Sevilla

Autismo Sevilla impulsa un proyecto pionero de viviendas tuteladas

  • El primer piso cuenta con dos usuarios que han avanzado en calidad de vida y autonomía

La asociación Autismo Sevilla presentó ayer un proyecto pionero, en el ámbito nacional, para lograr la autonomía de personas afectadas por trastornos del espectro autista. El proyecto se centra en facilitar pisos tutelados a personas con autismo con un alto grado de funcionalidad y a afectados por el síndrome de asperger. El objetivo es facilitar su independencia así como su inclusión sociolaboral. Cuando llegan a la edad adulta los afectados por estos trastornos sólo tienen la opción de conseguir una plaza en residencias para personas con gran discapacidad, un entorno que les lleva al aislamiento y en el que no logran desarrollar sus capacidades.

El proyecto piloto ha contado con fondos de la Junta de Andalucía a través de las subvenciones a la dependencia y de Emvisesa, que ha cedido dos pisos a Autismo Sevilla. Eduardo Álvarez y Guillermo Ramírez son los primeros beneficiarios de este recurso. En el piso tutelado cuentan con el apoyo de profesionales especializados que trabajan como mediadores para lograr que sean autónomos en la vida diaria. El director del proyecto, Luis Arenas, explicó que ambos han avanzado en desarrollo personal y en calidad de vida. Una de las principales inquietudes de los padres de estos jóvenes es el futuro que les espera cuando ellos falten. "Este servicio me ha cambiado la vida. Saber que será capaz de resolver problemas; que podrá salir él mismo adelante cuando faltemos", explica Inmaculada Cónsul, madre de Eduardo, que a sus 49 años ha dejado el hogar materno para vivir en el primer piso tutelado en Sevilla para personas con trastornos del espectro autista. Eduardo convive con Guillermo, de 24 años, quien hasta ahora se encontraba en una residencia. Ambos se han convertido en un ejemplo de los avances que se pueden alcanzar mediante recursos orientados a facilitar una vida plena a personas con estos trastornos. "Ante la creciente detección de autismo con un alto grado de funcionalidad son necesarios más recursos para su inclusión social", comentó ayer Mercedes Molina, presidenta de Autismo Sevilla.

Se estima que el autismo afecta a uno de cada 150 recién nacidos. El 25% de los casos de este trastorno tienen un alto grado de funcionalidad, de modo que, con apoyo especializado, pueden desarrollar capacidades y autonomía. Para ellos los pisos tutelados se perfilan como "un servicio necesario, y que deberían ser concertados, para otras personas que se encuentran en la misma situación de Eduardo y Guillermo", explica Inmaculada, la madre de Guillermo. Cada plaza en un piso tutelado supone unos 600 euros que son soportados por las familias y Autismo Sevilla.

Al acto de presentación de este proyecto acudió Gonzalo Rivas, director general de Personas con Discapacidad en la Junta de Andalucía, quien explicó que la administración sanitaria "está estudiando el modo de incluir este recurso dentro de la cartera de servicios concertados para las personas con discapacidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios