Contenido promocionado

Hacer el Camino de Santiago con tu perro

  • Disfrutar de la experiencia del Camino con tu mascota es posible

  • Solo hay que saber dónde alojarte

Hacer el Camino de Santiago con tu perro es posible. Hacer el Camino de Santiago con tu perro es posible.

Hacer el Camino de Santiago con tu perro es posible.

Una de las experiencias más emocionantes que se pueden vivir en España es el Camino de Santiago. Más allá del sentimiento religioso, el Camino ofrece imágenes de gran belleza natural, pueblos con un pasado histórico y un legado cultural incomparable. También es una buena excusa para disfrutar de la gastronomía típica de las distintas regiones por las que pasa cada una de las rutas. El problema a veces es saber si es posible hacer este viaje con tu perro, ya que cada vez más gente busca opciones para no desatender a sus mascotas.

Hacer el camino con perros es posible

La buena noticia es que el Camino de Santiago con perro es algo que se puede hacer. Cualquiera de las diferentes puntos de origen se prestan para coger a tu fiel amigo y vivir junto a este la experiencia más agradable.

No obstante, hay una serie de aspectos que deben tenerse en cuenta, ya que no es cuestión de coger la mochila, la correa del perro y empezar a caminar cientos de kilómetros hasta llegar a la Plaza del Obradorio.

Cómo preparar el Camino de Santiago

El Camino es un viaje sensacional, muy bonito. Pero también es bastante duro, y más aún si tienes pensado hacerlo con un animal de compañía. Tal vez tengas la costumbre de salir a pasear, pero este no es un paseo cualquiera. Se trata de un recorrido largo, por senderos a menudo escabrosos que requiere de una buena preparación física. Así que tanto tú como tu perro os tendréis que poner a entrenar para conseguir un buen fondo.

Además, tienes que saber que los albergues no suelen aceptar animales. De modo que tienes que hacer una búsqueda de aquellos que sí lo hacen, y asegurarte de que hay plazas disponibles cuando llegues. No es agradable alcanzar el final de una etapa y descubrir que no puedes descansar. Y tu perro también lo necesita.

Igual que tus pies necesitarán un tratamiento al finalizar la etapa, las patas de tu perro también necesitan cuidados. Así que revísalas todos los días y asegúrate de que están bien. Puede que no sea mala idea ponerle unas botas para proteger las almohadillas.

Como ves, antes de empezar el Camino es importante planificarlo todo muy bien. Solo si lo haces así, podrás llegar al final de tu viaje después de haber vivido una experiencia de lo más agradable.

Disfruta del Camino con tu perro sin complicaciones

Si estar buscando lugares en los que descansar, mirando cuál es la mejor ruta para hacer con tu mascota o despejar algunas dudas que puedas tener te agobia un poco, no te preocupes. Hay una alternativa muy interesante, que te ayuda a tenerlo todo organizado de antemano. Pilgrim es una empresa especializada en organizar viajes por el Camino de Santiago, y también lo hace cuando quieres viajar con tu perro.

Como expertos en el Camino, en esta empresa conocen cuáles son los albergues en los que se admiten mascotas, las rutas por las que hacer el recorrido de un modo relativamente accesible, dentro de las características de los senderos que lo recorren y todo lo que necesitas para vivir la experiencia. En definitiva, se puede decir que en este sentido te lo dan todo hecho.

Cada vez hay más gente que quiere disfrutar de las vacaciones con sus mascotas. Y la experiencia de recorrer el Camino de Santiago sin duda es digna de hacerla de este modo. Prepara tu mochila, coge a tu perro y prepárate para vivir la experiencia.