Diario de Sevilla Mantenemos la cita diaria en los quioscos como actividad esencial decretada por el Gobierno en la crisis del coronavirus

Sevilla

El Consitorio asegura que trabaja para legalizar los quioscos de 'Las Vegas'

  • Alerta del peligro que supone para la salud de la ciudadanía la venta de alimentos sin controles

Una de las quiosqueras de 'Las Vegas' muestra varios documentos delante de sus vecinos. Una de las quiosqueras de 'Las Vegas' muestra varios documentos delante de sus vecinos.

Una de las quiosqueras de 'Las Vegas' muestra varios documentos delante de sus vecinos. / juan carlos vázquez

El Ayuntamiento de Sevilla asegura que trabaja desde hace varias semanas, junto a la Junta de Andalucía, la Delegación del Gobierno en Sevilla y la Oficina de la Comisionada para el Polígono Sur, en la regularización de los puestos que hay repartidos por el barrio de las Tres Mil Viviendas, en el Polígono Sur, y que realizan una actividad comercial ilegal. Se trata de una treintena de quioscos ubicados en los bajos de los bloques o en autocaravanas que funcionan como bares clandestinos y tiendas de desavíos en la zona conocida popularmente como Las Vegas.

El pasado mes, los propietarios de estos comercios, la mayoría mujeres, recibieron un ultimátum de la Administración, que les obligaba a cerrar si no regularizaban su situación y cumplían con la legalidad al igual "que el resto de comercios de la ciudad".

La mayoría de esta treintena de puestos ilegales venden comida y productos de limpieza

"Las tres administraciones públicas con competencias en materia urbanística, de comercio, de salud pública y de seguridad han establecido una mesa de trabajo para garantizar la legalidad de la venta en el Polígono Sur, que ha llevado a notificar a varios quioscos de alimentación y de productos de desavío que se encuentran en situación irregular", señaló ayer el Ayuntamiento de Sevilla. "El objetivo es que estas tiendas normalicen su situación y continúen con su actividad en el marco de la legalidad", continuó.

Según informó el gobierno local, el trabajo de las administraciones públicas, y en concreto las inspecciones de la Policía, detectaron lugares en los que se estaban vendiendo productos de alimentación pese a que carecían de permiso para ocupar la vía pública, de licencia para la venta y de cualquier otro tipo de documentación. "Además de contravenir las ordenanzas municipales, estos quioscos suponen un riesgo para la salud, al no existir ningún control sobre los productos que venden a los vecinos", destacó el Ayuntamiento, al mismo tiempo que afirmó que estos puestos "también se encontraban enganchados de forma ilegal al suministro eléctrico de edificios cercanos lo que, además de eludir el pago, implica un alto riesgo de incendios". A esto se suma, según el Consistorio, las numerosas quejas vecinales recibidas por las molestias que provocaban algunos de estos quioscos.

El gobierno local aseguró que esta situación ha sido comunicada a los quiosqueros para que sean conscientes de que deben regularizar su situación y cumplir con la normativa vigente, "como ocurre en cualquier otra zona de la ciudad" e hizo hincapié en que el Polígono Sur "no puede ser una excepción al margen de la ley".

Las condiciones de la venta, especialmente de productos de alimentación, deben estar controladas y ser seguras para los vecinos, como establecen las normas municipales y autonómicas. "En el caso del Polígono Sur, las administraciones trabajan para erradicar las situaciones irregulares y conseguir la normalización del barrio, como se ha hecho en otros ámbitos", afirmó.

"El fin de las situaciones ilegales o irregulares en el barrio es además una demanda de los vecinos, que exigen que se actúe para defender los derechos de la mayoría de la población, que cumple las normas, frente a una minoría que no lo hace", concluyó el Ayuntamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios