INCENDIO NOTRE DAME DE PARÍS ¿Está la Catedral de Sevilla preparada para un incendio como el de Notre Dame de París?

  • Las medidas de seguridad implantadas en los últimos años en el templo evitan incendios como el de la catedral de Notre Dame

Vista de la Catedral y la Giralda desde la Plaza Virgen de los Reyes. Vista de la Catedral y la Giralda desde la Plaza Virgen de los Reyes.

Vista de la Catedral y la Giralda desde la Plaza Virgen de los Reyes. / Víctor Rodríguez

La piedra con la que fue construida y las medidas de seguridad implantadas en los últimos años blindan a la Catedral de Sevilla ante un incendio como el que devastó la catedral de Notre Dame. Estas son las dos claves aportadas por el que fue maestro mayor durante 35 años, Alfonso Jiménez.

El Cabildo apuntó que el templo dispone desde hace años de un despliegue de medidas que garantizan el más alto grado de seguridad.

En la construcción se empleó piedra de más de veinte canteras como principal material, siendo la mayoritaria una calcarenita fosilífera de grano grueso procedente de las canteras de la sierra de San Cristóbal del Puerto de Santa María.

Le sigue en orden de importancia una roca caliza fosilífera de grano más fino procedente de Espera, también en la provincia de Cádiz, usada sobre todo en los elementos intercalados con la anterior piedra en las cresterías y como principal elemento de construcción en los archivos que se añadieron en la fachada Sur de la Catedral en 1918.

También se trajeron rocas de Puerto Real, Estepa, Utrera, Morón de la Frontera y otros lugares para zócalos, tracerías o restauraciones. Las portadas de la Concepción y del Príncipe fueron realizadas a finales del siglo XIX y principios del XX con piedra de Monóvar, en la provincia de Alicante.

“La ausencia de madera es clave”, apunta Alfonso Jiménez, que fue maestro mayor

"La Catedral de Sevilla es de piedra, lo que sorprende ya que es una ciudad sin piedra". Alfonso Jiménez apunta que esta estructura incombustible evita que un incendio pueda devastar el templo como ha pasado con la catedral parisina, el monumento más visitado de Francia con 13 millones de turistas al año. "La ausencia de madera es clave. Puede arder un retablo, pero tiene que ser algo muy gordo para causar un daño grave".

Un hombre hace fotos en la cubierta de la Catedral. Un hombre hace fotos en la cubierta de la Catedral.

Un hombre hace fotos en la cubierta de la Catedral. / D. S.

Las medidas de seguridad implantadas en la Catedral es el segundo factor que protege el inmueble. Las ofrendas con velas llevan prohibidas más de tres décadas. No sólo eso. Tampoco es posible dejar objetos cerca de los portavelas que se colocan junto a los altares. A estos hay que añadir los avanzados detectores de humos instalados en todos los rincones del mayor templo gótico del mundo.

Iglesias con techos de madera en Sevilla

"Lo que si es preocupante son los templos mudéjares que existen en la ciudad con los techos de madera". Ejemplos son Santa Marina, Omnium Sanctorum, San Marcos, San Román, San Vicente, San Andrés, San Pedro, San Esteban, San Julián o San Lázaro. "Los conventos aún suponen un problema mayor", comenta Alfonso Jiménez, que ha dedicado una buena parte de su vida profesional a implantar un programa de conservación perpetuo del monumento más importante de la ciudad.

Suyos son la gran mayoría de los grandes proyectos de restauración que han sido tomados como modelo en otras catedrales de España y que motivaron que en 2002 recogiera junto a Teresa Laguna el Premio Nacional de Bellas Artes, en la modalidad de Restauración y Conservación de Bienes Culturales.

El Cabildo garantiza el cumplimiento íntegro de todas las normas de seguridad en el templo

El Cabildo de la Catedral explicó las condiciones de seguridad del propio edificio ante los diferentes riesgos posibles, fundamentalmente el incendio. "La normativa española establece el cumplimiento de condiciones altamente exigentes en todos los edificios, incluidos los patrimoniales. Se imponen por una parte un conjunto de medidas activas, como dotación de medios de extinción (extintores y bocas de incendio) en número y localización suficientes y, por otra parte, medios pasivos que inferior al de aquellos templos con cubiertas de madera. No obstante, en cada obra que se realiza en la Catedral de Sevilla se extrema el celo en todas las operaciones que implican riesgo de inicio de un incendio, reforzando el personal presente en esas operaciones y disponiendo directamente de medios de extinción dispuestos a actuar de forma inmediata".

La seguridad en la Catedral de Sevilla

En un comunicado, el Cabildo señala que "el terrible incendio en la catedral de Notre Dame de París nos pone a todos ante la necesaria reflexión sobre si en nuestro entorno inmediato disponemos de medidas de seguridad que nos pongan a salvo de semejantes accidentes o incidencias. Partiendo del hecho evidente de que la seguridad total no existe, podemos decir que la Catedral de Sevilla dispone desde hace años de un despliegue de medidas que garantizan el más alto grado de seguridad".

Notre Dame, presa de las llamas Notre Dame, presa de las llamas

Notre Dame, presa de las llamas / EFE

Sobre la seguridad de las personas se aborda mediante el preceptivo plan de seguridad, que se ocupa de establecer las condiciones de aforo del edificio para garantizar la seguridad en su posible evacuación en función de los recorridos y dimensiones de las puertas de salida.

Por otro lado, están las condiciones de seguridad de los enseres ante el robo y la intrusión, que se aborda mediante instalaciones y personal de seguridad que establecen los preceptivos sistemas de control de accesos e instalaciones de vigilancia permanente mediante cámaras y sensores.

El documento termina informando que "la garantía en el cumplimiento de toda la normativa que le afecta, así como el particular empeño del Cabildo en mantener las condiciones de seguridad en la Catedral son un buen argumento para aportar tranquilidad".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios