Las redes de la nostalgia

Dulce recuerdo del Martes Santo

  • Los palios del Martes Santo pasearon en la memoria sentimental de los sevillanos

Altar en casa de unos hermanos del Cerro del Águila Altar en casa de unos hermanos del Cerro del Águila

Altar en casa de unos hermanos del Cerro del Águila

Martes Santo en Sevilla, ¡calle Oriente!, como dice la sevillana de Pascual González, pero esta vez sin que el sol bañase las capas blancas "como la nieve". El artista de la Calzá invitó a sus hermanos, mediante un vídeo, a "vivir la Semana Santa desde nuestras casas, con pasión".

En un patrullero de la policía local, Félix Ortiz y Javier Fernández, policías y costaleros, colocaron un centro de flores a los pies del altar donde se encuentran los titulares de San Benito, e hicieron de corresponsales para llevarle, en nombre de la cofradía y de sus costaleros, flores al monumento de Santa Ángela de la Cruz, donde cada año se detienen los pasos.

Los mismos se acercaron también al Convento de Clausura de las Clarisas en C/ Águilas, quedando a disposición de las hermanas e interesándose por su situación, como refleja el siguiente vídeo publicado por Emergencias Sevilla.

Las palomas del Cerro del Águila buscaron a la Virgen de los Dolores, para revolotear sobre sus bordados de su palio. En las casas de sus hermanos se improvisaban bonitos altares con estampas, velas y las medallas de la cofradía. Pero para altar, el que pudo verse en las puertas de la Parroquia de los Dolores, donde las vecinas enamoradas de su Virgen, no podían evitar arrodillarse al pasar por el cancel, como ilustra una fotografía de Pedro Díaz, "a uno se le encoge el corazón".

Este Martes Santo se cumplía justo un año del Pregón de Charo Padilla en el Teatro Maestranza; hecho que la periodista colaboradora de Diario de Sevilla compartió en sus redes con dos fotografías.

En la Plaza de San Lorenzo, los pajarillos no pudieron cantarle a la Virgen de Dulce Nombre en su salida. El costalero Francisco Javier Padilla, compartía bajo el hashtag #OrgulloBofetero algunos recuerdos del año pasado: "Mi familia... mi Hermandad... Martes Santo... La Bofetá". Y es que, a duras penas salen las palabras cuando tantos recuerdos se agolpan en la memoria.

¡Los cuerpos a tierra!, tendría que haberse oído en San Esteban, donde la ojiva no pudo acariciar esta vez los varales del palio de Nuestra Madre de los Desamparados. Willy mostraba en internet una serie de fotografías de la ventana desde la que se puede ver a Jesús de la Salud y Buen Viaje, en la Puerta de Carmona, donde se depositaron flores, velas, y una nota escrita a puño y letra que decía "Te pedimos Salud, Padre".

Y si la Candelaria no va a los jardines de Murillo, los jardines van a San Nicolás de Bari. Emotivo gesto de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, que entregó un centro de flores para perfumar a la Dolorosa y a Jesús de la Salud.

Gran labor la que está desarrollando la Casa Consistorial en redes sociales, por ejemplo, rescatando imágenes históricas de la fototeca municipal, como esta del Cristo de la Buena Muerte de Los Estudiantes, en la Semana Santa de 1967, pasando por estructura de la portada de la feria, cuando ésta se celebraba en el Prado de San Sebastián.

El Crucificado de las Misericordias no cruzó su mirada con la giraldilla, en Mateos Gago, pero el pintor José Tomás Pérez Indiano lo sacó de sus pinceles, dentro de una serie pictórica que está compartiendo virtualmente, titulada "Pasión sin Ti".

Vamos llegando al ecuador de la Semana Santa, y nos preguntamos ¿dónde están las abuelas? Una pandemia que nos priva de sus mimos, y de sus tradicionales recetas de estas fechas. Mariano Ruesga, fotógrafo de Artesacro, nos pone los dientes largos, compartiendo en sus redes unas torrijas bañadas en miel, "lo confirmo, tengo la mejor suegra del mundo".

En la calle Feria, con una foto de Sebas Gallardo, cerramos este paseo virtual a los pies de la torre de Onmium Sanctorum, a la hora en la que los nazarenos de Los Javieres deberían estar llegando al templo, y que este Martes Santo se mostraba en la soledad más absoluta.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios