Impacto económico del Covid-19

Un ‘roto’ superior a los 50 millones

  • La pandemia provoca una merma de ingresos en Tussam de 14 millones y genera un coste de 13,4 en gasto social, desinfecciones y compra de material

Fachada trasera del Ayuntamiento de Sevilla. Fachada trasera del Ayuntamiento de Sevilla.

Fachada trasera del Ayuntamiento de Sevilla. / Juan Carlos Muñoz

Un agujero económico en las arcas municipales. La crisis sanitaria provocada por el Covid-19 ha supuesto ya para el Ayuntamiento de Sevilla una merma que supera los 50 millones de euros entre el gasto para ayudar a más de 35.000 familias y la bajada de ingresos por exenciones fiscales o la reducción de los usuarios en los transportes públicos.

Los datos económicos del gobierno socialista hasta el 31 de mayo apuntan que el gasto para contratos de emergencia social, desinfecciones o compra de material es de 13,4 millones de euros. La atención social puesta en marcha desde el inicio de la crisis sanitaria alcanza ya a más de 35.000 unidades familiares en garantía alimentaria y a más de 630 personas sin hogar.

Este disparado gasto se complementa con lo que el Consistorio ha dejado de ingresar desde mitad de marzo, más de 40 millones de euros. En estos datos económicos se detalla las reducciones de ingresos por exenciones fiscales a 31 de mayo en tasas como la basura, veladores, ocupación de vía pública o mercados por 4,2 millones de euros. A esto hay que sumar las pérdidas de ingresos por reducción de los usuarios en el transporte público, la suspensión de actividad cultural y deportiva, o la caída de recaudación tributaria. En total son 36 millones de euros, de los cuales 14 corresponden con Tussam, seis a otras empresas municipales y 16,5 con organismos autónomos.

Desde el equipo de Juan Espadas sostienen que los gastos y la reducción de ingresos completa al cierre de 2020 está pendiente de distintos factores ante la situación de inestabilidad e incertidumbre en este ejercicio. Los técnicos aguardan para la planificación presupuestaria la decisión en torno al superávit, la flexibilidad en el déficit, las posibles transferencias y fondos extraordinarios, y la realización de modificaciones presupuestarias en las que se trabaja teniendo en cuenta que están blindados los fondos necesarios para los sueldos de los funcionarios, Bienestar Social, Empleo y activación económica e inversiones públicas en distintos barrios de la ciudad.

La Delegación de Hacienda apunta que el Ayuntamiento ha registrado un superávit de 94,4 millones de euros en 2019, una cuantía cuyo uso espera que sea flexibilizado por el Estado para poder ser empleado principalmente a medidas que permitan atajar las consecuencias de la pandemia. Además, existe un acumulado de tesorería de 58,3 millones y un saldo en las cuentas bancarias municipales (a día 12 de mayo) de 115,7 millones, de los que unos 65 millones corresponden a cuentas corrientes y 50 millones a depósitos a plazo fijo.

Ante la preocupación de la oposición de que esos fondos de entidades locales pudieran ser gestionados directamente por el Estado, el gobierno socialista entiende que esa posibilidad son rumores, dejando claro que el Ejecutivo de Pedro Sánchez no ha comunicado ningún tipo de acción que vaya a hacer con el superávit de los ayuntamientos y que siempre han defendido que esas cuantías sirvan para realizar un Plan Marshall para los municipios que afrontan esta crisis.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios