Sevilla

Coronavirus Sevilla: Septiembre concentra casi el triple de los casos registrados en la primera ola

La resistencia en los vecinos de Casariche La resistencia en los vecinos de Casariche

La resistencia en los vecinos de Casariche / Juan Carlos Vázquez (Sevilla)

La segunda ola de la pandemia de coronavirus irrumpe con más fuerza que la primera en Sevilla y sólo el mes de septiembre es un claro ejemplo de ello. Teniendo en cuenta que la primera etapa de la crisis sanitaria casi se llegó a dar por controlada a finales de mayo y, sobre todo, en el mes de junio y principios de julio, cuando el contador de casos diarios prácticamente se quedó a cero, los últimos 30 días han golpeado con dureza a la provincia, llegando a concentrar casi el triple del total de casos diagnosticados entre el 26 de febrero, cuando se detectó el primer contagio, hasta el 15 de julio, cuando se empezaron a registrar los primeros rebrotes. Así, el noveno mes del año reúne 6.743 positivos frente a los 2.509 que la Consejería de Salud y Familias había notificado hasta mediados de julio. Más de 6.000 casos en un solo mes que además suponen cerca del 60% del total de positivos confirmados mediante pruebas PCR en Sevilla desde comienzos de la pandemia.

Tras esta cifra se esconden numerosos motivos, algunos no tan desfavorables. El número de test para la detección de la Covid-19 que la Junta de Andalucía realiza en estos momentos se han multiplicado, al igual que se han sumado nuevas pruebas diagnósticas. Ahora, además de aquellas personas que presentan síntomas, también son sometidas a estas pruebas aquellas que han tenido contactos con los positivos, los profesionales sanitarios y de la enseñanza, los que acuden al hospital para realizarse una intervención quirúrgica o los ancianos de las residencias de mayores y sus trabajadores, a los que hay que sumar los trabajadores de empresas privadas que quieren tener garantías. En los primeros meses apenas había test para nadie y sólo se hacían en casos de síntomas graves.

De este modo, cuando el calendario dio entrada a septiembre, el número de contagios en la provincia ascendía a 4.538 y en solo una semana –del día 1 al 7– fueron casi mil (951) los infectados registrados, lo que da una media de cerca de 135 positivos al día, cifras que comenzaron a hacerse habituales desde mediados de agosto con la explosión de la segunda ola a base de los cuantiosos rebrotes registrados.

Precisamente en esa semana, el día 4, el territorio sevillano rompió el techo histórico de casos diarios registrados hasta la fecha. Los 156 positivos con los que el pasado 2 de abril se marcó el máximo de casos notificados en un solo fueron ampliamente superados por los 192 notificados ese día. Lo peor estaría por llegar.

A medida que el mes avanza los contagios crecen y Sevilla asiste a días en los que los más de 400 casos ya se convierten en costumbre, véase el 22 de septiembre, cuando se alcanzaron los 407 positivos, el día 25 que dejó 438 infectados en la provincia o el día siguiente, donde los casos ascendieron a 447, la cifra más alta hasta el día de hoy.

En estos momentos, la media de contagios diaria en septiembre es de 224,7 positivos. Finalizado el mes, septiembre acumula el 59,7% de los infectados durante toda la pandemia y casi ha triplicado el total de casos diagnosticados entre el 26 de febrero y el 15 de julio, cuando empezaron a registrarse los primeros rebrotes tras un mes y medio en el que el virus prácticamente se dio por controlado con apenas dos o tres contagios semanales. 

75 muertos en septiembre

Los positivos son el primer paso en un camino que en los peores casos continúan con la hospitalización, luego el estado crítico en la UCI y posteriormente la muerte número de contagios no es lo único que se ha disparado en las últimas semanas. Los casos diarios han ido creciendo a la par que han aumentado considerablemente los hospitalizados e ingresados en la Unidad de Cuidados Intensivos. Los centros sanitarios han recibido en los últimos 30 días 702 pacientes infectados de coronavirus y de ellos 32 han pasado por la UCI. Muchos de ellos han ido recibiendo el alta o, en el peor de los casos, han fallecido. A día de hoy son 356 las personas hospitalizadas y 46 en la unidad de críticos. 

En el último mes, ese aumento en el número de personas infectados también ha ido poco a poco engordando las cifras de víctimas mortales. En los últimos 30 días se han registrado 75 fallecimientos, el 20% del total desde que estalló la crisis. En la primera oleada fueron 289. 

Más le está costando despegar a la cifra de curados, aunque la última semana sí ha empezado a dar pasos hacia la esperanza. En la provincia han superado la enfermedad 5.188 personas desde que empezó la pandemia y de ellas 1.749 lo han logrado en los últimos diez días.

Más capacidad diagnóstica

Los avances en la capacidad diagnóstica es otra de las razones por las que aumenta el número de contagios notificados diariamente respecto a la primera ola. El Hospital Virgen Macarena anunció ayer la puesta en funcionamiento de un nuevo equipamiento de test molecular específico TMA -siglas que corresponden a su forma de detección del virus basada en la Amplificación Mediada por Transcripción- para uso exclusivo de detección de infectados por coronavirus y que permitirá a este centro contar con capacidad para analizar 1.500 test moleculares diarios para detectar posibles afectados por Covid-19.

En el caso del TMA se utilizan instrumentos diferentes para el diagnóstico del Covid-19 siguiendo un procedimiento similar al los que practican los test PCR, ya que en ambos casos se obtienen muestras nasofaríngea, se amplifica el material genético del virus con una enzima del grupo de las polimerasas y se detecta su presencia.

Este aparato se suma al equipo robótico ya adquirido por el Hospital Virgen del Rocío a finales de mayo, gracias a la donación del proyecto CovidRobots, y través del cual el servicio de Microbiología del centro es capaz de analizar 2.400 PCR diarios.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios