Sevilla

Honra cofrade para el alcalde que cambió la Feria de Abril

  • Emotivo funeral por Juan Fernández en la iglesia del Salvador, con la que el ex regidor (1969-1975) estuvo unido 24 años como hermano mayor de Pasión.

Comentarios 2

En el año que la ciudad cambió de alcalde, Sevilla despidió al alcalde que cambió la ciudad. Juan Fernández Rodríguez García del Busto vivió su particular purgatorio municipal en la calle del Infierno y ayer tocó las puertas del Cielo en el más soñado de sus consulados, la iglesia del Salvador. Quien durante 24 años fue hermano mayor de la Hermandad de Pasión, el único con don Juan de Borbón que ostenta el título de hermano mayor honorario perpetuo, fue despedido en una ceremonia religiosa presidida por Francisco Ortiz, deán de la Catedral, que lo definió como una síntesis modélica entre el ciudadano y el cristiano.

En primera fila, sus hijos Juan Manuel, Isabel, Jaime e Ignacio. El endocrino que en 1969 llegó a la Alcaldía de Sevilla tuvo cinco hijos: Alfonso murió en un accidente de tráfico con 20 años. También estuvieron sus ocho nietos. "Mi padre nunca fue político", diría al final su hijo Jaime, el único que siguió sus pasos profesionales como endocrino. Una hija de Carrero Blanco, Carmen Carrero, se casó con Mariano Borrero, primo hermano de Isabel Argüeso, esposa de Juan Fernández. "El almirante venía de vez en cuando a los encuentros familiares en la finca de Gelo, donde paraban las carretas de Triana, y allí convenció a mi padre".

El arquitecto Rafael Manzano lo recuerda como el alcalde que salvó la coraza del Coliseo. "Le gustaba muchísimo. Llegó a decir que si lo tiraban, dejaba la Alcaldía". En 1973 inauguró la primera Feria de Los Remedios. El mismo año que ETA asesinó a su valedor político, Luis Carrero Blanco. Desde entonces, muchas han sido las propuestas para cambiar la Feria de sitio, la suya fue la única que prosperó. Al funeral acudió Manuel Olivencia. "Le ponen el sambenito de alcalde franquista, como a mi padre le pusieron en Ceuta el de alcalde republicano".

"Por lo menos se ha muerto sin ver el cartel de provisional en el mercado de la Encarnación", dice Luis Miguel Martín Rubio glosando una de sus obras. El actual director de negocios de Ernst & Young fue delegado de Seguridad del Ayuntamiento de Soledad Becerril. Fue el único ex alcalde presente en el adiós a Juan Fernánde: Martín Rubio fue alcalde accidental hace justo 16 años cuando el 1 de agosto de 1995 se supo el descenso federativo, después anulado, de Sevilla y Celta.

Además de ex alcaldes, se echó en falta la representación institucional de los dos equipos de la ciudad para despedir a quien creó el Trofeo Ciudad de Sevilla cuyo aroma con orfebrería de Marmolejo aunque sin goles de Scotta y Diarte vuelve con el derbi que el día 21 abre la temporada balompédica en Heliópolis.

No faltó la Sevilla cofradiera. En primera fila, las juntas de gobierno y consultiva de la Hermandad de Pasión, con Javier Criado, hermano mayor -sobrino carnal y médico como su tío- y los hermanos mayores de la Macarena, Manuel García, y la Hiniesta, Francisco Granados, hermandades a las que como alcalde entregó la medalla de oro. Al Ayuntamiento lo representaron los ediles del PP Javier Landa, Juan Bueno, Francisco Pérez e Ignacio Flores.

Hubo presencia de antiguos empleados de Ecovol, con Valentín Álvarez Vigil a la cabeza, compañeros de trabajo de Juan Manuel Fernández, el primogénito del alcalde honrado con una vara de Pasión en la antigua mezquita el mismo día que los musulmanes iniciaban el Ramadán.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios