Sevilla

Decenas de ciudadanos reciben facturas telefónicas con llamadas no realizadas

  • La mayoría son ancianos a los que les imputan importes de hasta 3.000 euros por comunicaciones a las líneas 905

Las denuncias de ciudadanos que han recibido facturas telefónicas infladas con llamadas que aseguran no haber realizado se han multiplicado en las últimas semanas. La mayoría de los afectados son ancianos que habitualmente pagaban 50 euros como máximo y ahora afrontan facturas de 600 y hasta 1.000 euros por cientos de llamadas supuestamente hechas desde sus teléfonos a números que empiezan con el prefijo 905.

Hace unas semanas varios vecinos de Torreblanca denunciaron una serie de irregularidades en sus facturas de telefonía fija. Destacaban las llamadas a las líneas 905 y a distintos países de Europa, África e Iberoamérica. Entre los afectados está Manuel Doblas, carnicero del barrio y vocal en la oficina municipal del Defensor del Ciudadano, a quien le llegó una nota por un importe superior a 900 euros. A raíz de que su reclamación se hiciera pública, más de una decena de ciudadanos se han puesto en contacto con él para manifestarle que les ha pasado lo mismo. Ahora se plantean formar una plataforma o asociación que cree un frente común para resolver este problema.

Sólo en Torreblanca hay una decena de afectados por lo que las asociaciones de consumidores y usuarios consideran un fraude. Casi todos los casos son similares. Decenas o cientos de llamadas realizadas desde un teléfono a altas horas de la madrugada a líneas 905 en un intervalo de pocos segundos. Antonio Ruiz Laó, un jubilado de 81 años que cobra una pensión de algo más de 400 euros, afronta una factura de 250 euros por segunda vez consecutiva. A Ramón Ramírez y Rosario Pastor, un matrimonio de 63 y 62 años de la calle Torrecalceda, les ha llegado una factura de 158 euros por 85 llamadas a un concurso de televisión nocturno que aseguran no haber realizado.

Los padres de María Chamorro, vecinos de una urbanización próxima al aeropuerto, actualmente tienen una deuda superior a los 1.000 euros por el mismo concepto. Al padre de esta mujer, fallecido recientemente, le constaban decenas de llamadas a otro 905 cuando se encontraba gravemente enfermo de un ictus. “Llegaron dos facturas, una por importe superior a 600 euros y otra de 450. Cuando presentamos una reclamación, las siguientes volvieron a ser por el importe habitual, 40 ó 50 euros”, explica la hija de los afectados. Más extraño es lo que le ha ocurrido a Francisco José Croce Rico. Según Telefónica, su suegra realizó 1.380 llamadas a un concurso de televisión la noche del 18 de junio. La factura es de 3.100 euros. Reclamaron y la compañía les devolvió 84.

La asociación de consumidores Facua cuenta con decenas de reclamaciones por este motivo procedentes de distintos puntos de España. Las quejas son contra todas las compañías, tanto de telefonía fija como móvil. Para el portavoz de esta asociación, Rubén Sánchez, detrás de este asunto hay un fraude de proporciones millonarias. “Ninguna persona puede hacer físicamente más de mil llamadas en cuestión de minutos. Lo hace su teléfono de manera automática. Alguien se está lucrando con esto, bien las compañías o bien los propietarios de las líneas 905 que consiguen habilitar un sistema de marcación rápida en los teléfonos de particulares. O bien los sistemas de cómputo de las compañías están averiados. Es posible que el usuario sólo haya hecho una llamada y a partir de ahí su aparato realice cientos de rellamadas”, señaló ayer a este periódico el portavoz de esta asociación. Facua evitó que Telefónica cobrara 1.100 euros a un anciano de 90 años vecino de Mairena del Alcor a quien le atribuían 1.256 llamadas.

El número de teléfono de los afectados que constituyen la Plataforma: 615654734.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios