Sevilla

El Ayuntamiento delimitará e investigará dos nuevas fosas en el cementerio

  • Se trata de las fosas comunes del Monumento y Antigua, donde descansarías los restos de más de 13.000 personas, entre ellas unos 3.500 represaliados.

La edil Adela Castaño durante la presentación de los trabajos. La edil Adela Castaño durante la presentación de los trabajos.

La edil Adela Castaño durante la presentación de los trabajos. / M.G.

Tras la delimitación e investigación del espacio de Pico Reja del cementerio hispalense de San Fernando, que albergaría los cadáveres de al menos 1.103 represaliados de la Guerra Civil, el Ayuntamiento de Sevilla ha aprobado ahora la contratación de los trabajos correspondientes a la delimitación, señalización e investigación inicial de las fosas comunes bautizadas como Monumento y Antigua, donde descansarías los restos de más de 13.000 personas, entre ellas unos 3.500 represaliados.

La concejal de Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Sevilla, Adela Castaño (PSOE), encargada de los asuntos en materia de memoria histórica, ha celebrado este lunes una rueda de prensa junto al historiador José Díaz Arriaza, para dar cuenta de la inminente licitación de los contratos destinados a la delimitación, señalización e investigación arqueológica inicial de las fosas comunes de Monumento y Antigua, en el Cementerio municipal de San Fernando.

Estas contrataciones continúan la labor iniciada con la delimitación y prospecciones impulsadas en la fosa de Pico Reja, donde descansarían los restos de 1.103 personas represaliadas por las tropas sublevadas desde el comienzo del alzamiento militar, hasta el 31 de agosto de 1936, incluyendo miembros de la corporación municipal de la época, algunos alcaldes e incluso diputados.

En concreto, la fosa de Monumento, de 159 metros cuadrados, acogería según el historiador José Díaz Arriaza 7.440 cadáveres enterrados desde septiembre de 1936 a enero de 1940, incluyendo unas 3.000 personas represaliadas por ejecuciones o fallecidas por enfermedades o hambre en las cárceles de Sevilla. En el caso de la fosa Antigua, de menores dimensiones, acogería 5.596 cuerpos depositados entre febrero de 1940 y junio de 1942, incluyendo los restos de unos 500 represaliados.

En ese sentido, han precisado que estas fosas no sólo acogen los restos mortales de personas víctimas de la represión posterior al alzamiento militar de 1936, sino además los cadáveres de muchas personas desfavorecidas o sin recursos fallecidas en aquella época.

Equipos especializados

En cualquier caso, las nuevas contrataciones ahora aprobadas por el Ayuntamiento por unos 68.000 euros están destinadas a conformar dos equipos de siete personas, uno para cada uno de las dos fosas ya descritas, en ambos casos con un antropólogo, dos arqueólogos, un historiador, dos operarios y un delineante, para delimitar y señalizar tales fosas y acometer las prospecciones iniciales. El objetivo es que este proyecto, con un plazo de ejecución de dos meses, pueda ejecutarse en el último trimestre del año.

"Seguimos avanzando en el cumplimiento de los objetivos que nos marcamos para situar las políticas de memoria histórica de nuevo en la agenda del gobierno de la ciudad, por primera vez con partidas presupuestarias estables, y de la mano de las asociaciones memorialistas y de los expertos e investigadores que tanto han trabajado para lograr justicia y reparación", ha defendido la edil del PSOE.

Además, Adela Castaño ha dado cuenta de que tras la primera recogida de muestras de ADN para comenzar la labor de identificación de los cuerpos localizados en la fosa de Pico Reja, en septiembre se abrirá una nueva convocatoria para recoger nuevas muestras, pues continúan llegando las solicitudes de personas que sospechan que alguno de sus familiares podría estar enterrado en la citada fosa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios