 'carne vegetal', que más se emplea para lograr sucedáneos similares a platos que llevan carne para todos los vegetarianos o personas que quieran reducir el consumo de carne de su dieta. Se trata del seitán. 

Seitán Seitán

Seitán

El seitán es una preparación a base de trigo que se obtiene al lavar la masa de la harina de este grano, con el objetivo de quitarle el almidón y quedarse únicamente con la proteína, es decir, con el gluten. Este se hierve con algunos otros ingredientes para condimentarlo y posteriormente preparar una gran variedad de platos vegetarianos o veganos, ya que actúa como un sustituto de la carne animal, al tener una textura muy parecida. 

 Este alimento, que es una fuente de proteína de sabor neutro, tiene la capacidad de absorber casi cualquier sabor, lo que lo convierte en la estrella de las barbacoas veganas. El seitán, el tofu y el tempeh son alimentos ricos en proteínas utilizados en dietas vegetarianas o veganas para asegurar el aporte protéico y es común encontrarlo en países asiáticos en restaurantes de comida budista, aunque se puede hacer fácilmente en casa. Cabe destacar, a día de hoy, podemos encontrarlo en casi todos los supermercados. Se presenta en diferentes formatos como en forma de filetes o en bloque y normalmente envasado al vacío.

BENEFICIOS Y VALOR NUTRICIONAL

La principal característica del seitán es que es sólo proteína, por lo que el aporte proteico es muy alto (cada porción de 100 gramos de seitán aportan 24 gramos de proteínas), mientras que prácticamente no tiene grasas ni hidratos. Eso sí, Al ser una proteína de origen vegetal le falta un aminoácido esencial que es la lisina. Eso significa que hay que acompañar el seitán de otros productos ricos en proteínas. Por ejemplo, estaría bien combinarlo con alubias blancas o garbanzos para conseguir la proteína completa

Una porción de 100 gramos (g) de seitán tiene 121 calorías, por lo que su densidad energética es baja, en comparación con 100 g de pollo que tienen 239 calorías. Además, 100 g de seitán aportan 24 g de proteína, solamente 3.5 g de carbohidratos y 1.55 g de grasas. Es fuente de potasio y calcio.

Una ventaja importante de su consumo es que, al ser de origen vegetal, no aporta colesterol como lo hacen la mayoría de las proteínas animales, por lo que su consumo ayuda a bajar los niveles en sangre.

 Por su parte, también destaca por su composición a base de minerales como el sodio, calcio y potasio, sobre todo si ya viene preparado. Esto es algo que deberán tener en cuenta quienes tienen la tensión alta, aunque, si no se abusa del producto, no supondrá ningún problema. Aporta además hierro, vitamina B2 y lecitina.

Si, además, quieres adelgazar, su consumo puede ayudar a perder peso si se incorpora en planes de alimentación en los que haya restricción calórica, ya que, por su importante aporte proteico, genera saciedad y ayuda a controlar el apetito. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios