Black Friday

El Black Friday abarrota las tiendas en Sevilla

Viernes negro de compras en Sevilla. Justo el día en que la ciudad encenderá la iluminación especial para la Navidad, el comercio vive una jornada de frenesí. El Black Friday se ha convertido ya en el pistoletazo de salida de las fiestas con numerosos ciudadanos haciendo cola desde primera hora para intentar ahorrar unos euros y evitar el bullicio de las horas punta de la jornada. Consumidores cada vez más informados dispuestos a aprovechar al máximo las ofertas.

Los descuentos en ropa, electrodomésticos, móviles, cosmética y regalos navideños son los protagonistas del desfile de bolsas que durante todo el día están transitando por las calles del centro y los centros comerciales. Guste más o menos, el Black Friday ha terminado a extenderse a toda la semana y a contagiar a todo tipo de público.

Y no sólo en el comercio tradicional y las grandes franquicias. Amazon por ejemplo, celebra el mayor Black Friday de su historia. Del 22 al 29 de noviembre ofrece a sus clientes la posibilidad de disfrutar de ocho días de ofertas. 

Algunas personas miran ropa en una tienda con descuentos por el Black Friday. Algunas personas miran ropa en una tienda con descuentos por el Black Friday.

Algunas personas miran ropa en una tienda con descuentos por el Black Friday. / Juan Carlos Vázquez

A pie de tienda, opiniones completamente encontradas sobre el impacto del Black Friday. Por un lado, los que lo defienden como una "oportunidad"; al otro, los que piensan que la jornada agresiva de ofertas "se carga el comercio pequeño", ya que "las grandes superficies tienen más posibilidades de aumentar sus descuentos y ventas que las tiendas de toda la vida".

Algunos opinan que "es un día fabricado para elevar el consumismo" y que, a diferencia de lo que opina gran parte de los clientes consultados por este periódico, no es el día de inicio de las compras navideñas porque "no tiene nada que ver una cosa con la otra". Opiniones dispares que se mueven entre el pragmatismo y la sensibilización contra el consumismo más impulsivo y casi enfermizo.

Los argumentos son claros a la hora de entrar a valorar el comercio pequeño con respecto a las grandes superficies. Para una vecina del casco histórico que esta mañana recorría los comercios de Sierpes y Tetuán, esta época es fundamental para que las pequeñas tiendas ganen un dinero considerable con el que puedan cuadrar las cuentas cuando las ventas bajen: "El comercio chico no puede competir con el grande, porque el pequeño utiliza la Navidad para aumentar sus ventas. Gran parte de sus ventas se sustentan en Navidades".

Dos jóvenes pasean por el centro al lado de una tienda con importantes descuentos. Dos jóvenes pasean por el centro al lado de una tienda con importantes descuentos.

Dos jóvenes pasean por el centro al lado de una tienda con importantes descuentos. / Juan Carlos Vázquez

También están los frustrados. Quienes no han colmado sus expectativas y no han conseguido todo lo que iban buscando. "Quería llevarme cinco prendas y al final me llevo dos", decía entre risas esta señora que caminaba con un par de bolsas en las manos.

Hay quienes se escapan incluso del trabajo para ir a ver algo de ropa: "Aprovecharé luego cuando termine la jornada pero ya voy directa y solo me compro aquello que tenga descuento".

Al otro lado están los más radicales que ven esta jornada como una forma de "americanizar España entera" y lo comparan con el día de Todos los Santos que se ha generalizado como el día de Halloween.

Opiniones como colores desde dos posiciones totalmente irreconciliables. Un Black Friday capaz de sacar a familias enteras a comprar frente a sevillanos concienciados que justo hoy hacen huelga de compras para protestar...

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios