El Palquillo

El alquiler de sillas en la carrera oficial de manera ilegal no cesa

  • El mercado negro de la Semana Santa oferta sillas en la Campana por el doble de su precio oficial.

El Cristo de las Tres Caídas en la Campana El Cristo de las Tres Caídas en la Campana

El Cristo de las Tres Caídas en la Campana / Pablo Lastrucci

A escasos días para el comienzo de la Semana Santa, muchos son los interesados en adquirir una silla dentro de la carrera oficial, para poder ver el discurrir de las cofradías sevillanas en un sitio privilegiado.

La reventa ilegal de sillas y palcos es una realidad, pese a la advertencia recogida en el reglamento de uso de los abonos. "Las cesiones o transmisiones que se produzcan con ánimo de lucro darán lugar a la pérdida del derecho de uso o adjudicación preferente".

Según ha podido saber este periódico, hay abonados que ofrecen sus sillas al doble de su precio real. Por ejemplo, se ofrecen sillas en la tribuna de la Campana por 290 euros cada una, para toda la Semana Santa, cuyo precio oficial es de 143,42 euros, la mitad.

Otro abonado ofrece dos sillas en la Campana, "sitio inmejorable" por "400 euros cada una", cuando el precio más caro de esa zona no debería pasar los 159,12 euros en el peor de los casos.

Hay quien revende su abono parcialmente, ofreciendo tres sillas en la Campana del Jueves Santo al Sábado Santo, sacando de su venta 146,76 euros de beneficios, vendiendo cada silla a 175 euros cuando su precio para toda la Semana Santa es de 126,08 euros.

En la Puerta de San Miguel "ceden" tres sillas para ver entrar los pasos en la Santa Iglesia Catedral; su valor real es de 98,62 euros, aunque el vendedor nos pide 160 euros por silla. Si las vende, habrá conseguido 184,14 euros de manera ilegal.

Anuncios de ventas de abonos en internet Anuncios de ventas de abonos en internet

Anuncios de ventas de abonos en internet

Los plazos se van agotando y las últimas localidades se venden al mejor postor. Hasta 500 euros por tres sillas ofrece un comprador, sin importarle la ubicación de las mismas. En definitiva, un negocio que en la gran mayoría de los casos duplica el precio oficial, convirtiendo en auténticos usureros a los propietarios de los abonos.

El Consejo de Hermandades advierte en el reglamento de uso y adjudicación de sillas y palcos que cada abonado debe "obtener la documentación precisa que lo acredite como titular del derecho de uso de la silla o palco correspondiente", algo que podría suponer un problema para aquellos compradores que hayan adquirido su localidad de manera irregular.

Hace pocos días el presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de Sevilla, Francisco Vélez, hablaba sobre este asunto en una entrevista concedida a Diario de Sevilla, en la que afirmaba que es "muy complicado. Se intentó incluso contratando un detective. Lo que no quiere decir que si tenemos constancia de que alguien utiliza mal su localidad procederemos retirándole el abono que dice el reglamento. No es tan fácil".

Más allá del negocio, cualquier individuo que obtenga su localidad en este mercado negro tendría acceso a las zonas más exclusivas de la carrera oficial, algo que es cuanto menos preocupante en cuestiones de seguridad.

Abonos para las sillas de la Campana de este año, expuestos en foros de compraventa Abonos para las sillas de la Campana de este año, expuestos en foros de compraventa

Abonos para las sillas de la Campana de este año, expuestos en foros de compraventa

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios