Sevilla

El Gobierno sigue enviando a Sevilla a inmigrantes procedentes de Canarias

  • Los primeros treinta marroquíes trasladados a la capital andaluza fueron llevados después a Murcia

  • Algunas fuentes policiales cifran en torno a un centenar el número de extranjeros llegados a Sevilla

Embarque del vuelo del 23 de noviembre de Las Palmas a Sevilla, con los inmigrantes trasladados. Embarque del vuelo del 23 de noviembre de Las Palmas a Sevilla, con los inmigrantes trasladados.

Embarque del vuelo del 23 de noviembre de Las Palmas a Sevilla, con los inmigrantes trasladados. / M. G.

El Gobierno ha seguido trasladando inmigrantes desde Canarias a Sevilla en los últimos días, después de que el 23 de noviembre enviara a una treintena de marroquíes en un vuelo regular procedente de Las Palmas. En los días siguientes trasladó a más inmigrantes, según han explicado fuentes policiales, que no han precisado cuántos extranjeros han llegado ya a Sevilla pero sí que sitúan la cifra en torno al centenar. La Policía Nacional se ha encargado de detener a los inmigrantes una vez llegados al aeropuerto de San Pablo. Se les detiene por estancia irregular, ya que, aunque vienen documentados con sus pasaportes, no tienen permiso en estos momentos para estar en territorio español.

Aunque el Gobierno no lo confirma oficialmente, los primeros treinta inmigrantes trasladados a Sevilla fueron trasladados a Murcia, donde ingresaron en el Centro de Internamiento de Extranjeros de esta región. Los que llegaron después han sido puestos en libertad y de ellos se encargan las diferentes organizaciones que trabajan en el sistema de acogida.

Un portavoz del Ministerio del Interior explicó ayer a este periódico que no se están haciendo reubicaciones masivas, como ya indicó el propio ministro, Fernando Grande-Marlaska. Lo que el Gobierno está poniendo en marcha son una serie de “traslados puntuales”. Se priorizan los perfiles de protección internacional y los colectivos más vulnerables. Acorde con la normativa vigente, añaden las fuentes, cualquier llegada irregular conlleva la apertura de un expediente de expulsión, que a su vez inicia un trámite administrativo para su devolución. Interior precisa que el sistema de acogida no es de su competencia, sino del Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones. En la práctica, la mayoría de los extranjeros que fueron enviados a Sevilla (y a otras ciudades) desde Canarias han terminado en libertad dentro del país.

Fuentes de la Secretaría de Estado de Migraciones indicaron que el Gobierno no ofrece detalles ni datos sobre los registros de ningún caso concreto de entradas o salidas de inmigrantes en el sistema de acogida humanitaria. Se hace así para velar por la intimidad de estas personas. Las mismas fuentes detallaron que se prestan una serie de servicios por atención humanitaria, entre los que se incluyen la acogida integral de los inmigrantes, los traslados, la atención de emergencia a grandes contingentes, la atención en centros diurnos y la intervención en asentamientos.

En el caso de la acogida integral, se incluye no sólo la atención de las necesidades básicas de alojamiento y manutención, sino también la provisión de herramientas sociales, como el aprendizaje del idioma, formación y orientación que favorezcan su integración en la sociedad de acogida. En el caso de los traslados, que es lo que se está dando de Canarias a Sevilla, se envían a los beneficiarios desde los lugares de recogida (que pueden ser los CETI, CIE, costas, asentamientos u otros recursos de alojamiento) hasta los dispositivos de acogida o lugares de ubicación de las redes sociales y familiares.

Los traslados se están haciendo en vuelos regulares desde Canarias a Sevilla, generalmente por las tardes. En algunos vuelos han llegado un número reducido de extranjeros pero en otros lo han hecho más de veinte. La Policía tiene órdenes de detener a los inmigrantes en el aeropuerto de San Pablo y trasladarlos a la Jefatura Superior de Policía, en la avenida de Blas Infante, donde se les reseña y se les abre el procedimiento de expulsión. Los primeros en llegar fueron trasladados después a Murcia, mientras los que llegaron en remesas posteriores han ido quedando en libertad y a disposición del sistema de acogida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios