Coronavirus | El efecto positivo en la naturaleza

El silencio favorece la reproducción de las aves en Doñana

  • El director de la Estación Biológica, Eloy Revilla, augura una buena campaña reproductiva por la falta de actividad humana durante más de un mes y las temperaturas adecuadas con que ha empezado la primavera

Flamencos en los humedales de Doñana. Flamencos en los humedales de Doñana.

Flamencos en los humedales de Doñana. / Beltrán Ceballos

El director de la Estación Biológica de Doñana –instituto público de investigación dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC)–, Eloy Revilla, que también el director de la Reserva Biológica de Doñana, ubicada en el corazón del espacio protegido, se ha mostrado convencido de que el parón de la actividad humana debido al estado de alarma por el coronavirus hará que la temporada de reproducción de las aves sea “diferente” a la de otros años “en sentido positivo”.

En una entrevista con Europa Press, Revilla ha relatado que la falta de actividad humana, sin personas en la playa, sin la celebración de romerías, sin visitas turísticas, favorecerá un clima de tranquilidad que, unido a las buenas características de esta primavera, harán “más interesante” la campaña reproductiva.

De este modo, cuestionado por si cree que este periodo de confinamiento puede beneficiar al espacio natural, ha recordado que la primavera es un periodo “muy delicado” porque “hay mucha actividad humana”, por lo que el hecho de que no se estén dando ciertas actividades hará que “la temporada de reproducción sea muy diferente a otros años en sentido positivo”. Pese a que la situación hídrica sea “muy seca” debido a la falta de lluvias de este invierno, Revilla ha indicado que las temperaturas actuales son adecuadas, por lo que “puede ser un año interesante de reproducción”.

De otro lado, respecto a cómo afecta este periodo de confinamiento a la Estación Biológica de Doñana, cuyo centro de investigación está en Sevilla, ha remarcado que el personal está teletrabajando y solo se realizan de manera presencial tareas esenciales de mantenimiento o actividades que no se pueden posponer. No obstante, la situación es diferente en la Reserva Biológica de Doñana donde se tienen que hacer tareas como el cuidado de animales, como caballos, que tienen que llevarse a cabo.

Censo de aves pendiente

En cuanto a actividades que se han visto afectadas, ha remarcado que el censo de aves del mes de abril, por ejemplo, no se ha podido realizar al estar el aeropuerto de Sevilla cerrado. Este censo, que se realiza desde los años 70, no se ha podido realizar en otras ocasiones, pero por motivos técnicos, siendo éste uno excepcional.

Así, dicho censo se realiza mediante un vuelo gracias al cual se cuentan todas las aves en el Espacio Natural de Doñana y confía en que se realice en cuanto sea posible.

Cuestionado por si se plantean desde el centro de estudios analizar en profundidad cómo afecta este periodo al Espacio Natural de Doñana, ha recordado que será “complicado” puesto que no se ha tenido la oportunidad de hacer un diseño previo para tener datos, pero si se podrá realizar una comparación de los datos y “poder describir simplemente” lo que ha pasado.

En cuanto a los proyectos que puedan verse retrasados, Revilla ha explicado que los que se pueden ver más afectados son los que tienen un horizonte temporal concreto, como las tesis doctorales o trabajos de máster que, en muchos casos, precisan de trabajos de campo en un tiempo concreto, como la primavera, “de manera que son tareas que si no las haces este año, el año que viene cuando se termine la beca es complicado”.

Por ello, ha agregado que habrá que estudiar la casuística de cada proyecto y ver si se pueden ajustar o hay alguna medida que pueda tomarse para solventar la situación.

Finalmente, el experto se ha mostrado convencido de que esta situación “va para largo” por lo que habrá, a su juicio, que buscar fórmulas para “hacer las cosas de forma diferente” ya que, una parte del trabajo científico se puede realizar vía telemática y de hecho, “se ha relajado un poco la normativa” para no tener que mover tanto papel y así simplificar la tramitación.

En el caso del trabajo de campo, éste suele hacerse al aire libre y con grupos reducidos lo que facilita las cosas, siendo el trabajo de laboratorio en espacio cerrado y por tanto, son necesarias las medidas preventivas correspondientes.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios