Sevilla

Juan Espadas, nuevo alcalde de Sevilla

  • El candidato del PSOE resulta elegido con los votos a favor de Participa Sevilla e Izquierda Unida. Pide colaboración para el momento "de las cosas que suman". Se compromete a reabrir la bolsa de empleo y reactivar Emvisesa.

Comentarios 5

Juan Espadas es desde las 13.30 horas de este sábado 13 de junio alcalde de Sevilla, después del acto protocolario que determinó su designación como regidor de la ciudad para los próximos cuatro años, con los votos a favor de Participa Sevilla e Izquierda Unida añadidos a los del PSOE, 16 en total, mientras los 12 ediles del PP votaron a Zoido y los 3 de Ciudadanos a Javier Millán.

El acto de elección de Espadas estuvo precedido de la toma de posesión de su acta de concejal de los 31 nuevos miembros de la Corporación Municipal, así como de los discursos previos de los cinco alcaldables, en un acto que contó con la presencia de la presidenta de la Junta, el presidente de la Diputación o el Arzobispo de Sevilla, entre otras personalidades.

Ya con el bastón de mando, Juan Espadas agradeció "la dedicación de Juan Ignacio Zoido y las personas que han formado parte de su equipo. Por encima de la discrepancia sé que han dedicado su tiempo y esfuerzo a la ciudad y hay que agradecérselo", al tiempo que puso "por delante de nosotros a la ciudad. La discrepancia no quita que haya cosas que nos unan".

El nuevo alcalde tuvo un firme agradecimiento al apoyo de Susana Díaz, así como Verónica Pérez y otros colaboradores, y a su familia, "con algunas ausencias que llevo en el corazón y que nunca se van de mi cabeza. Disfrutad de este momento que luego ya sabéis lo que toca..."

Espadas celebró "el más bello reto que un ciudadano de Sevilla puede tener" y digo tener claro que "es el momento del diálogo, del acuerdo y del consenso, de las cosas que suman", y aseguró que el Ayuntamiento "se abrirá a los ciudadanos para hacer posible el cogobierno", apostando por nuevos métodos de participación. 

El regidor socialista se comprometió a "abrir la bolsa de empleo público" y a "reactivar Emvisesa" y luchar contra la desigualdad, al tiempo que priorizarán "servicios como limpieza y mantenimiento de los colegios" y subrayó el papel del "Puerto, Cartuja y el río como los motores de la ciudad".

Una hora antes de estas palabras de Espadas comenzó el turno de palabra de los todavía alcaldables, de menos a más votos. Así, Daniel González, en un discurso muy bien trazado pidió una ciudad libre de corrupción y aseguró que su formación estará vigilante ante el nuevo alcalde para acabar con las desigualdades. "Comencemos una etapa de lucha radical contra la pobreza", exhortó el portavoz de IU a todos los grupos.

Susana Serrano, nerviosísima, comenzó celebrando la llegada del primer grupo "realmente de una candidatura ciudadana", en referencia a Participa Sevilla, y recalcando su apoyo a la alcaldía de Espadas no por él ni por su partido sino por las "81 propuestas de cuyo cumplimiento vamos a vigilar", aspirando a dar "un giro de 180 grados a las políticas municipales". Serrano subrayó el riesgo de que muchos niños de la ciudad vean mermada su alimentación por el fin del curso escolar. "Señor Espadas, no queremos aguarle la fiesta pero queda poco y esperemos que se cumpla esa medida, para la que tendrá toda nuestra colaboración". La portavoz de Participa había terminado la promesa de su cargo de concejal acatando la Constitución "hasta que podamos cambiarla". 

Javier Millán fue el primero que saludó desde el atril a las autoridades y aseguró que Ciudadanos "tenderá la mano en pro de una Sevilla más próspera y huyendo del 'conmigo o contra mí". El deseo de cambio que según Millán dictaron las urnas conllevará "una leal oposición" y que cuando se den las adecuadas normas de transparencia se producirá "un decidido apoyo de Ciudadanos".

Millán apostó por reducir "al mínimo" los cargos de libre designación y asesores, y "despolitizar" los cargos directivos de las empresas públicas, y pidió la figura de "un mediador directo que agilice las cuestiones relativas a Cartuja", anhelando que se potencie como centro tecnológico y empresarial de la ciudad.

Juan Espadas, además del saludo protocolario, fue el primero que felicitó a los nuevos capitulares y recordó la histórica tendencia de la ciudadanía sevillana de no otorgar mayorías absolutas y disponer un Consistorio diverso. Así, tras la mayoría de Zoido los votantes "reclamaron una profunda transformación, no sólo un cambio de alcalde, con capacidad de autocrítica y un proyecto de ciudad sólido y ambicioso, a la altura de esta ciudad. Nos pidieron una nueva forma de gobernar para hacer un Ayuntamiento más útil, a la altura de los problemas y emergencias de una parte de la ciudad".

Espadas habló de "justicia social: Juntos vamos a hacer un Ayuntamiento más justo. Debemos revertir el 'no nos representan". "Hoy empieza un nuevo tiempo y todos somos responsables de él", añadió, pidiendo optimizar "cada euro" de gasto municipal.

El nuevo alcalde recordó a Soledad Becerril en 1991, cuando expuso que entonces Sevilla había optado "porque ninguna formación tuviera mayoría suficiente" y hubiera amplia representación, calificando como "legítimo, democrático y usual en todo Europa" que varias fuerzas políticas se pusieran de acuerdo para gobernar. Entonces, Becerril fue socia de gobierno de Alejandro Rojas-Marcos (PA), sin que ninguna de las dos candidaturas fuera más votada en las urnas.

Cerró el turno de alcaldables Juan Ignacio Zoido, en un discurso emocionado y con un acusadísimo tono de despedida... no sólo como alcalde. "Voy a darle la enhorabuena al que va a ser el nuevo alcalde, porque luego no podré hacer, y a su equipo. Suerte y en el PP tendrá todo el apoyo necesario y también control". El alcalde saliente repasó sus sentimientos como alcalde y valoró su gestión, agradeciendo a los sevillanos "que le dieran tres veces su confianza mayoritaria", recordando que ha liderado la lista más votada en las tres últimas convocatorias. El líder del PP aseguró haber intentado "no defraudar a quienes más lo necesitaban, y pido disculpas a quienes no hayan visto cubiertas esas expectativas".

"En este viaje no he podido estar mejor acompañado", valoró Zoido, agradeciendo su trabajo "a todos, a los que siguen, a los que no y a los que no pudieron terminar el mandato". El magistrado recordó a Sebastián Elcano como ejemplo de la importancia "de llegar al destino con independencia de quien esté al mando".

"Los sevillanos son el principal patrimonio de esta ciudad y he dedicado estos cuatro años a escucharles y lo seguiré haciendo", dijo, y pidió que todos trabajen "por y para los sevillanos, para forjar las oportunidades de nuestros hijos y nuestros nietos".

Zoido terminó reiterando su felicitación a Espadas. "Siempre podrá contar conmigo", dijo acercándose a dar la mano al nuevo regidor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios