El papel de los servicios de emergencia en la crisis del Covid-19

La experiencia de un bombero formado en Colorado, en una residencia de El Viso

  • Uno de los jefes de zona de los bomberos de la Diputación tiene formación específica en alertas biológicas

  • La crisis cogió al sistema provincial con reserva de equipos para actuar en tareas de desinfección desde el primer momento, sin requerir formación de la UME

  • Se ha actuado en un centenar de asilos, en desinfecciones periódicas que continuarán en los próximos meses

Un bombero de la Diputación se prepara para actuar en una residencia de mayores. Un bombero de la Diputación se prepara para actuar en una residencia de mayores.

Un bombero de la Diputación se prepara para actuar en una residencia de mayores. / M. G.

Hay quien opina que en las crisis, como esta pandemia, afloran los líderes que, en su escala, logran crecerse o mostrar valía. Puede ocurrir con una pequeña empresa textil de Lantejuela, que tramita en pleno estado de alarma licencia para fabricar mascarillas, o con los Bomberos de la Diputación, tantas veces noticia por los retos de organización pendientes, pero que han sido referencia ahora por la rapidez y profesionalidad con la que han incorporado protocolos para desinfectar residencias de mayores en la lucha contra el Covid-19.

Se adelantaron a la UME (Unidad Militar de Emergencias), a pesar de que ésta haya concitado los aplausos, y a diferencia de otros dispositivos  no ha requerido de la formación ajena para actuar.

Había una ventaja que ha cobrado importancia ahora: la formación de algunos de sus mandos, que ayudó a que vieran venir el problema y se hicieran con equipos para poder trabajar el primer mes, además de hacer contactos comerciales para comprar otros después.

Uno de sus sargentos y jefes de zona es Manuel Blanco. A muchos les sonará el nombre: fue uno de los bomberos sevillanos detenidos y juzgados en la isla griega de Lesbos cuando participaban en misiones de rescate de personas en el mar.

Pero lo que ha contado esta vez es la formación que tiene, muy potente, en riesgos NBQ (nucleares, biológicos y químicos), que desarrolló entre 2007 y 2008, con una beca del Gobierno americano, en Colorado, en el desierto en el que se cree que está uno de los mayores almacenes de armas químicas. "Es un entrenamiento severo y muy militar. En verano te mueres con el traje de plástico y en invierno te congelas, porque se trabaja en condiciones extremas..." Ahora, también estudia Químicas por la UNED.

Blanco es la referencia cuando hay que abordar un accidente con productos químicos. Nunca ha habido incidencias de tipo biológico, hasta el coronavirus. Ha redactado los dos protocolos que están usando los bomberos de la provincia para actuar en las tareas de desinfección en los centros exteriores y en los propios parques, para evitar los contagios entre una plantilla que procede de ciudades diferentes de Andalucía y que, por el momento, no ha sufrido ningún brote. Aunque no se le han practicado test.

El otro sargento y jefe de zona de los Bomberos de la Diputación es Diego López, que también se formó e Dallas, en EEUU, en los 90, en grandes incendios industriales. Explica que a  finales de febrero, ya se habían comprado equipos de protección individual (los famosos EPI) y de otro tipo que les permitieron trabajar durante un mes, en las tareas de desinfección que les encomendaron.

"Lo vimos venir", apunta, con cierto alivio. Pero, ¿cómo si otros responsables públicos no lo hicieron?. Ambos mandos no entran en detalles, sólo señalan que eran las noticias que llegaban de China y de Italia, que se podían haber equivocado, pero que no fue así.

Bomberos de la Diputación preparándose para desinfectar una residencia. Bomberos de la Diputación preparándose para desinfectar una residencia.

Bomberos de la Diputación preparándose para desinfectar una residencia. / M. G.

En estas semanas, la Diputación ha adquirido 100.00 kilos de hipoclorito sódico, 30 generadores de ozono, 170.000 unidades de protección, como mascarillas, guantes o buzos desechables... De forma telemática, los Bomberos de la provincia también han recibido un curso específico sobre Covid-19.

"Se detectó que el principal problema estaba en las residencias y que era ahí donde debíamos actuar de forma preferente", dice López. Primero se desinfectó en las de la Diputación, luego en el resto, empezando por los municipios menores de 20.000 habitantes, aunque las demandas se multiplicaron. Se dotó a todos los parques para que puedan hacer este trabajo y se priorizó en las guardias.

Ha ayudado el que el resto de alertas de bomberos haya bajado radicalmente, por el descenso del tráfico y el hecho de que siempre haya habido personas en las casas, lo que ha favorecido que cualquier fuego doméstico se detecte pronto y no vaya a más.

Han sido más de un centenar de centros de mayores y 200 actuaciones, sin contar las realizadas en otros espacios públicos. A lo largo de esta misma semana, cuando la tensión por la epidemia ha bajado un poco, está previsto intervenir en siete centros. Este martes, el parque de Sanlúcar ha desinfectado una residencia en Coria y el de Cantilla otra, en Villanueva del Río y Minas.

Bomberos en el interior de una residencia de mayores. Bomberos en el interior de una residencia de mayores.

Bomberos en el interior de una residencia de mayores. / M. G.

El lunes estuvieron de nuevo en la residencia San Pedro Nolasco de El Viso, donde ha habido un brote, con algún fallecido, pero que ahora está limpia de virus. Son trabajos que se repiten con cierta periodicidad, cada siete días, cada nueve, se espera ampliar en breve hasta 15. Todos los parques están preparados para ello.

Preocupación por un repunte tras la desescalada

Aunque el virus sigue ahí, según coinciden ambos, preocupados por que algunas de las escenas que hemos visto estos días puedan dar lugar a un repunte de los contagios. Blanco acude a una imagen gráfica. "Si pisas el charco,  te llevas la contaminación a otro lado...", no está controlado el problema.

Manolo Blanco hace un esquema de lo más básico cuando los servicios de emergencia deben actuar ante una emergencia NBQ: identificar el riesgo, a qué nos enfrentamos; establecer una estrategia de protección individual; zonificar (cuál es la zona caliente o contaminada, la de transición en la que se colocarán los equipos para descontaminar) y la zona fría; y establecer el tipo de intervención, ofensiva o defensiva, para intentar controlar los efectos del accidente de turno.

"En el caso del riesgo biológico, con el SARS-Cov 2, nos enfrentamos a un enemigo pequeño y que no se ve" y que no se puede detectar de forma inmediata. La forma de luchar con el mismo es la "pulcritud", el no saltarse pasos al colocarse y quitarse los equipos, resume. Se sabe que se expande a unos dos metros de la persona contagiada, por la tos o al hablar, pero que puede ir más allá en los objetos, en las pisadas...

Una intervención proporcional

¿Cómo es ese protocolo que están aplicando los bomberos de la Diputación que han pasado ya por decenas de residencias de mayores de la provincia?. Se establece también esa zona de transición, en la que se colocan los equipos y se produce el proceso para vestirse y desvestirse, sin que el virus pueda entrar o salir de ese espacio. Coordinados con los responsables de los centros, los usuarios dejan libres las zonas en las que se va actuando.

Se desinfecta con pulverizadores pequeños (de litro o litro y medio) los salones y el mobiliario; con mochilas de 20 litros eléctricas espacios mayores y el exterior con cañones, que nunca se usan en el interior. Blanco recuerda que los productos que se usan, como el hipoclorito sódico, también son muy corrosivos y muy perjudiciales para los organismos acuáticos, la proporcionalidad en su uso debe también tenerse muy en cuenta para no dejar residuos. Ya en cada parque, se vuelven a desinfectar la parte de los EPI que se pueden utilizar y se desecha lo que no.

En las residencias, rara vez los bomberos tienen contacto con los mayores, que se trasladan a otras estancias, pero también han vivido escenas emotivas de aplausos y besos desde la distancia con los que les daban las gracias.

Ambos  señalan que ahora hay que hacer el trabajo de revisión, de cómo se ha actuado y de cómo se puede mejorar en las siguientes intervenciones para que, como suele ocurrir con los Bomberos, no sean noticia porque llegan a tiempo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios