Sevilla

La Giralda y la Torre Cajasol: Interferencia cero

  • Dos informes encargados por el Ayuntamiento dictan que el alminar y el nuevo hito urbanístico sólo coincidirán visualmente y con escaso impacto desde la A-49

Comentarios 82

La Catedral, el Archivo de Indias y el Real Alcázar no sufrirán desde el punto de vista paisajístico con la construcción de la Torre Cajasol en la Cartuja. La contemplación de los tres monumentos declarados patrimonio de la humanidad por la Unesco en el año 1987 quedará a salvo desde todas las perspectivas. Así lo aseguran dos informes técnicos encargados por el Ayuntamiento para contrarrestar el redactado por la sección española de Icomos, el organismo asesor de la Unesco, que defiende persistentemente desde los orígenes del proyecto que el rascacielos de Cajasol en Puerto Triana atenta contra el principal conjunto monumental de la ciudad.

El grupo de investigación Carma de la Universidad de Sevilla es tajante en sus conclusiones: "Podemos afirmar que la Torre Cajasol no es visible desde ningún punto de vista en el entorno de los monumentos que son patrimonio mundial. Por tanto, no existe interferencia posible".

Un análisis aparte merece la contemplación de la futura torre desde el campanario de la Giralda, según una recreación realizada por el propio estudio del arquitecto argentino César Pelli, autor del rascacielos. El dictamen técnico también descarta interferencias paisajísticas desde este ángulo: "Esta visión es físicamente imposible para el ojo humano, como pasa con frecuencia en la fotografía, cuyo ángulo de visión es mucho mayor".

El mismo grupo Carma ha analizado al detalle la ausencia de contaminación paisajística de la futura torre desde varias sectores del casco urbano. Respecto a la perspectiva desde Eduardo Dato y el Puente de San Bernardo, los técnicos afirman que la Giralda se eleva sobre la edificación más próxima al observador gracias a determinadas "apertura urbanas" y que únicamente la corona de la torre Cajasol "asomará ligeramente entre las edificaciones". Por este motivo, "la presencia de dicha corona es aproximadamente setenta veces menor que la Giralda, o que la torre del parque de bomberos, o que el edificio de la Diputación Provincial".

Desde las perspectivas de los dos extremos del Puente de San Telmo, el grupo Carma afirma sobre uno de ellos que "la visión de la torre Cajasol y de los monumentos no se produce simultáneamente, por lo que no hay interferencia posible. Se pueden ver unos u otros elementos, pero no ambos a la vez". Desde la otra perspectiva del mismo puente, el informe critica la presencia de "numerosas interferencias de magnitud considerable y de diversa naturaleza o época, como el edificio del Cristina, el de Previsión Española o el Teatro de la Maestranza, pero en ningún caso la Torre Cajasol ".

El análisis más extenso lo merecen las panorámicas desde el Aljarafe. "En todas aparecen las visiones remotas de la Giralda y la Torre Cajasol". El informe destaca que el peso real de la visión de la Giralda es muy reducido, "lo que se traduce en que su identificación constituye un auténtico acto de voluntad de reconocimiento de un objeto en un entorno protagonizado cuantitativamente por el desarrollo de la ciudad contemporánea, por lo que un edificio de cierta altura, como la torre de los Remedios, tiene el doble de visibilidad que la propia Giralda".

Desde otras perspectivas en la misma zona del Aljarafe, el informe valora que "el edificio Torre Triana o un simple cartel de autopista se mueven en órdenes de magnitud próximos a los de la Torre Cajasol". Asevera que el parque comercial de Camas supone una interferencia once veces superior a la de la futura torre. La conclusión es clara: "En el ámbito de las visiones remotas, este estudio no ha encontrado una interferencia cuantitativamente significativa entre la Torre Cajasol y los monumentos patrimonio de la humanidad, toda vez que cuando la simultaneidad necesaria se produce, la posición relativa de los elementos no favorece su interacción visual".

El otro informe, elaborado por la empresa GAIA-Heritage, especializada en asuntos de patrimonio, admite igualmente que el único punto de vista en el que coinciden visualmente la Torre Cajasol y la Giralda es desde la autovía hacia Huelva: "El estudio de impacto visual ha mostrado que el impacto es mínimo". Este dictamen va a más y propone que se proteja especialmente la perspectiva urbana que comunica el conjunto monumental con Triana, "la menos perturbada en su arquitectura y trama". Concluye de manera rotunda que "el proyecto de Puerto Triana está formado por habilitaciones urbanas, comercios, jardines, equipos culturales, así como por una torre de oficinas que no perjudica los valores de los monumentos de Sevilla inscritos en la lista del patrimonio de la humanidad".

Este dictamen afirma que todas las perspectivas históricamente documentadas de la ciudad, desde el exterior hasta la zona centro, "se han perturbado muchísimo y se han perdido por las construcciones modernas, las urbanizaciones y las obras llevadas a cabo en el curso del río y el puerto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios