Dispensas

Más actos extraordinarios aplazados en las cofradías por el Covid

  • La peregrinación de la Virgen de Valme al Cortijo de Cuarto, que se celebra cada siete años en junio, tendrá lugar en 2021

  • El Año Jubilar de la Pastora de Cantillana se prorroga un año

Virgen de Valme, protectora de Dos Hermanas. Virgen de Valme, protectora de Dos Hermanas.

Virgen de Valme, protectora de Dos Hermanas. / D. S.

Los actos extraordinarios de las hermandades previstos este año continúan siendo aplazados a consecuencia de la pandemia del Covid-19, que impide la concentración de un elevado número de personas sin que se garantice el distanciamiento de seguridad. Si el pasado mes de abril se conocía que la coronación canónica de la Virgen de Escardiel, en Castilblanco de los Arroyos, se postergaba a 2021, en los últimos días se ha hecho público que diversos acontecimientos contemplados para 2020 correrán la misma suerte. 

Se trata, además, de actos relacionados con grandes devociones marianas de la provincia. Uno de ellos es la peregrinación que tiene lugar cada siete años de la Virgen de Valme, protectora de Dos Hermanas, a la ermita del Cortijo de Cuarto, donde cada tercer domingo de octubre se celebra la romería en su honor, una de las más multitudinarias de Andalucía. 

La peregrinación extraordinaria coincide con el domingo más cercano al día de San Juan, por lo que en circunstancias normales debería haberse desarrollado el pasado 21 de junio, cuando esta antiquísima imagen presidió el altar mayor de la parroquia de la Magdalena, en el municipio nazareno, para una función oficiada por el obispo electo de Huelva, monseñor Santiago Gómez Sierra. Esta fecha era en la que antiguamente se celebraban los cultos principales de la protectora de Dos Hermanas. 

La Virgen de Valme entrando en la capilla del Cortijo de Cuarto una romería de octubre. La Virgen de Valme entrando en la capilla del Cortijo de Cuarto una romería de octubre.

La Virgen de Valme entrando en la capilla del Cortijo de Cuarto una romería de octubre. / D. S.

Ante la imposibilidad de que la peregrinación extraordinaria pudiera llevarse a cabo, la corporación pidió una dispensa al Arzobispado, que ha sido concedida, por lo que en junio de 2021, si las condiciones sanitarias lo permiten, la Virgen de Valme será llevada a hombros de sus devotos a la capilla del Cortijo de Cuarto, donde la imagen era venerada hasta hace 152 años, cuando fue trasladada, de forma definitiva, a su actual sede canónica ante el peligro de que la revolución de 1868 -La Gloriosa- acabara destruyendo la ermita.

Otra hermandad que se ha visto afectada por la pandemia es la de la Divina Pastora de Cantillana, inmersa desde comienzos de enero en el Año Jubilar concedido por la Santa Sede para conmemorar los 300 años de su fundación. El pasado fin de semana tendría que haber tenido lugar la procesión extraordinaria con motivo de dicha efeméride, que se suspendió por las circunstancias actuales. 

La Divina Pastora de Cantilla en su procesión anual de cada 8 de septiembre. La Divina Pastora de Cantilla en su procesión anual de cada 8 de septiembre.

La Divina Pastora de Cantilla en su procesión anual de cada 8 de septiembre. / D. S.

No obstante, durante estos días la hermandad pastoreña ha celebrado un triduo extraordinario en el que se ha anunciado que el Papa ha autorizado que el Año Jubilar se prorrogue en 2021, al verse interrumpidos la mayoría de los actos previstos por el coronavirus. Una decisión que la Santa Sede ya tomó con el Jubileo concedido a la Hermandad Matriz de Almonte mientras la Virgen del Rocío permanezca en Almonte. 

Para este triduo extraordinario se ha montado un bello altar en el que la sagrada imagen ha sido entronizada en un risco repleto de flores de talco plateadas y doradas. La Divina Pastora ha estrenado, además, un sombrero realizado con encajes de plata y confeccionado con la técnica de bolillos por el artesano sevillano Alfonso Aguilar. Es donación de un hermano. 

La advertencia de la Junta

El consejero de Salud y Familias, Jesús Aguirre, ya advirtió la semana pasada que, aunque el decreto que regula nueva normalidad en la comunidad autónoma transfiere el permiso para las procesiones a los ayuntamientos, este tipo de culto no podrá celebrarse, al menos, en verano, ya que la propia norma prohíbe los actos en los que por su alto nivel de convocatoria no se garanticen las medidas de seguridad. Por tanto, queda prácticamente descartado que en los meses estivales pueda contemplarse una procesión, como la de la Virgen de los Reyes el 15 agosto.

La mirada está puesta en el otoño, para el que también se prevén procesiones extraordinarias y el traslado del Gran Poder a las parroquias del Distrito Cerro-Amate por los cuatro siglos de su hechura.

 

 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios