Sevilla

Fallece la fundadora de la Asociación Zaqueo que trabaja por la reinserción de los presos

Carmen Sánchez era religiosa de la orden de las Adoratrices de Sevilla.

Carmen Sánchez era religiosa de la orden de las Adoratrices de Sevilla. / Asociación Zaqueo

La hermana Carmen Sánchez, fundadora de la Asociación Zaqueo, ha fallecido por causas naturales, debido a su avanzada edad, cercana a los noventa años. La religiosa de la orden de las Adoratrices de Sevilla dedicó su vida a “sus queridos chicos de la cárcel”, como ella los llamaba. La entidad trabaja por la reinserción social de presos desde 1996.

La actual presidenta de la Asociación Zaqueo, Inmaculada Ruiz Lasida, ha señalado su total agradecimiento a Carmen, que murió el jueves de la semana pasada. “Desde aquí queremos agradecerle tanto bueno que ha aportado a la vida de los sevillanos, creando una asociación que lleva impregnada todos tus valores y apuesta por la reinserción social de los presos”.

La hermana Carmen Sánchez era una persona incansable a la hora de trabajar y ayudar a los demás.. Para ella toda hora era buena para levantar un teléfono si hiciera falta, independientemente de la hora que fuera y a quien hiciera falta llamar.

Lasida destaca que la hermana Carmen “ha logrado una Sevilla más solidaria justa y comprometida, una ciudad que, gracias a Carmen, hoy tiende puentes de acogimiento y comprensión hacia la población reclusa”.

La asociación señala de su vida que Carmen se desvivía por ayudar a la población reclusa y no paró hasta conseguir que se hiciera esta asociación Zaqueo, que trabaja para tratar de dar un hogar y cuidar de estas personas como una familia. Y señala que la asociación no existiría sin la tenacidad, ilusión y optimismo de Carmen.

A Carmen no había nada que se le resistiera. Si había que esperar a que un juicio terminara para hablar con el fiscal o con algún magistrado para pedirle ayuda, no importaba el tiempo, y allí, esperándolos, podían pasar las horas porque lo importante era ayudar a sus chicos.

Carmen pensaba que todo el mundo tenía derecho a equivocarse y a tener una oportunidad para redimirse. En su gran corazón los tenía adoptados a todos, y nunca era bastante para ellos, añade la asociación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios