Investigación

¿Cuál fue la otra marcha conocida que compuso Gómez-Zarzuela para la Semana Santa?

La Virgen del Valle el pasado Jueves Santo

La Virgen del Valle el pasado Jueves Santo / Juan Carlos Vázquez

Con la noticia de la donación de nuevas partituras a la hermandad de El Valle por parte de sus descendientes, hemos considerado interesante rescatar algunos datos interesantes acerca de Vicente Gómez-Zarzuela, preclaro compositor español que alcanzó fama notoria en la época de transición del siglo XIX al XX. Sin embargo, resulta curioso comprobar que en el catálogo de su producción (motetes, piezas de cámara e incluso una zarzuela) tan solo encontramos dos marchas procesionales. 

Una de ellas es la incontestable Virgen del Valle, en cuya instrumentación tuvo especial relevancia Manuel Font Fernández, padre de Manuel y de José, y una figura clave en la consecución de las más altas cotas de calidad musical en la marcha de procesión. Virgen del Valle (1898) fue dedicada originariamente a Alberto Barrau, tenor y amigo del autor, que falleció en el río Guadalquivir cuando naufragó la embarcación en la que navegaba. Se tituló primero Marcha lenta, para a posteriori renombrarla como hoy la conocemos. Su emblemático final nos recuerda a un corazón que se apaga, un vapor que termina de hundirse en las profundidades del río. 

Zarzuela pasó así a la historia de la música cofradiera, con una sola composición que le valió el elogio de toda crítica y que hoy día no solo es indispensable en cualquier procesión, sino que es una de las partituras mejor escritas de toda la Semana Santa. Sin embargo, en este punto, nos asalta la duda: ¿compuso más marchas este autor? ¿Qué vinculación tuvo con las hermandades y cofradías, más allá de su hermandad de El Valle?

Esta pasada Cuaresma, curiosamente, la Banda de Música de Las Cigarreras estrenó una adaptación a marcha procesional del Kyrie, una de las piezas correspondientes a la Misa que Zarzuela compuso para la Virgen del Valle. Dicha adaptación corrió a cargo de Carlos Guillén, con un resultado más que notable e interesante, digna de incluirse en un repertorio de puro Jueves Santo. Sin embargo, rebuscando en los archivos, Gómez-Zarzuela volvió a escribir una marcha procesional. La segunda y última de su producción, a poco más de diez años de morir. 

Precisamente, fue en Arcos de la Frontera donde nuestro protagonista pasó el tramo postrero de su vida. Corría el año 1945 (casi medio siglo después de Virgen del Valle) cuando el maestro firmó una composición titulada Saeta "Jesús pasa", dedicada a la hermandad arcense de las Tres Caídas. Aunque dista mucho de la excelencia alcanzada en su marcha para la dolorosa del Jueves Santo, sí resulta ser una melodía de carácter fúnebre y sobrio y que solo se ha grabado una vez: en Maestros de la Pasión, disco editado por la Municipal de Sevilla en el año 2005. Como curiosidad, podríamos indicar que la saetilla final, que indudablemente le aporta color y dinamismo a la marcha, es prácticamente análoga a la que podemos escuchar en Margot, de Turina. Ambos compositores fueron coetáneos y, de manera indudable, se vieron influidos por este recurso muy conocido en la época y de marcado carácter popular. 

Ahora bien, ¿firmó alguna otra marcha Gómez-Zarzuela? Esperaremos los resultados del libro que se presentará el día 4 en la Anunciación. Mientras tanto, para los más ávidos, rescatamos este vídeo en el que se escucha la marcha interpretada tras la Virgen de la Amargura por las estrecheces encaladas de Arcos de la Frontera, joya de la provincia de Cádiz.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios