El palermo violeta

La valía como mejor cuota

  • La presencia de mujeres es cada vez más importante en las hermandades y se refleja en el Consejo de Hermandades y Cofradías

La incorporación de la mujer a las hermandades se está reflejando, poco a poco, también en el Consejo de Hermandades y Cofradías. Las tres primeras que formaron parte de la Junta Superior fueron Esther Ortego, Maruja Vilches y Milagros Ciudad. En la actual, bajo el mandato de Joaquín Sáenz de la Maza, se ha pasado a dos consejeras de Gloria. Son Milagros Ciudad, que lleva ocho años en la Junta Superior, y Miriam Olga de Frutos. Ambas consideran que no hay diferencia entre ellas y sus compañeros, aunque también reconocen que en su sección, la de Gloria, las mujeres han dado el paso al frente de las corporaciones antes que en las de penitencia y, sobre todo, con bastante más antelación que en las sacramentales.

MILAGROS CIUDAD: "Creo sobre todo en la valía de las personas, no en las cuotas. Y en este sentido, independientemente de si son hombres o mujeres, es necesario que sepan dónde van a desempeñar su función. Además de ser consejera de Gloria, llevo Juventud y Formación. Hay muy buenas diputadas de juventud en las hermandades".

MIRIAM OLGA DE FRUTOS: "Es verdad que el papel de la mujer es diferente y ha cambiado mucho, afortunadamente, en los últimos años. Recuerdo que cuando era niña y mi familia iba a ver pasar la Paz por el parque, mi padre comentaba la ilusión que le habría hecho que yo fuera un niño para poder llev arme de nazareno. En la cofradía siempre fui la niña de hasta que entré en la Pastora de Santa Marina con 18 años en la Junta de Gobierno".

M. C.: "El bagaje de una persona en las hermandades es fundamental. Yo eché raíces en la Hiniesta, donde en 1988 entré a formar parte de la Junta de Gobierno. Allí había llevado el boletín, el archivo histórico".

M. O. D. F.: "La vivencia en la Pastora de Santa Marina fue muy importante para mi conocimento del mundo de las cofradías. Las hermandades de Gloria han sido, con diferencia, pioneras en la implicación de la mujer. De hecho, es donde más hermanas mayores hay y más presencia femenina en los cabildos de oficiales".

M. C.: "Lo que más expectación despertó cuando las primeras mujeres llegamos a la Junta Superior del Consejo fue, quizás, el tema de las guardias en la Semana Santa. Es cierto que tienes que demostrar continuamente tu valía y saber estar, pero como en cualquier otro entorno laboral o social. Nadie te da nada, todo se consigue con buen hacer y trabajo. Pero estoy muy orgullosa de haber vivido y de estar viviendo todo esto".

M. O. D. F.: "Entre mis compañeros de la Junta Superior no hay ningún tipo de distinción por ser nosotras mujeres. El Consejo es un reflejo de la sociedad y formamos un magnífico equipo de trabajo".

M. C.: "Soy madre y a las reuniones de mi hermandad iba con mi bebé. Ahora es un joven cofrade que lleva su crsitianismo con valentía. Esta implicación en la vida de hermandad ha enriquecido mucho a mi familia".

M. O. D. F.: "Es importante tener un conocimiento anterior del tema y, sobre todo, que te llegue. Hemos visto lo que se nos prohibía y todo lo que hemos luchado para conseguir tener los mismos derechos en las hermandades. por eso, mirado con retrospectiva, se ha avanzado mucho en los últimos años".

M. C.: "Tener experiencia previa de la vida de hermandad es muy importante. Me acuerdo que ayudaba a mi padre en la secretaría y en todo lo que podía. Cuando fui mayor, pasé de ser la niña de a Milagros Ciudad, y ha ganarme el respeto. Había anécdotas como que iba a los cultos y le decían a mi marido o al consejero que me acompañaba que se sentara en los sitios reservado a los cargos. Él los dejaba hablar y, después les indicaba que la consejera era yo. Esto pasaba la primera vez, sólo era por el desconocimiento".

M. O. D. F.: "En la Junta Superior no tenemos ningún tipo de discriminación por ser mujer. Somos un equipo unificado al cien por cien. La existencia de cargos femeninos del Consejo no es más que un reflejo de la sociedad, donde cada vez más las mujeres van ocupando su espacio".

M. C.: "Es una evolución continua que tiene un desarrollo lógico a la presencia de consejeras en hermandades de penitencia, en un futuro. Del mismo modo que llegará un momento en el que habrá una mujer pregonera o una cartelista. Es una consecuencia lógica de los tiempos que corren, y así debe ser. Ya hemos tenido pregoneras de las Glorias como Irene Gallardo o Maruja Vilches. En nuestra sección siempre apostamos por la valía".

M. O. D. F.: "Ha habido un cambio muy importante en los últimos 12 años, sobre todo a finales de los 90. Es entonces cuando llega el cambio con las nuevas normas diocesanas donde se señala la importancia de la igualdad en el seno de las hermandades".

M. C.: "Cada año se baraja más la posibilidad de una pregonera en la Semana Santa entre los nombres que se plantean a la hora de tomar la decisión. Seguro que llegaremos a tener una presidenta del Consejo de Hermandades y Cofradías, pregoneras y hermanas mayores, que ya tenemos en las hermandades de Gloria. Otro asunto es el del costal, en el que aún se mantienen las reticencias a la incorporación femenida".

M. O. D. F.: "Las hermandades de Gloria llevan mucho terreno adelantado en el campo de la incorporación de la mujer a la vida d las cofradías. De hecho, yo diría que hay mayoría de mujeres con cargos. Incluso hemos tenido lo contrario, la incorporación de los hombres a una hermandad don de tradicionalmente imperaban las mujeres, la de la Virgen de Valvanera".

M. C.: "El futuro viene empujando muy fuerte. Soy la responsable de formación y Juventud en el Consejo y cada vez me encuentro diputadas y delegadas de juventud más preparadas para la vida de hermandad. Además, en las diferentes actividades que se han organizado tanto desde formación como desde juventud, la participación de hombres y mujeres es, prácticamente, similar. De hecho, en la gymkhana que organizamos últimanente, siempre introducimos pruebas de coeducación. La verdad es que hay una generación que, afortunadamente, vive la situación de hombres y mujeres dentro de las hermandades como algo normal. Sigue pendiente el mundo del costal".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios