Sevilla

Cae una banda que estrangulaba a comerciantes chinos para robarles

  • Los delincuentes, de origen marroquí, empleaban la técnica del mataleón, que consiste en dejar inconsciente a la víctima

Comentarios 2

La Policía Nacional ha desmantelado una banda de delincuentes que asaltaba a comerciantes chinos mediante la técnica del mataleón. La operación se ha saldado con cuatro detenidos, todos ellos de nacionalidad marroquí, que cometieron al menos quince robos con el mismo modus operandi. Trece de ellos ocurrieron en distintas zonas de Sevilla, mientras que los otros dos fueron en la provincia de Madrid (uno en Fuenlabrada y otro en Pinto).

La técnica del mataleón consiste en agarrar a la víctima por la espalda, rodeándole el cuello con uno de los brazos hasta dejarlas inconscientes por falta de oxígeno en el cerebro. En ocasiones esta técnica puede causar lesiones cerebrales graves e incluso la muerte. Los primeros robos se cometieron en marzo de 2015. Tras más de un año de investigación, los agentes del Grupo de Policía Judicial de la comisaría del distrito Nervión detuvieron hace unos días a los sospechosos cuando se disponían a asaltar a otro comerciante en el polígono industrial Carretera Amarilla.

Los cuatro arrestados vigilaban a los comerciantes chinos que seleccionaban como víctimas. Conocían sus movimientos y elegían el momento oportuno para atacarles, casi siempre cuando se disponían a llevar una elevada cantidad de dinero al banco. Esto les permitió hacerse con un botín superior a 50.000 euros. 

Todos los robos eran muy similares. Los delincuentes asaltaban por sorpresa a la víctima. Uno de ellos la atacaba por la espalda y la estrangulaba mediante la técnica del mataleón, mientras otros dos le robaban todas sus pertenencias -tanto el dinero como los objetos de valor que llevaran encima- esperaba en una furgoneta con el motor en marcha para asegurar la huida. Una vez cometido el robo, dejaban a la víctima tendida en el suelo inconsciente mientras ellos se marchaban en la furgoneta.

La primera fase de la investigación consistió en la puesta en marcha de un dispositivo de prevención en las zonas en las que se habían registrado robos. Sobre todo eran polígonos industriales con una fuerte presencia de establecimientos regentados por ciudadanos chinos. Después de numerosas gestiones, los agentes lograron identificar a cuatro individuos como posibles autores de los ataques. Eran cuatro marroquíes con antecedentes en España y que se encontraban en situación irregular en el país. 

Una vez identificados los sospechosos, la Policía montó otro dispositivo para detener a los ladrones. Este servicio dio sus frutos cuando los agentes localizaron la furgoneta de los sospechosos en el polígono industrial Carretera Amarilla. La Policía interceptó el vehículo y detuvo a sus cuatro ocupantes. Todos ellos se encuentran ya en prisión preventiva. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios