Vuelta al cole

Comienza el curso con el anuncio de un nuevo colegio en el centro

  • El Ayuntamiento ya ha cedido la parcela en los Jardines del Valle para un centro de dos líneas

  • El arranque de las clases se inicia sin incidencias destacables

Un grupo de niños se dirigen al colegio en su primer día de clase. Un grupo de niños se dirigen al colegio en su primer día de clase.

Un grupo de niños se dirigen al colegio en su primer día de clase. / Belén Vargas

Comentarios 7

El curso comienza con el anuncio de un nuevo colegio. Así lo adelantó esta mañana la delegada territorial de Educación, María Francisca Aparicio, quien detalló que el nuevo centro público tendrá dos líneas y se levantará en una parcela de los Jardines del Valle, en el Distrito Casco Antiguo. Ha sido la principal novedad de un primer día de clase marcado por la normalidad, en el que todas las escuelas han podido iniciar el nuevo curso, cuya principal característica es el aumento de la plantilla docente, estabilizado durante los años de crisis.

Familias con niños, mochilas y tráfico denso. Son las características de la vuelta a clase. La ciudad retoma de nuevo el pulso con el inicio del curso escolar. Jornada también de declaraciones políticas sobre el sistema de enseñanza pública. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, acudió esta mañana al Colegio La Unión, en La Rinconada, para inaugurar el periodo lectivo. Entre todos los titulares destacó el que aportó la responsable provincial de Educación, quien adelantó que su departamento ya cuenta con la parcela municipal para levantar un colegio público en el Casco Antiguo. Se trata de un proyecto que lleva décadas guardado en el cajón de las administraciones, pese a ser muy demandado por las familias del centro de Sevilla.

La parcela cedida se encuentra cerca de los Jardines del Valle. Está catalogada en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) de 2006 como SIPS, es decir, para dotación de servicios de interés público y social, un uso en el que se incluye el educativo. A partir de esta cesión ya han comenzado a gestionarse los trámites para su construcción. De esta forma, se ha elaborado un anteproyecto para determinar las condiciones de urbanización y de implantación de un centro tipo C2, es decir de dos líneas educativas, lo que quiere decir que por cada curso de Infantil y Primaria habrá dos clases.

Una vez acabada esta fase, los servicios centrales de la Agencia Andaluza de Evaluación Educativa -ente encargado de la construcción de los colegios- están pendientes de sacar a licitación la redacción del proyecto, los estudios topográfico, geotécnico y arqueológico, así como la dirección de obra y la coordinación de seguridad y salud de la actuación. Con tal fin, se están preparando los correspondientes pliegos de cláusulas administrativas.

La delegada de Educación no ha aportado fecha alguna sobre la posible puesta en funcionamiento del nuevo centro educativo. Ni siquiera ha avanzado el posible comienzo de las obras. Prefiere guardar cautela sobre un proyecto demorado durante décadas en un distrito que carece de plazas públicas para la escolarización. Especialmente en la zona norte del Casco Antiguo, donde se han trasladado a vivir multitud de familias, lo que ha agravado dicho déficit.

Para hacer frente a la carencia, a principios de esta década la Junta decidió abrir un colegio en la calle Recaredo, dentro de una antigua Escuela de Magisterio que en aquellos momentos servía de centro de Educación Especial. Era la forma más económica de dar respuesta inmediata a la falta de plazas escolares públicas en una época de penuria financiera y continuos recortes. El anuncio realizado por Pacheco supone un alivio para todos los padres de una de las zonas en las que más ha aumentado la venta de viviendas de segunda mando durante los últimos meses.

El nuevo curso que arrancó ayer en los colegios lo hizo sin incidencia destacables. Todos los centros pudieron abrir sus puertas. Así lo constató el Ayuntamiento de Sevilla y la Consejería de Educación. Desde el gobierno de Juan Espadas, la edil Adela Castaño -frente a las críticas realizadas días antes por el líder de la oposición, Beltrán Pérez- aseguró que el inicio de las clases había sido posible gracias a la buena coordinación del programa de mejoras que se ha ejecutado este verano.

Por otro lado, el curso que comenzó ayer se caracteriza por la ampliación de la plantilla docente, que durante años ha permanecido congelada debido a los distintos recortes establecidos por el Ejecutivo central durante la legislatura de Rajoy. La recuperación de la jornada lectiva de 18 horas ha hecho posible este incremento, que en la provincia de Sevilla se traduce en 916 maestros y profesores más en las aulas. Una subida que contrasta con la bajada registrada en el número de alumnos matriculados en el segundo ciclo de Infantil y Primaria, debido al descenso demográfico de los últimos años, consecuencia directa de la crisis.

La vuelta a clase ha venido precedida por el debate suscitado por el Gobierno de Pedro Sánchez, que la semana pasada anunció su intención de prohibir el uso del teléfono móvil en los centros educativos, como ocurre desde hace años en Francia. Una medida que divide a la comunidad escolar entre quienes se muestran a favor de su veto y los que lo defienden como herramienta didáctica.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios