Sevilla

Atracan un supermercado a mano armada y se dejan olvidado el botín

  • Los delincuentes llegaron a herir con un cuchillo a un empleado y a disparar un tiro al techo antes de marcharse sin el dinero.

Un supermercado de la cadena Día en San Jerónimo fue el escenario de un atraco que bien podría haber sido el hilo argumental de una película cómica. Los atracadores irrumpieron armados con una escopeta de caza y un arma blanca en el establecimiento, pero huyeron sin percatarse de que se habían dejado olvidado el botín dentro del local. La Policía Nacional está buscando a los autores del suceso, que llegaron a herir a uno de los empleados del supermercado y a disparar un tiro al techo.

Los hechos ocurrieron sobre las ocho y media de la tarde del pasado viernes 4 de enero. Aún existe cierta confusión sobre lo ocurrido, ya que algunos testigos aseguran que eran cuatro los atracadores mientras que otros afirman que eran tres. Todo apunta que eran tres los que entraron en el supermercado, si bien un cuarto pudo quedarse fuera haciendo labores de vigilancia. Todos ellos iban con el rostro cubierto, según algunas versiones con unos pasamontañas y según otras con bragas de motorista. Dos de los delincuentes iban armados, uno con una escopeta de caza y el otro con un arma blanca, que según los testigos podría tratarse de un cuchillo jamonero.

Tras irrumpir en el establecimiento, los ladrones se dirigieron a uno de los cajeros y le pidieron que abriera la caja registradora tras amenazarle. Al ver que el trabajador tardaba en obedecer sus órdenes, el asaltante que portaba el cuchillo, que se encontraba muy nervioso según los testigos, asestó al cajero una puñalada en el brazo, que le causó una herida por la que tuvo que ser hospitalizado posteriormente. El de la escopeta, mientras tanto, disparó un tiro al aire para reforzar las amenazas.

Así consiguieron que les abrieran la caja registradora. El que portaba el cuchillo acercó un cubo de basura para llenarlo con los billetes de la caja. Según informaron a este periódico fuentes judiciales, los testigos aseguraron que los ladrones se mostraron en todo momento muy nerviosos. Tanto es así que cuando ya habían conseguido llenar el cubo de billetes, forzaron al empleado a que les entregara el cajón en el que ya sólo quedaban las monedas.

Para cogerlo, el atracador que portaba el cubo con los billetes lo dejó en el suelo y se olvidó de él. Los delincuentes salieron del supermercado creyendo que llevaban el botín consigo y sólo se percataron de que únicamente portaban el cajón con las monedas cuando se encontraban ya en la calle y se disponían a emprender la huida en dos ciclomotores. Al ver que se habían olvidado el dinero en el interior del local, e intuyendo que la Policía ya estaba en camino, el ladrón que portaba el cajón con las monedas lo arrojó contra la puerta, posiblemente llevado por la rabia que le causaba el fatal olvido.

Varios patrulleros de la Policía Nacional se presentaron en el supermercado instantes después y tomaron declaración a los empleados y clientes que se encontraban en el interior del mismo durante el fallido golpe. Con las descripciones aportadas por los testigos acerca de la fisonomía de los delincuentes y de los vehículos empleados en la huida, los agentes tratan de identificar a los autores del atraco. A la hora de cierre de esta edición aún no había sido detenida ninguna persona relacionada con este hecho. Otro detalle que se está investigando es el arma de fuego empleada en el delito, que aún se desconoce si lo que disparó fue un tiro real o uno de fogueo. El empleado que recibió el corte en el brazo tuvo que ser trasladado a un centro hospitalario, donde fue atendido de su lesión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios