Sevilla

Asaltan en la misma noche dos comercios del centro de Sevilla

  • En ambos robos se fracturaron los cristales, uno con una pieza de una alcantarilla y otro con un adoquín

  • Uno de los asaltos fue en una tienda de la calle Rivero, junto a Cuna, y el otro en la farmacia de Argote de Molina  

Estado en que quedó la puerta de la tienda Petit tras el robo.

Estado en que quedó la puerta de la tienda Petit tras el robo. / M. G.

Dos comercios del centro de Sevilla han sufrido robos con fuerza durante las últimas horas. El primero de ellos fue una farmacia de la calle Argote de Molina, donde el ladrón utilizó un adoquín para reventar los cristales del establecimiento y acceder al interior. No se llevó dinero pero sí productos cosméticos y perfumes. El segundo negocio asaltado fue la tienda Petit, ubicada en la calle Rivero, junto a Cuna, y dedicada a los complementos de bebés y niños. 

Este robo se produjo ya con las primeras luces del día, a las ocho menos veinte de la mañana, si bien el autor o autores podrían estar acechando desde varias horas antes para seleccionar el momento oportuno en el que entrar a robar. El delincuente utilizó una pieza de hierro de una alcantarilla para romper el cristal de la puerta y colarse en el interior. Sustrajo una pequeña cantidad de dinero que había en la caja y se marchó.

La puerta de la farmacia de Argote de Molina, tras el robo, y el adoquín con el que rompieron el cristal. La puerta de la farmacia de Argote de Molina, tras el robo, y el adoquín con el que rompieron el cristal.

La puerta de la farmacia de Argote de Molina, tras el robo, y el adoquín con el que rompieron el cristal. / M. G.

La alarma del local no saltó, por lo que los responsables de la tienda no tuvieron conocimiento del robo hasta las nueve de la mañana, cuando una mujer que pasaba por la calle se percató de los cristales rotos y llamó a una patrulla de la Policía que iba por la calle Sierpes. La Policía localizó a los dueños del negocio y los avisaron de lo ocurrido.

La responsable del establecimiento ha explicado a este periódico que las cámaras de seguridad del local muestran actividad en la calle durante toda la noche. Algo sorprendente para tratarse de una calle de poco paso y con el toque de queda aún vigente. En los vídeos aparece primero, sobre las dos y media de la mañana, una persona que merodea por la tienda y observa su interior. Se va hacia la puerta y coloca algo, probablemente una pegatina o señal en el cristal.

Luego vienen dos personas que se comportan también con una actitud sospechosa, hasta que por fin, sobre las siete y cinco minutos, aparece la persona que terminaría entrando en el local. La mujer lo describe como un hombre de mediana edad, alto, delgado y vestido de negro, con los lados de la cabeza rapados y pelo en el centro. Parece como si hablara por el móvil por unos auriculares, hasta que da un golpe fuerte a la puerta y comprueba que la alarma no salta. Poco después vuelve con la pieza de alcantarilla y la coloca cerca de la tienda.

La puerta del negocio, destrozado. La puerta del negocio, destrozado.

La puerta del negocio, destrozado. / M. G.

Sobre las ocho menos veinte minutos se comete finalmente el robo. El hombre destroza los cristales de la puerta con la pieza de la alcantarilla. En ese momento se cruza con un joven en bicicleta que no hace nada por impedir el robo ni por llamar a la Policía. El delincuente entra en la tienda y va directo a la caja, de donde sustrae algo de dinero que había en el interior. Luego se marcha tal como llegó.

En el caso de la farmacia de Argote de Molina, el ariete utilizado fue un adoquín. También fue una sola persona la que cometió el robo, al menos la que entró en la botica. Dio varios golpes hasta romper los cristales y accedió al interior del comercio. A diferencia del otro caso, no se dirigió a la caja sino al lugar en el que estaban los perfumes y cosméticos más caros. Cargó todo lo que pudo y se marchó. Ese robo fue antes del de la tienda Petit, poco antes de las cinco de la mañana.

La Policía Nacional ha abierto una investigación sobre ambos robos. Un equipo de la Policía Científica ha inspeccionado ambos negocios. En la farmacia ha encontrado restos de sangre del asaltante, que se cortó con los cristales de la puerta. Ahora se están cotejando estos vestigios biológicos para comprobar si el perfil genético del delincuente se encuentra en las bases de datos de la Policía.

La propietaria de Petit lamentó que el robo se produjera tras el primer día en que pudieron abrir por la tarde, después de las restricciones impuestas por la Junta para frenar la expansión del covid-19, y que casualmente el asalto coincidiera con un buen día de ventas, algo poco habitual "con la que está cayendo". De hecho, la calle Cuna, muy cercana a la tienda, es una de las vías del centro de Sevilla más golpeadas por la crisis económica, al menos en cuanto a número de comercios que han tenido que echar el cierre.

El ladrón, durante el robo en Petit. El ladrón, durante el robo en Petit.

El ladrón, durante el robo en Petit. / M. G.

Petit es una coqueta tienda dedicada a la decoración, mobiliario y regalos para niños y bebés. Precisamente tiene su fachada casi entera de cristal y unos cuidados escaparates. Su propietaria recuerda que muchos de los artículos que venden son de fabricación propia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios