Distrito Sur

Bami estrena ahora el aparcamiento subterráneo que se adjudicó en 2006

Inauguración del aparcamiento de Rafael Salgado de Bami Inauguración del aparcamiento de Rafael Salgado de Bami

Inauguración del aparcamiento de Rafael Salgado de Bami / José Angel García (Sevilla)

El barrio de Bami asistió este viernes al estreno del aparcamiento de la Plaza Rafael Salgado que ha dado grandes dolores de cabeza al Ayuntamiento de Sevilla. La obra se adjudicó en 2006 por la Corporación (PSOE-IU) de Alfredo Sánchez Monteseirín a la empresa Aparcamientos y Equipamientos (Equipark), rebautizada después como Resipark, pero esta se declaró en concurso de acreedores y dejó pendiente de rematar la obra.

La constructora Equipark (Resipark) se declaró en concurso y dejó sin rematar la obra

El gobierno de Juan Espadas ha logrado desbloquearla y ponerla en servicio. Cuenta con 600 plazas: 248 son rotatorias y reservadas para trabajadores y 313 para residentes, distribuidas en cuatro plantas. La mayor parte son para coches (561) y 58 para motos. Los residentes pueden comprar plazas y disponen de abonos de distinto tipo para vecinos, trabajadores y personal sanitario del Hospital Virgen del Rocío.

Las plazas empezarán a ponerse en servicio el lunes día 6 con la apertura de la primera planta. De forma progresiva, conforme avancen los niveles de ocupación, se habilitarán las otras tres plantas.

Para finalizar esta obra el Ayuntamiento aprobó una concesión administrativa a Aussa, la empresa que gestiona otros aparcamientos públicos y la zona azul de la ciudad. Aussa (con parte de capital municipal) es quien lleva la explotación de este aparcamiento.

La empresa ha realizado una inversión de 2 millones de euros para adecuar el aparcamiento y ha cumplido con los plazos previstos de apertura, con la única interrupción de las semanas del decreto de alarma por la crisis sanitaria.

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, el delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, y la delegada del distrito Sur, Marisa Gómez, inauguraron este viernes el aparcamiento junto con el gerente de Aussa José Carlos Cabaleiro. Las obras han finalizado esta semana de forma que a partir del lunes día 6 de julio empezará la ocupación y comercialización del servicio de forma progresiva.

“Este aparcamiento subterráneo es un compromiso del gobierno de la ciudad con residentes y trabajadores del barrio y con el hospital Virgen del Rocío. Después de años de la obra paralizada y bloqueada conseguimos reactivar el proyecto y hoy ya es una realidad”, explicó Espadas, quien destacó el trabajo en los últimos años para poner en marcha este proyecto y la respuesta de Aussa a la convocatoria pública para la concesión.

El portavoz de Ciudadanos Álvaro Pimentel señaló que el retraso en acabar esta obra se debe a “una nefasta gestión del proyecto por parte de los últimos gobiernos municipales del PSOE y del PP”

Desde Ciudadanos, su portavoz en el Ayuntamiento Álvaro Pimentel reclamó al equipo de gobierno del PSOE que “aprenda de los errores” en el proceso de licitación, adjudicación y apertura de este aparcamiento de la Plaza Rafael Salgado para que “no se vuelvan a repetir en otro barrios de la ciudad”. Lamentó que los vecinos “hayan tenido que esperar más de una década para empezar a hacer uso de una infraestructura muy necesaria”, cuyo retraso se debe a “una nefasta gestión del proyecto por parte de los últimos gobiernos municipales del PSOE y del PP”.

Las obras que quedaban por acabar se han prolongado durante un año y se han culminado en el primer semestre de 2020 como estaba previsto.

El aparcamiento subterráneo, con una superficie de 16.760 metros cuadrados. Dada la situación de crisis sanitaria, abrirá sus puertas con un protocolo de medidas de seguridad y prevención reforzadas por la proximidad con el centro hospitalario Virgen del Rocío.

¿Por qué se paralizó?

Este parking de Bami aparcamiento forma parte del lote de aparcamientos para residentes que se adjudicó en aquel mandato municipal, la mayoría de los cuales fracasaron porque su construcción era imposible: los suelos eran privados.

El de Bami fue de los pocos que sí se construyeron, pero quedó a medio hacer. La empresa se desvinculó de la obra cobrando 7 millones del Ayuntamiento por sentencia judicial.

Cuando Monteseirín dejó de ser alcalde, en 2011, Zoido intentó desbloquear este aparcamiento pero no lo logró. En 2012 su gobierno local hizo obras de emergencia para terminar el exterior y que los vecinos pudieran disponer de una plaza. El diseño de esa plaza no fue muy afortunado. Espadas quería adecentarla con presupuesto municipal, ya que no fue posible incluir en los pliegos esta obligación.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios