Sevilla

El Ayuntamiento de Sevilla lleva año y medio sin derribar obras ilegales en el Polígono Sur

  • Urbanismo tiene pendiente unas 150 demoliciones de muros, patios y quioscos en Martínez Montañés y Murillo

  • El Comisionado elabora un informe muy crítico con Disciplina Urbanística, que no responde a sus comunicaciones

Una excavadora derriba un patio ilegal en las Tres Mil en el año 2005, en la primera operación de derribo. Una excavadora derriba un patio ilegal en las Tres Mil en el año 2005, en la primera operación de derribo.

Una excavadora derriba un patio ilegal en las Tres Mil en el año 2005, en la primera operación de derribo. / D. S.

El Ayuntamiento de Sevilla lleva un año y medio sin derribar ni una sola de las muchas construcciones ilegales que hay en el Polígono Sur. Actualmente el servicio de Disciplina Urbanística de la Gerencia de Urbanismo tiene pendiente de ejecución unas 150 intervenciones para demoler patios, muros y quioscos edificados de manera ilegal. Sin embargo, desde agosto de 2019 no se ha derribado un solo ladrillo, lo que ha derivado en una imagen de impunidad que poco ayuda a la normalización del barrio. 

Así consta en un informe elaborado por la Oficina del Comisionado para el Polígono Sur, al que ha tenido acceso este periódico. Este documento constata que desde que tomó posesión del cargo Jaime Bretón, en agosto de 2019, la inacción de la Gerencia de Urbanismo en esta materia ha sido total, sin que nadie del Ayuntamiento haya ofrecido una explicación al comisionado.

"En el Polígono Sur existen muchas construcciones de patios, puertas de acceso a viviendas, ventanas abiertas en fachadas, carpas de gran porte que ocupan la vía pública, enseres, vallados, quioscos, acumulación de animales en algunas construcciones ilegales que, como es lógico, incumplen las normas urbanísticas por cuyo cumplimiento el Ayuntamiento de Sevilla tiene obligación de velar", expone el documento del Comisionado, que recuerda que en zonas desfavorecidas "la proliferación de incumplimientos de normas es muy habitual". "Además, ejerce un efecto llamada para la transgresión de normas. Si no se ve actuación alguna, el fenómeno va progresivamente aumentando".

Varios bloques de pisos de Las Tres Mil Viviendas , en el Polígono Sur, en una imagen reciente. Varios bloques de pisos de Las Tres  Mil  Viviendas , en el Polígono Sur, en una imagen reciente.

Varios bloques de pisos de Las Tres Mil Viviendas , en el Polígono Sur, en una imagen reciente. / José Ángel García

El Comisionado recuerda que el servicio de Disciplina Urbanística tiene por fin "garantizar el cumplimiento de la legalidad urbanística de los usos del suelo y actuar sobre los procesos de urbanización y edificación". En el caso del Polígono Sur, se utiliza "para aquello que suponga una transgresión a las normas en esta materia". Para ello, se encauzan procedimientos administrativos que devuelvan la legalidad a lo transgredido. "Es también una medida de convivencia social, de mantenimiento de la seguridad pública y de normativa cívica que todo ciudadano debe cumplir".

El departamento que dirige Jaime Bretón pide un esfuerzo a la Gerencia de Urbanismo y le exige una "continuidad en las actuaciones, porque si se demoran demasiado, la sensación de impunidad es total". "Pedimos un mayor esfuerzo, inspecciones continuas, agilizar los trámites que en muchas ocasiones prescriben por la tardanza de los procedimientos administrativos. Creemos necesaria una mayor implicación en estos barrios para la demolición y desaparición de construcciones ilegales, quioscos, carpas y todos los elementos. Si no se eliminan pronto, se produce tal efecto social de impunidad que terminan multiplicándose. Nos preguntamos si esto se permitiría en San Bernardo, Nervión o Los Bermejales. La respuesta es claramente no", explica Bretón a este periódico.

El informe del Comisionado hace un repaso histórico a la lucha contra las edificaciones ilegales en el barrio. "Infracciones urbanísticas como la construcción de patios y puertas ilegales en los bajos de pisos de Murillo, Letenías y Martínez Montañés, o la colocación de quioscos ilegales en la vía pública o en los bajos de algunos bloques de viviendas, han contribuido históricamente en el Polígono Sur a favorecer las actividades ilícitas y extender el clima de impunidad en el barrio".

Jaime Bretón Jaime Bretón

Jaime Bretón / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

Por ello, Bretón considera que las intervenciones del servicio de Disciplina Urbanística "fueron de especial relevancia durante el desarrollo del Plan Integral, ya que gracias a su implicación y agilidad con los procedimientos se consiguieron frenar una gran cantidad de estas irregularidades urbanísticas y contrarrestar la sensación de impunidad". Por ejemplo, cuando se inició el Plan Integral, el recuento de patios ilegales ascendía a casi 400, de los que se llegaron a demoler 270.

Esto fue hasta el año 2011. A partir de esa fecha y durante los años siguientes, apenas hubo más intervenciones de Disciplina Urbanística. Éstas se retomaron en los años 2015 y 2016 con la demolición de algunos patios reconstruidos y de vallados efímeros o provisionales, así como la retirada de quioscos de la vía pública. 

Desde que el comisionado fue nombrado, el 29 de agosto de 2019, Urbanismo no ha hecho ninguna intervención contra las construcciones irregulares, a pesar de que se han seguido edificando patios, abriendo puertas secundarias en los bloques e instalando puestos ilegales. Bretón dice desconocer por qué Urbanismo lleva sin intervenir casi un año y medio, y además lamenta una "falta de comunicación y respuesta a los informes de necesidades de intervención" que les envía el Comisionado.

Habitación ilegal en la zona de los Amarillos, en la barriada de Murillo. Habitación ilegal en la zona de los Amarillos, en la barriada de Murillo.

Habitación ilegal en la zona de los Amarillos, en la barriada de Murillo. / M. G.

El documento hace un repaso de las obras más urgentes, que llevan tiempo siendo requeridas a Disciplina Urbanística, pero para las que sigue sin haber respuesta. En la barriada Martínez Montañés, la zona más deprimida del Polígono Sur, que se conoce popularmente con el sobrenombre de Las Vegas, han de demolerse 20 quioscos ilegales construidos en los bajos porticados de algunos bloques. Algunos de ellos tienen orden de derribo desde 2018, que no se han ejecutado. 

El Comisionado apunta que mantuvo una "única reunión" con la jefatura de Disciplina urbanística en noviembre de 2019, un encuentro celebrado en la Gerencia de Urbanismo. "Se nos llegó a comunicar que al menos entre 8 y 10 de estos quioscos sólo estaban pendientes de autorizaciones judiciales y que sólo tardarían unos pocos meses en este trámite".

El informe apunta una teoría con ciertas connotaciones políticas de por qué se ha retrasado tanto esta actuación. "Quizás la intervención de demolición de estos quioscos en la barriada de Martínez Montañés se haya frenado ante la complejidad del procedimiento desde la Gerencia de Urbanismo, sabiendo que el propietario del suelo y de los bloques de viviendas donde construyen ilegalmente estos puestos es AVRA (Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía), y por tanto esta agencia podría dar órdenes de demolición en muy poco tiempo y con procedimientos mucho más rápidos".

Suciedad y abandono en el Polígono Sur. Suciedad y abandono en el Polígono Sur.

Suciedad y abandono en el Polígono Sur. / Antonio Pizarro

El documento añade que la Oficina del Comisionado envía desde hace tres años, aproximadamente cada seis meses, información al Servicio de Disciplina Urbanística "sobre la evolución de la construcción ilegal de estos quioscos, que son una fuente de insalubridad, ruidos y alteraciones graves de la convivencia por las tardes y noches en Martínez Montañés". 

En el caso de la barriada de Murillo, "aunque hay muchas irregularidades urbanísticas", el Comisionado pone su énfasis en cinco "indisciplinas" que llevan asociadas graves problemas de convivencia. "El problema de este tipo de indisciplinas en el Polígono Sur es que contagian rápidamente a otras familias disruptivas, que realizan la misma actuación y por tanto se multiplican las indisciplinas rápidamente ante la permisividad de la Gerencia de Urbanismo y con la correspondiente prescripción de actuaciones por el transcurso del tiempo", apunta el informe.

La primera de estas irregularidades es una puerta abierta en un piso de la calle Victoria Domínguez Cerrato, 1, en la zona conocida como Los Rojos por el color predominante en las fachadas, donde una familia "muy conflictiva compró ilegalmente un bajo en un bloque que estaba completamente normalizado, con personas mayores en su gran mayoría". Esta familia abrió una puerta ilegal en enero de 2020 y desde entonces el Comisionado ha comunicado el caso a Urbanismo en al menos tres ocasiones, sin obtener respuesta alguna.

Otra familia conflictiva de Los Verdes ha vuelto a levantar un muro de hormigón hace unos meses, en la fachada de su piso bajo que mira hacia el colegio Andalucía, en la plazoleta Don Juan Tenorio. Es un cerramiento que empezó con unos cuantos bloques de hormigón en un único tabique, después continuó en forma de L y "actualmente parece que están realizando el cierre completo". También se comunicó desde enero de 2020 y no hubo respuesta. 

La tercera indisciplina es un patio en la zona del bloque 7 de la calle Platero y Yo, en la zona de los Marrones. "Es un vallado efímero que ha instalado una familia que origina muchos ruidos y problemas de convivencia por las noches. Además, amenazan e insultan a los vecinos que viven en el bloque cuando les piden que guarden silencio por las noches. Recientemente han instalado también una perrera donde tienen un perro de presa dogo argentino".

Una vecina de las Tres Mil Viviendas pasea por la calle. Una vecina de las Tres Mil Viviendas pasea por la calle.

Una vecina de las Tres Mil Viviendas pasea por la calle. / Antonio Pizarro

En el número 3 de la misma calle, hay dos patios colindantes con otro bloque. "Son dos cerramientos nuevos metálicos de color negro, hechos por la misma familia que ha comprado dos bajos en este edificio".

Por último, en la plazoleta El Basilisco, en Los Amarillos, se ha empezado a construir una habitación en plena calle. La semana pasada, "los infractores rompieron el muro del bloque que da hacia la calle y están construyendo dos tabiques para hacer lo que al principio parecía un cerramiento pero ahora se ha convertido en una habitación, habiendo instalado también una persiana". Es la primera construcción de este tipo que se detecta en el Polígono Sur en 16 años.

El informe del Comisionado concluye recordando que hay otras demoliciones de patios y vallados pendientes desde febrero y marzo de 2020. En total quedan por hacer unas 150 actuaciones, de las que 130 son derribos de patios ilegales en Murillo y 20 eliminaciones de quioscos ilegales en Martínez Montañés. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios