Salud

Hospital Virgen del Rocío: Un cuarto de siglo con los pacientes ostomizados

  • La Unidad de Ostomía del Hospital Virgen del Rocío, una de las primeras de España, ha cumplido 25 años

Sebastián Rivera y Carmen Durán, fundadores de la Unidad de Ostomía del Hospital Virgen del Rocío. Sebastián Rivera y Carmen Durán, fundadores de la Unidad de Ostomía del Hospital Virgen del Rocío.

Sebastián Rivera y Carmen Durán, fundadores de la Unidad de Ostomía del Hospital Virgen del Rocío. / D. S.

Comentarios 3

Sebastián Rivera y María del Carmen Durán, enfermeros estomaterapeutas, fundaron en 1993 la Unidad de Ostomía en el Hospital Virgen del Rocío, tras varios años “de lucha”, y gracias al apoyo de la dirección gerencia del centro en los noventa.

“En aquellos tiempos fuimos de los primeros, junto a los equipos de Córdoba, Málaga, Madrid, Valencia y Barcelona, en crear una unidad específica para atender a los pacientes que, por distintas razones, tienen que superar una ostomía y portar dispositivos recolectores de la orina y las heces (bolsas)”, explica Sebastián Rivera.

Cada año esta unidad recibe a unos 350 pacientes nuevos que, tras la intervención quirúrgica, tienen que portar una bolsa que haga la función de recoger la orina (urológica) o las heces (digestiva). Esta intervención puede afectar a cualquier edad, de modo que los enfermeros estomaterapeutas atienden tanto a recién nacidos, niños, adolescentes, como a adultos.

Carmen y Sebastián se trasladan a las distintas unidades de hospitalización para atender a sus pacientes en un proceso que comienza días antes de la intervención quirúrgica. “En el preoperatorios informamos al paciente y a su familia, que suele mostrarse más temeroso por la bolsa que por la patología que sufre. Este asesoramiento les permite eliminar angustias”, añade Rivera.

Las razones que llevan a una persona a necesitar la ostomía (boca u orificio realizado quirúrgicamente) pueden ser benignas, como son las patologías infamatorias, Crohn y Colitis Ulcerosa; o las malformaciones congénitas, entre otros problemas benignos. Otras ostomías son requeridas por enfermedades malignas, tumores como el cáncer de colon o de vejiga, entre otros.

Durante el pasado año la Unidad de Ostomía del Virgen del Rocío atendió a 344 pacientes nuevos, 196 hombres y 148 mujeres, de todas las edades (15 niños, 10 jóvenes, 27 pacientes entre los 31 y 45 años; 5 hasta los 60; y 17 mayores de 60).

El cáncer de colon provocó 147 ostomías en 2018 en esta área hospitalaria; el cáncer de ovario, 14; la patología renal, 29; la peritonitis, 21; entre otros problemas.

“El hecho de necesitar una ostomía no viene dado por la patología en sí, sino por el lugar donde se ha producido el problema”, asevera Sebastián Rivera. “Por ejemplo, un tumor de colon puede solucionarse con intervenciones quirúrgicas sin necesidad de bolsa, en función del lugar del colon a extirpar. Y si, por ejemplo, se clava un hueso de pollo en el intestino y se necrosa, dependiendo de la zona afectada, el paciente puede requerir ostomía”, añade.

Tras asesorar los pacientes, los enfermeros estomoterapeutas realizan una técnica específica: el marcaje. “Estudiamos el lugar idóneo por donde el cirujano debe extraer el tejido afectado y dónde posteriormente se colocará la bolsa. Es de gran importancia elegir la mejor ubicación en el abdomen de cada paciente para evitar complicaciones y favorecer su calidad de vida.

Por ejemplo, si está obeso puede tener pliegues que deban ser tenidos encuentra en la intervención; o si lleva una prótesis, o si está muy delgado”, añade.

Los enfermeros también se encargan de los cuidados postoperaorio y del seguimiento. “Estos pacientes pueden tener una vida normal, como cualquier otra persona sin ostomía”, añade. Para lograrlo es crucial la existencia de unidades de ostomía hospitalarias.

Las manos expertas permiten elegir el mejor dispositivo en el mercado (existen miles de tipos de bolsas distintas) y prevenir complicaciones, entre otras ventajas. Mañana jueves el Hospital Virgen del Rocío celebrará una jornada en conmemoración de 25 años de la unidad dedicada a los enfermos ostomizados.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios