Delegado de Fiestas Mayores del Ayuntamiento

Juan Carlos Cabrera: "No podemos convertir la Semana Santa en un conflicto permanente"

  • Reclama trabajar con responsabilidad y tranquilidad para solucionar los problemas que afectan a cada jornada.

El delegado de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, en la exposición de la Amargura. El delegado de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, en la exposición de la Amargura.

El delegado de Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, en la exposición de la Amargura. / Antonio Pizarro

Comentarios 1

–Salvado el derbi el Domingo de Ramos, ¿cómo afectará a las cofradías el Sábado de Pasión, especialmente a la de la Milagrosa?

–Vamos a tener una reunión con la Hermandad de la Milagrosa porque hay que coordinarse para que no coincida la procesión con la entrada y salida de los aficionados en el estadio para que no se perturbe el respeto necesario. Pondremos a su disposición todo lo necesario para que no haya alteraciones.

–¿Se ha encontrado ya el equilibrio entre la seguridad y la cercanía de los fieles a las procesiones?

– Sí, sí. Aunque entramos de manera brusca con los aforamientos y las vallas, los ciudadanos y las cofradías lo han asimilado. En primer lugar, porque contribuyen al buen discurrir de la procesión, a la seguridad de los nazarenos y de los ciudadanos. El mismo año que se establecieron las medidas ya se corrigieron sobre la marcha. Ya están aceptadas. Hay hermandades que por iniciativa propia solicitan diversas medidas. Las hemos aplicado, y siempre lo haremos, porque es nuestra responsabilidad, pero buscando preservar la esencia de la Semana Santa, el respeto y la solemnidad que debe haber. Muchos exigían esas medidas. Sobre ello vamos a seguir avanzando.

El delegado durante la entrevista. El delegado durante la entrevista.

El delegado durante la entrevista. / Antonio Pizarro

–¿Este año se ha dado un nueva vuelta de tuerca a las medidas? 

– Se van a ampliar. El año pasado convertimos a Sevilla en referente mundial en la aplicación de tecnologías de smart city en la seguridad de un evento así: las cámaras que a través del calor daban un aforamiento y nos permitían ver la inercia de las masas y saber si había algún tipo de incidencia, las luces o la megafonía. Son medidas que tuvimos la fortuna de no tener que emplear, pero seguimos apostando por ellas y aplicándolas a otras zonas en las que hay ciertos problemas de concentraciones. Es el caso de Reyes Católicos y Triana. Las medidas vienen de la mano del Consejo y este año también de la mano de los hosteleros, que han asumido el compromiso. Entendemos que son importantes y así lo han comprendido ellos también. Agradezco la colaboración de los hosteleros, ya que logramos producir menos suciedad y evitamos la imagen de una botellona cerca de una procesión, algo totalmente incompatible con la Semana Santa. El objetivo es potenciar la seguridad.

–¿Qué se va a hacer para evitar las acampadas que se vieron el año pasado en la calle Pureza, por ejemplo?

–Este año vamos a aforar Pureza, como ya hicimos en la salida extraordinaria de la Esperanza. Desde aquí digo a los ciudadanos que se puede estar esperando a la salida de una hermandad, pero siempre con el debido respeto. Esas escenas no son compatibles con la imagen de la ciudad. Eso no es propio de la Semana Santa.

Juan Carlos Cabrera en el Ayuntamiento. Juan Carlos Cabrera en el Ayuntamiento.

Juan Carlos Cabrera en el Ayuntamiento. / Antonio Pizarro

–¿Es necesaria una ordenanza para la Semana Santa como ha pedido el PP?

–Creo que han querido sumarse a las medidas del equipo de gobierno, pero llegan tarde porque durante su mandato no establecieron nada y hablan de una ordenanza que no es más que la suma de todas las cuestiones que hemos establecido de acuerdo con las hermandades, hosteleros... Todo lo que requiere la Semana Santa está ya aprobado de manera reglamentaria, por decretos del delegado y mediante las competencias del Cecop a través la Junta Local de Seguridad. Llegan tarde porque incluso el año pasado no eran partidarios de aplicar las restricciones para cerrar los bares durante la Madrugada. Se ha demostrado que es una buena solución.

–¿Le preocupa el Martes Santo?

–Me preocupan no sólo el Martes Santo. Me preocupa el Miércoles Santo, la Madrugada, el Domingo de Ramos... hay muchos días en los que la nómina sigue creciendo y las calles son las mismas que en 1950, por poner un ejemplo. Como queremos seguir avanzando en que cada vez haya más hermanos y más protestación pública de fe y no queremos ponerle coto, tenemos que ir hacia los cambios de itinerarios, de horarios o de puestos. Evidentemente hay problemas a la hora de pasar por la carrera oficial por el elevado número de hermanos. Eso provoca cortes, parones y el incumplimiento de los horarios, pero estoy muy confiado en que las hermandades del Martes Santo van a poner todo su empeño en cumplir esos horarios.

"Estoy muy confiado en que las hermandades del Martes Santo van a poner todo su empeño en cumplir esos horarios"

–Un presidente del Consejo dijo que no era descabellado que se empezar a plantear cambios de día...

–Yo ahí no voy a entrar. Nuestra misión es que pongamos los servicios públicos a disposición de las hermandades. Que la ciudad se adapte a la Semana Santa y no a la inversa. Quienes tienen las competencias para regularse son las hermandades a través del Consejo. Ahí no puedo dar ninguna opinión. Una regulación sí que es necesaria, pero deben hacerlo despacio, sabiendo lo que se hace y con el único objetivo de que ganemos todos y la Semana Santa.

–Las hermandades de la Madrugada han optado por mantener el modelo del año pasado que el Cecop evitó avalar en la zona de Alfonso XII. ¿Espera que el año que viene haya una solución definitiva y duradera?

–El año pasado vimos que en parte sí que funcionó. Es cierto que el Calvario da un rodeo, la Macarena también puso de su parte y el Silencio. Tenemos que ir estudiando cada año si los cambios son positivos o no. Creo que en los próximos años hay que hacer un trabajo importante para reordenar la Madrugada. No podemos convertir la Semana Santa en un punto de conflicto permanente. Mi mensaje es que trabajen con tranquilidad, responsabilidad y con abnegación para que el fin común prevalezca sobre el particular.

"El debate de la reforma de la carrera oficial está ya zanjado"

–¿Da por cerrado ya el debate del cambio de la carrera oficial?

–Sí, el debate está ya zanjado. El año pasado solicitamos la eliminación de muchas sillas, sobre todo en las calles adyacentes. El Consejo hizo un gran esfuerzo. Plantear si ir por Tetuán o por Sierpes no tiene sentido porque, además, los comercios de Sierpes tienen en su licencia el condicionante del cierre durante la Semana Santa que no tienen los de Tetuán. El número de salidas es similar. No tiene sentido ese debate.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios