Sevilla

Espadas remacha el presupuesto de 2020 con el apoyo de la izquierda

  • PP, Cs y Vox votaron en contra y acusaron al regidor de emular el pacto de Pedro Sánchez

Luis Enrique Flores, secretario municipal, y Juan Espadas en el pleno de presupuestos celebrado ayer. Luis Enrique Flores, secretario municipal, y Juan Espadas en el pleno de presupuestos celebrado ayer.

Luis Enrique Flores, secretario municipal, y Juan Espadas en el pleno de presupuestos celebrado ayer. / Belén Vargas

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, sacó ayer adelante, de forma inicial, el presupuesto municipal para 2020, que entrará en vigor en enero por primera vez en muchos años, con los votos a favor de la coalición de izquierda Adelante Sevilla, conformada por Participa (marca blanca de Podemos) e Izquierda Unida, mientras el resto de la oposición (PP, Ciudadanos y Vox) votó en contra en bloque. El regidor defendió que las cuentas logran un récord en políticas sociales, que se invierte en todos los barrios y que apuestan por la innovación y la modernización ecológica.

Las cuentas ascienden a 1.029,6 millones de euros, de los cuales las inversiones reales en la ciudad representan 92 millones (un 15% más que en 2018, más 23 millones que se aprobaron el pasado julio y se ejecutarán en 2020), frente a un gasto de personal de 542 millones (un 7% más que el año anterior) que da respuesta a los ajustes por la aplicación de las 35 horas y las revisiones salariales aprobadas por Ley de Presupuestos Generales del Estado. Para financiar las inversiones se solicitará un crédito de 35,3 millones de euros.

Las transferencias a empresas municipales ascienden a 328 millones. La concejal de Hacienda, Sonia Gaya, admitió que el tope que marca la regla estatal de gasto ha afectado especialmente a la financiación necesaria para las empresas municipales de limpieza y transportes: Lipasam y Tussam.

La enmienda a la totalidad del presupuesto presentada por el PP con el apoyo de Vox, en la que se acusaba al gobierno socialista de emular a Pedro Sánchez por el pacto con la coalición de izquierdas, fue rechazada con los votos en contra de PSOE y Adelante y con la abstención de Cs. Los populares Beltrán Pérez y Rafael Belmonte censuraron que las cuentas aprobadas estén condicionadas por "izquierda radical" y criticaron que este presupuesto no hace una ciudad competitiva porque se reducen las partidas para los distritos, el laboratorio municipal, el fomento empresarial, los polígonos, las políticas de juventud, la Policía Local o el arbolado y no hay ingresos previstos por la planeada venta del edificio de la Gavidia ni partidas para movilidad eléctrica.

Desde Adelante Sevilla, Daniel González Rojas y Susana Serrano admitieron que el nuevo presupuesto "no soluciona todos los problemas de la ciudad" pero elogiaron que esté "impregnado" del programa de la coalición a base de medidas "verdes, sociales, sostenibles y de igualdad", que se aleja la privatización en Tussam y que da un giro hacia la defensa de lo público y lo social. Rojas reprochó a PP, Cs y Vox que vaticinen un Apocalipsis en Sevilla por este pacto.

Desde Ciudadanos, el portavoz, Álvaro Pimentel, censuró que no se invierta suficientemente en los barrios ni en actuaciones necesarias y calificó el presupuesto como "papel mojado" por la ineficacia para ejecutar las inversiones, como puso de manifiesto el Consejo Económico y Social (CESS), una crítica en la que coincidieron con el PP y Vox. Acusó a Espadas de haberse quitado la careta de moderado al pactar con la izquierda e incluso auguró que esos prespuestos "escorados a la izquierda pueden poner en riesgo la economía local".

Desde Vox, su portavoz, Cristina Peláez, aseguró que las inversiones obvian los polígonos industriales y barrios en los que el PSOE ha logrado menos votos y tildó las cuentas de "irreales e inalcanzables".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios