Sevilla

¿Biblioteca o sala de estudios?

  • El nuevo edificio abrirá sus puertas con menos de la mitad de los libros que tiene una biblioteca de barrio · Los estudiantes de la Hispalense tendrán prioridad de uso.

Comentarios 13

Continúa la apretada agenda de inauguraciones del alcalde. Ayer le tocó el turno a la nueva biblioteca Felipe González, junto a Torneo, que abrirá sus puertas la próxima semana con poco más de 4.000 libros, o lo que es lo mismo, menos de la mitad de los catálogos de las bibliotecas de barrio, un volumen que se considera insuficiente si se tiene en cuenta que prestará servicio en una zona de influencia de 100.000 habitantes. En el nuevo centro, los universitarios de la Hispalense tendrán prioridad para utilizar sus salas de estudio, según el acuerdo firmado por Monteseirín y el rector Joaquín Luque.

La fecha límite para las inauguraciones obliga a descubrir placas conmemorativas -en este caso un cristal- sin que el edificio construido esté totalmente equipado. Es lo que ocurre con la nueva biblioteca situada en el Paseo Juan Carlos I, junto al río, que ha sido titulada, a falta de letrero que lo confirme, con el nombre del que fuera presidente de Gobierno, Felipe González. El nuevo edificio, de 1.874,53 metros cuadrados construidos, abrirá sus puertas la próxima semana "de forma progresiva" con 4.194 títulos, fondos que, según el Ayuntamiento, irán engrosándose hasta alcanzar los 20.000. Sin embargo, el último centro de estas características abierto en la ciudad, el de Julia Uceda (en el barrio de la Macarena), se inauguró el 25 de enero pasado con 20.104 títulos disponibles desde esa misma fecha, cuando los libros ya contaban con el tejuelo para su catalogación, algo de lo que carecen los ejemplares que ayer estaban expuestos en las estanterías, algunas prácticamente vacías, para el acto al que acudió el tercer vicepresidente del Gobierno, Manuel Chaves.

El catálogo que se ofrece a los sevillanos en la nueva biblioteca a partir de la próxima semana supone menos de la mitad del que disponen las bibliotecas de barrio, de menor superficie, ya que la de Torneo es considerada de zona, por abarcar un mayor territorio de población. Las comparativas son muy evidentes: la biblioteca del centro cívico Los Carteros, en Pino Montano, cuenta con 12.436 libros, mientras que la de Alberto Lista, en la calle Feria, que es la más pequeña de todas, tiene disponible 8.926 títulos, más del doble de la nueva, lo que demuestra que las prisas por inaugurar este centro en la fecha marcada por la ley electoral ha provocado que no se realice con todo el equipamiento, de ahí que más que una biblioteca sea, por ahora, una sala de estudios.

Y ello pese a que la biblioteca Felipe González, al construirse con los fondos estatales del Plan 8.000, tendría que haberse inaugurado en 2009, razón por la cual se acogió a dos prórrogas que permitió que las obras terminasen antes de que finalizase 2010. Estos últimos meses han servido para equipar el centro, que incrementa la red de bibliotecas municipales hasta 14. Esta cifra, sin embargo, dista mucho de las 30 bibliotecas previstas por el Plan Director para 2014. La próxima en abrirse será la de la Ranilla.

Al acto de inauguración también acudió el rector de la Hispalense, Joaquín Luque, quien firmó un convenio con el Ayuntamiento por el que sus universitario tienen preferencia de uso de la sala de estudios. Monteseirín justificó esta prioridada sobre el resto de ciudadanos por las necesidades "temporales" de los estudiantes "ante la incomprensible paralización de la biblioteca del Prado" por parte de los tribunales. La nueva biblioteca, que ha costado al Gobierno cuatro millones de euros, acogerá a población tanto del Casco Antiguo como de Triana, así como a numerosos vecinos de localidades cercanas con terminal de autobuses en la estación de Plaza de Armas, muy cercana al nuevo centro. Durante la próxima semana abrirá de lunes a viernes, con un horario reducido, sólo de 9:30 a 14:30.

14

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios