Sevilla

Droga y trapicheos en la muralla de la Macarena

  • Asociaciones del entorno de este monumento urgen soluciones para proteger el BIC y frenar el deterioro del barrio 

Ropa y enseres en la liza de la muralla, en una imagen de archivo. Ropa y enseres en la liza de la muralla, en una imagen de archivo.

Ropa y enseres en la liza de la muralla, en una imagen de archivo. / Á. Ochoa

Asociaciones vecinales de la Macarena han alzado de nuevo la voz este  mes de agosto para denunciar el deterioro del entorno de la muralla, un monomento declarado Bien de Interés Cultural (BIC) donde el abandono y la falta de vigilancia sigue haciendo estragos. A pesar de que hay planes municipales ya anunciados para restaurar los lienzos y poner en marcha nuevos proyectos, los residentes del barrio aseguran que urge la adopción de medidas preventivas, como un mayor cerramiento de la muralla que evite que pueda ser ocupada por indigentes y drogadictos

A través de fotografías difundidas estos días en las redes sociales, plataformas como Sevilla Cívica o Vecinos afectados por el albergue de la Macarena denuncian que la muralla se haya convertido en una "narcosala". Y alertan no sólo del deterioro de la imagen del barrio, sino también de los riesgos que entrañan estas actividades en una zona frecuentada por niños.

Ya en el mes de mayo estos mismos colectivos ciudadanos denunciaron los trapicheos y el menudeo de droga que se producían a plena luz del día en este entorno de la Macarena. En los huecos de la barbacana, en las saeteras que se conservan en esta muralla, se pueden ver con frecuencia ropa y enseres que guardan los indigentes que utilizan este lugar como refugio.

Ropa guardada en las saeteras. Ropa guardada en las saeteras.

Ropa guardada en las saeteras. / Á. Ochoa

Los vecinos también alertaron de la acumulación de basuras y reclamaron una mayor atención por parte de Lipasam, que suele hacer varios zafarranchos de limpieza en la zona al año. El último tuvo lugar hace unos días y se retiraron tres toneladas de desechos. La intervención tuvo lugar tras la denuncia pública de partidos como Ciudadanos y el PP, que coincidieron en sus críticas al gobierno de Juan Espadas por la gestión que hace del patrimonio histórico.

La Asociación de Vecinos San Marcos se ha sumado también al debate en las redes sociales. "La muralla de la Macarena debe estar permanentemente vigilada, como otros monumentos de la ciudad. Su rehabilitación y apertura al público necesita de la vigilancia oportuna tanto por medios electrónicos como humanos", apuntan desde este colectivo.

Hace seis meses este periódico sirvió de altavoz para una iniciativa vecinal liderada por vecinos de las asociaciones Moravia y San Marcos que reclamaban una mayor atención municipal para que este monumento pudiera ser disfrutado por sevillanos y turistas. En concreto, sus propuestas pasaban por la limpieza del interior de la muralla, por la dotación de más seguridad y por evitar la entrada de indigentes. Este movimiento ciudadano, apoyado por catedráticos, arquitectos y asociaciones conservacionistas, sumó muchas adhesiones ciudadanas. Y hoy sigue vivo, a la espera de que los planes municipales se materialicen.

Los planes municipales

La esperada restauración de la Muralla de la Macarena podrá arrancar en 2020, según lo anunciado por el Ayuntamiento.  De hecho, la intervención ya cuenta con un presupuesto de 920.000 euros, de los cuales el 50% serán asumidos por el Ministerio de Fomento a través del programa del 1,5% Cultural. La intención es hacer un estudio de las patologías del monumento y restauralo, pero también se contempla la apertura de un centro de interpretación que completaría la oferta turística que supone abrir al público la barcacana para poder transitar por su interior y recorrer los 500 metros que seperan el Arco junto a la basílica de la Puerta de Córdoba, algo que ya sería posible simplemente dotando de seguridad y vigilancia el monumento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios