Sevilla

La pelea entre la Junta y Zoido revienta tras el rechazo al puente para la Cartuja

  • Zoido arremete contra el Gobierno andaluz por oponerse, tal y como hizo ya en 2013, al cambio necesario para construir la pasarela que agilice el tráfico El alcalde sigue adelante con el proyecto

 La pelea entre la Junta y Zoido revienta tras el rechazo al puente para la Cartuja

Zoido arremete contra el Gobierno andaluz por oponerse, tal y como hizo ya en 2013, al cambio necesario para construir la pasarela que agilice el tráfico El alcalde sigue adelante con el proyecto

El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, compareció ayer de manera urgente y sin convocatoria previa para criticar con dureza el "doble rasero" utilizado por la Comisión provincial de Patrimonio Histórico, dependiente de la Junta de Andalucía, para informar negativamente sobre los planes del Ayuntamiento de Sevilla de construir un puente sobre el río que ayude a mejorar la movilidad en la Cartuja y dé servicio al rascacielos que construye La Caixa. "¿La Torre Pelli, con su altura, no afecta al Monasterio de la Cartuja y al Pabellón de la Navegación y sí afecta a un puente?", preguntó visiblemente ofuscado el alcalde en alusión a una de las razones alegadas por la Junta para no autorizar la iniciativa. Para Zoido es "intolerable" esta respuesta que no se planteó, según él, cuando gobernaba el PSOE y no se pusieron objeciones al propio rascacielos o al complejo de las setas en la Encarnación.

El informe, que ayer no había llegado todavía en mano al alcalde, que lo conocía desde el pasado miércoles, sirvió para que la guerra fría que ambas administraciones han mantenido a lo largo del mandato reventara, a raíz de su difusión en la prensa. En concreto, la Junta de Andalucía no se opone al proyecto en sí, sino a la modificación urbanística necesaria para que se pueda construir la nueva pasarela. Tras aprobarse inicialmente la modificación puntual del PGOU, la comisión de patrimonio hizo un primer informe en julio de 2013 pidiendo una serie de garantías y medidas correctoras ante el posible impacto que esta infraestructura tendría sobre el Monasterio de la Cartuja, declarado BIC, o el Pabellón de la Navegación o el Jardín Americano. Pero la Gerencia de Urbanismo entonces decidió seguir adelante con el proceso asegurando que esos problemas se resolverían cuando se definiera el proyecto, que en cualquier caso no estaría iniciado antes de 2018.

No obstante, el proceso para modificar el PGOU ha seguido adelante en paralelo y es ahora, después de que el Ayuntamiento haya convocado un concurso internacional de ideas para el puente, cuando la Junta ha evaluado la situación y ha concluido que no se cumple lo que se exigió ya en julio de 2013 y que el problema no se solventa con un concurso de ideas, por mucho que el alcalde asegure que la convocatoria para los arquitectos estipula que el diseño del puente debe respetar la lámina de agua del Guadalquivir "y el entorno".

Por tanto, a expensas de conocer el informe, las razones de la Junta de Andalucía para decir que no a la pretensión municipal son las mismas que ya alegó en un primer informe. Esto es, hay un impacto visual que hay que evitar y, además, se echaba en falta un plan de movilidad que justificase que el puente debía ser para tráfico rodado, no sólo peatonal. De hecho, a posteriori el Ayuntamiento lo hizo advirtiendo que la entrada en funcionamiento del rascacielos aumentaría el tráfico en la zona en más de un 45%.

Pero la Junta de Andalucía pedía también un análisis sobre la incidencia que tendría el puente en ambas márgenes del río, afectadas por la declaración de conjunto histórico. Por ello, la Junta solicitó incluso un estudio del impacto visual.

El informe es vinculante, pero el alcalde anunció ayer que continuará adelante con el concurso de ideas convocado desde el 17 de septiembre, que tiene un coste de 1,2 millones de euros y fija un plazo de más de dos años para elegir el diseño de la infraestructura. Zoido, que adelantó que van a concurrir al concurso "las mejores ingenierías del mundo", insistió en varias ocasiones ayer que va a cumplir con la legalidad, que contestará a los argumentos aportados por Patrimonio y negó que continuar con el certamen suponga desobedecer la Ley o que esto genere dudas legales a los estudios que presenten sus diseños. Es más, aseguró que el rechazo "vendrá bien" para que los arquitectos puedan realizar sus proyectos ajustándose a las advertencias que cita el documento.

El alcalde apuntó que no entiende cómo la Junta se ha pronunciado incluso "antes" de que medie un diseño concreto sobre el puente: "No vamos a dejar este proyecto en el cajón. No estoy dispuesto a aceptar una posición de este tipo", advirtió Zoido en referencia a los "intereses políticos" que, a su juicio, se ocultan tras el informe.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios