Sevilla

Guerra: "Zoido trae la Davis y quiere que la pague otro"

  • El cabeza de lista del PSOE al Congreso de los Diputados critica al alcalde por pretender organizar la final del torneo de tenis y pedir que lo costee la Junta.

Con ese estilo guasón de siempre, efectivo, efectista y divertido, muy ameno, muy claro y muy rotundo, Alfonso Guerra cargó ayer contra el PP, contra las encuestas, contra Duran Lleida, contra los bancos, contra las televisiones autonómicas, contra la Unión Europea y contra todo lo que se le puso a tiro en una preciosa mañana de domingo en la isla de la Cartuja. Allí, en la explanada de entrada al monasterio, se había citado el histórico dirigente socialista para salir en la foto, una vez más, como cabeza de lista de los aspirantes a diputados del PSOE en el Congreso por la provincia de Sevilla. Dijo que había pensado renunciar para dedicarse a otros proyectos, pero, a juzgar por lo que se gustó en el atril, poco debió tardar el líder de los socialistas sevillanos, José Antonio Viera, en convencerle para que repitiera en la lista. 

Sacó Guerra su fusil y disparó a discreción, como siempre. Y entre sus objetivos también se encontró el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, al que Guerra aprovechó para atacarle con la polémica generada a raíz de la organización de la final de la Copa Davis y la negativa de la Junta a colaborar económicamente en el evento. "El PP quiere hacer cosas y que las pague otro. Es como si alguien se quiere comprar un Mercedes y luego le pide a su padre que se lo pague, sin haberle preguntado ni nada. Este muchacho pone un millón de euros para la Copa Davis, pero que ese dinero lo pague la Junta. ¿Pero usted acaso le ha preguntado a la Junta? Así no se puede gobernar". 

El cabeza de lista del PSOE por Sevilla en las próximas elecciones generales presumió de haber impulsado la transformación de la ciudad durante su etapa en el Gobierno. "En el 82 ganamos las elecciones y me pregunté qué podía hacer por mi ciudad. Teníamos la posibilidad de transformar todos los ferrocarriles de España y por dónde empezar mejor que por Sevilla. Entonces, los de la derecha me decían que por qué el AVE iba a ir a África en vez de a Europa. Un muchacho del PP de nombre Javier que luego se hizo más famoso me llamó faraónico y me preguntó que adónde íbamos con el tren. Luego, años después, me lo encontré en el tren, y le pregunté qué le parecía. Maravilloso, me respondió". 

Guerra también recordó que participó desde Madrid en la reurbanización de la calle Torneo, eliminando las vías del tren, en un proyecto en el que se encontró "muy solo". De ahí pasó a abanderar un discurso alejado del derrotismo. "Si las encuestas dicen que vamos a perder, ¿para qué vamos a celebrar unas elecciones? Se suprimen y que gane el PP ya", dijo Guerra, recordando el vuelco electoral del año 1993 que otorgó el triunfo a los socialistas de Felipe González pese a que las encuestas le vaticinaban la derrota. "¿Quién dice que no vamos a ganar?", se preguntó Guerra, que aseguró que el líder del PP, Mariano Rajoy, se limita a estar "todo el día tirado en la hamaca". "¿Se imaginan ustedes las caritas que se les pueden quedar a don Mariano, doña Cospedal, doña Esperanza y don Javier si pierden?". 

A Guerra le precedieron la número 3 de la lista, Soledad Cabezón, y el número 2, José Antonio Viera. Éste hizo un guiño a la etapa de Alfredo Sánchez Monteseirín como alcalde de Sevilla, pese a los roces que mantuvieran ambos en su día. "¿Qué sentirá el señor Zoido cuando pase por el túnel de Los Arcos o por el de Bueno Monreal? ¿Qué pensará si usa la bici y sale a pasear por los carriles? ¿Y sobre Heineken? ¿Y sobre los colegios, los centros de salud y los institutos?", expuso Viera antes de ceder el atril a Alfonso Guerra.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios