Sevilla

La Magdalena estrena tres columbarios

  • Podrán depositarse las cenizas en la parroquia, la capilla de la Quinta Angustia y del Amparo

Columbario habilitado en la cripta de la nave de la epístola. Columbario habilitado en la cripta de la nave de la epístola.

Columbario habilitado en la cripta de la nave de la epístola. / daniel salvador

La parroquia de la Magdalena ha respondido a la demanda creciente de incineraciones -como establece la Archidiócesis de Sevilla-, de ahí que haya habilitado tres espacios como columbarios: la nave de la epístola (frente a la capilla del Calvario), la capilla del Dulce Nombre de Jesús (sede de la Hermandad de la Quinta Angustia) y la capilla de la Virgen del Amparo.

Los dos primeros son una cripta, mientras que en el tercero se ha ocupado un hueco en uno de los muros que conforman el camarín de esta imagen mariana, una de las de mayor devoción de la ciudad. Para que las cenizas de un ser querido sean depositadas en los columbarios de la Quinta Angustia y del Amparo, han de ser hermanos o familiar directo de un miembro de estas corporaciones.

El de la nave de la epístola está abierto a todo aquel que elija el que es el tercer templo más importante de la ciudad (tras la Catedral y el Salvador) para que sus cenizas descansen para siempre en él. Si el de la Quinta Angustia cuenta con 90 lóculis (nichos) y el de la Virgen del Amparo con 80, el de la parroquia llega a los 600 (ampliable a otros 600). Para este último columbario se ha aprovechado la cripta que se dejó preparada en 1992. Ahora sólo se ha procedido a adaptar esta instalación y revestirla de granito (muro frontal y suelo) y mármol verde. Para estas labores se ha contado con el visto bueno de la Comisión Provincial de Patrimonio -dependiente de la Consejería de Cultura- y de la Gerencia de Urbanismo, que dieron luz verde al proyecto presentado por Miguel Ángel López, arquitecto conservador del templo. En su ejecución ha sido fundamental la labor desempeñada por Domingo Pinto, marmolista y feligrés de la parroquia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios