Incendio

El Corredor de la Plata vuelve a arder

  • Alarma en El Castillo de las Guardas y El Ronquillo por un incendio, ya estabilizado, en el que intervienen 90 bomberos

  • La comarca fue la más castigada por el fuego en los veranos de 2016 y 2017

Uno de los helicópteros que sofocaban ayer las llamas en el Corredor de la Plata. Uno de los helicópteros que sofocaban ayer las llamas en el Corredor de la Plata.

Uno de los helicópteros que sofocaban ayer las llamas en el Corredor de la Plata. / Antonio Pizarro

Comentarios 1

El Corredor de la Plata vuelve a arder. Las llamas han activado la alarma entre los vecinos de El Castillo de las Guardas y El Ronquillo, dos municipios que ya han comprobado cómo de devastador puede ser el fuego en verano, a raíz de lo ocurrido los dos años anteriores. No en vano, esta comarca ha sido la más afectada por los incendios ocurridos en 2016 y 2017, la mayoría de los cuales fueron intencionados. Es la segunda vez que los Bomberos tienen que intervenir en la zona en este verano. Lo han hecho, además, en una jornada en la que se ha controlado el fuego originado ayer en Sanlúcar La Mayor.

En esta ocasión el incendio se produjo, a las dos de la tarde de hoy, en el paraje conocido como Vega del Trabuco, dentro del término municipal de El Ronquillo. Hasta la zona se han desplazado 90 bomberos forestales, a los que se han unido un técnico de operaciones y un agente de medio ambiente. También han acudido, en un primer momento, dos autobombas y dos medios aéreos, entre ellos, un helicóptero pesado y otro de transporte y extinción. Posteriormente se han incorporado otros dos helicópteros de transporte y un avión de carga en tierra. Ha quedado estabilizado a las 20:15.

El fuego, por ahora, no ha obligado al desalojo de vivienda alguna. Sin embargo, la reincidencia sobre esta comarca ha hecho saltar las alarmas, puesto que raro es el verano en el que las llamas no están presentes en un suelo de gran riqueza forestal. Las estadísticas de años anteriores avalan la preocupación. El balance más reciente del Plan Infoca (relativo a 2017) confirmaba que el pasado ejercicio fue el peor de la última década en Sevilla. Los incendios arrasaron 1.500 hectáreas de arbolado y matorral, una pérdida repartida entre dos comarcas: la Sierra Norte y el Corredor de la Plata. La mencionada cifra suponía más del 10% de todo lo que había ardido en Andalucía.

El verano pasado el fuego arrasó 1.500 hectáreas en la provincia

Este dato no hacía sino confirmar una triste tendencia iniciada en 2015, cuando el volumen de hectáreas quemadas comenzó a incrementarse de forma notoria. Hasta entonces, pocas veces se llegaban a las 250 hectáreas devastadas. Aquel verano se alcanzaron las 514. Era el peligroso preludio de lo que estaba por suceder. La confirmación, por desgracia, se presentó un año después. En 2016 se quemaron 1.400 hectáreas. Prácticamente tres veces más que la superficie incendiada en 2015. La cifra volvería a superarse en 2017.

Estos dos últimos años han sido los más nefastos en cuanto a fuegos forestales en la provincia sevillana durante la presente década. A ello han contribuido la falta de lluvia y las altas temperaturas, especialmente las registradas en los meses estivales de 2017, en los que raramente el termómetro bajó algún día de los 40 grados de máxima. Las llamas volvieron a cebarse con el Corredor de la Plata y, en concreto, con la zona comprendida entre El Roquillo y El Castillo de las Guardas. Este municipio fue escenario en 2016 de uno de los incendios más devastadores que se recuerdan y el de mayor envergadura de ese verano en Andalucía. Cada vez que las llamas vuelven a reactivarse, sus vecinos recuerdan los fatídicos días de aquel agosto, en el que quedaron calcinadas 1.845 hectáreas. El fuego obligó a desalojar a 80 personas que residen en pedanías como Archidona o La Alcornocosa. Las pérdidas fueron cuantiosas. Más de cinco millones de euros entre pastos, vallado, encinas, ganado, casas, apicultura y diversas instalaciones que quedaron reducidas a cenizas o escombros por las llamas. Las ayudas prometidas por las administraciones públicas durante los días que duró la tragedia medioambiental tardaron en llegar. También se ralentizó la recuperación del área quemada. La falta de lluvia en los meses posteriores demoró el crecimiento de la vegetación.

El fuego volvió a esta localidad el año pasado, cuando su término municipal fue alcanzado por el incendio originado en La Granada de Riotinto (Huelva). Y lo ha hecho otra vez este verano. Por dos veces. La primera vez fue el 7 de julio, en una zona cercana al casco urbano y a unos alojamientos rurales. Quedó controlado en una hora. El segundo incendio se ha producido hoy, en esta ocasión, la localidad más próxima es El Ronquillo. Ya se encuentra estabilizado.

El 45% de los incendios que se registraron el año pasado fueron intencionados

Ya en julio el alcalde de El Castillo, Gonzalo Domínguez, avisaba de que todas las sospechas apuntaban a que aquel fuego era intencionado. No le faltaban razones al regidor de dicho municipio para sostener esta alarmante tesis. Casi el 45% de los incendios que se registraron el año pasado en la provincia fueron intencionados, un porcentaje bastante alto que podría ser mayor, pues aún quedaban por esclarecer las causas de 16. “No nos queda otra que estar alerta y luchar contra esta lacra”, aseveró Domínguez entonces. Una advertencia que cobra mayor importancia tras las llamas que volvieron ayer al Corredor de la Plata.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios