Cofradias

Mil varas de nardos para la Patrona

  • El precio de cada tallo es de 1,20 euros · La familia Ramos se encarga del exorno

Con nardos y puestos por la familia Ramos. La Virgen de los Reyes irá exornada en la procesión de mañana con alrededor de mil varas de esta flor típica de verano. Sólo un año en la procesión de agosto llevó un adorno diferente. "No había nardos en esa ocasión  y se montaron gladiolos. El día 15 siempre va igual, otra cosa son las salidas extraordinarias en las que, por la fecha, se suelen poner otras flores", explica José Ramos, quien con su hermano Manuel, hijos del mítico José Ramos Ramitos, son los encargados de ponerle las flores a la Patrona de la ciudad y su archidiócesis.

Es la tercera generación de esta saga de floristas la que actualmente trabaja en el exorno de la Virgen de los Reyes: "No se cuantos años pueden ser ya. Por lo menos entre 65 y 70. Empezó mi abuelo, al que desde muy pequeño acompañaba mi padre". Los hermanos Manuel y José también comenzaron desde muy jóvenes ayudando en el negocio familiar. "Mi hermano Manolo desde los 14 años o así, y yo desde los 16 ó 17", afirma José.

Este año, la temporada del nardo se ha retrasado. Los que lleva la Virgen de los Reyes son andaluces, "de Aracena, de Cabra, de Motril... vamos viendo cuáles son los de mejor calidad y una semana antes de la procesión hacemos el pedido". El precio de la vara esta temporada está en 1,20 euros, pero varía según la calidad y el tamaño de la flor: "Hay tres tipos. El normal a 1 euro, el mediano a 1,20 y el extra a 1,50. No es una flor excesivamente cara".

Las piñas de la Virgen, además de nardos, van completadas con claveles para darle la forma redondeada y blanquear los huecos: "El nardo da mucho olor pero es pequeño. Así conseguimos proporcionarle un fondo blanco".

Para estos floristas es un privilegio poder encontrarse año tras año con la Patrona. Atesoran infinidad de anécdotas junto a la Virgen y se acuerdan de cómo ha ido cambiado la liturgia de la víspera del Día de la Virgen: "Han variado mucho las costumbres. Cada año nos acordamos de las personas que ya no están. Nuestra gente, los empleados de la Catedral. Antes no había vigilantes. Sólo queda uno de los sacristanes antiguos".

Lo que no cambia es la manera de exornar a la Virgen: "Desde hace 15 años hasta ahora se ha bajado el volumen de los macizos 2 veces porque eran muy grandes, pero la composición siempre es la misma, sino se perdería la esencia".

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios