Delegado diocesano de Hermandades y Cofradías de Sevilla

Marcelino Manzano: "Cuando pase la pandemia habrá que dar las gracias a Dios. Ya veremos cómo"

  • Desde el Arzobispado aseguran que no hay ningún planteamiento de realizar una procesión magna en Sevilla.

Marcelino Manzano en su despacho. Marcelino Manzano en su despacho.

Marcelino Manzano en su despacho. / Juan Carlos Vázquez

"No hay ningún planteamiento oficial o privado sobre la realización de una procesión magna en Sevilla". Así de rotundo se ha mostrado este lunes Marcelino Manzano, delegado diocesano de Hermandades y Cofradías sobre la posibilidad de realizar en Sevilla una gran procesión magna cuando finalice la crisis y la pandemia provocada por el coronavirus.

Desde que el sábado se anunció que se suspendían las procesiones de esta año, se ha empezado a mover por las redes sociales el anhelo de que Sevilla organice una gran procesión magna a modo de acción de gracias. El delegado diocesano de hermandades, asevera que eso no está sobre la mesa, aunque sí considera que habrá que dar la gracias a Dios de algún modo: "Cuando todo esto pase habrá que dar las gracias. Ya veremos cómo. Hay muchas maneras en las que se puede hacer".

Manzano ha señalado a este periódico que él, personalmente, no es amigo de las procesiones magnas por una cuestión obvia: "Es imposible seleccionar. Todas las hermandades querrán salir y cómo les dices a unas que sí y a otras que no".

En este caso, cobraría mucho más sentido que la acción de gracias se articule en torno a una imagen significativa de la ciudad, que no sale en procesión en Semana Santa, como podría ser el Santo Crucifijo de San Agustín, una imagen que los sevillano sacaban en rogativas en siglos pasados y que es "asilo y protector de la ciudad". Así también lo han expresado mucho cofrades en sus redes sociales.

Desde el Arzobispado, el responsable de ls Hermandades y Cofradías de la Archidiócesis, ha insistido en que ahora mismo preocupan más otras cuestiones más que la posible procesión magna: "Estamos pendientes de cómo hacer las misas, de cómo difundirlas, de transmitir un mensaje de esperanza. Lo que no quiere decir que no se puede hacer, pero insisto, ahora mismo no hay el más mínimo planteamiento al respecto".

El delegado entiende, por otra parte, que haya cofrades que planteen esta cuestión tras el mazazo que ha supuesto la suspensión de las salidas procesionales por este año: "No me parece mal que esto se hable. Mantiene en cierto modo la ilusión y la esperanza. Sí quiero transmitir que el Señor no nos va a abandonar y saldremos de esta. Entonces será el momento de darle las gracias".

El delegado, en cualquier caso, también recordó que tras el verano habrá en Sevilla varias procesiones extraordinarias, entre ellas, entre octubre y noviembre, las del Señor del Gran Poder, que acudirá a las periferias de la ciudad en Santa Misión por los 400 años de su realización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios